¿Por qué no deberías chupar la cabeza de gambas, camarones y langostinos?

En la cabeza de crustáceos se concentran sustancias que podrían afectar tu salud
¿Por qué no deberías chupar la cabeza de gambas, camarones y langostinos?
Foto: Pxhere

Los crustáceos son ricos en nutrientes, disfrutar de gambas, langostinos, camarones y cigalas, tiene su lado bueno, ya que aporta proteínas, calcio, yodo, potasio, zinc, hierro, fósforo, además de vitaminas, entre ellas las B6 y B12.

Hay muchos a quienes además de disfrutar de las nutritivas colitas de los crustáceos, les gusta chupar las cabezas, no se califica dicha acción de correcta o incorrecta por una cuestión de etiqueta. Lo que hay que considerar es que en la cabeza de estos mariscos está acumulado el cadmio, colesterol, y probablemente aditivos.

Crédito: Pxhere

Cadmio

El cadmio tiene efectos tóxicos en los riñones, pudiendo causar disfunción renal. También puede causar desmineralización de los huesos, bien de forma directa o indirectamente como resultado de la disfunción renal.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el cadmio se clasifica como carcinógeno humano. Es un metal pesado que está en menores cantidades en el medio ambiente, pero con muchas aplicaciones en la industria y en la agricultura que puede terminar contaminando las aguas del mar. Se acumula fácilmente en muchos organismos, especialmente moluscos y crustáceos.

Incluso la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda no consumir la carne localizada en la cabeza de los crustáceos, señalando que, “aunque su absorción (de cadmio) en el aparato digestivo es baja, tiende a acumularse en el organismo, principalmente en el hígado y riñón, durante un tiempo estimado de 10-30 años”.

Colesterol

En cuanto al colesterol, éste se acumula en la cabeza de las gambas, langostinos y cigalas, señala la especialista en nutrición Marián García “Boticaria García”.

Cada 100 gramos de gambas, langostinos y cigalas tienen 200 mg de colesterol; 189 mg en camarón; 150 mg en bogavante y cangrejo; y 100 mg en cangrejos.

No se trata de eliminar por completo la ingesta de productos que aportan colesterol, ya que muchos de los alimentos que lo contienen, también tienen muchos nutrientes benéficos para el organismo. Se trata de tener una dieta equilibrada. De hecho, el cuerpo usa colesterol como punto de partida para producir estrógeno, testosterona, vitamina D y otros compuestos vitales.

De acuerdo a la Escuela de Salud Pública de Harvard, “la mayor influencia en el nivel de colesterol en la sangre es la mezcla de grasas y carbohidratos en su dieta, no la cantidad de colesterol que consume de los alimentos”.

El consumo de colesterol debe ser controlado, especialmente si tiene diabetes, para la mayoría de las personas el colesterol dietético no es tan problemático como se creía. Ahora se sabe que consumir aproximadamente un huevo al día no está asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Te puede: Los beneficios de comer huevo a diario

Aditivos

En cuanto a los aditivos, los sulfitos son conservantes que ayudan a mantener frescos los alimentos, evitan que los crustáceos oscurezcan, los cuales, Boticaria García señala que también se concentran en la cabeza de los crustáceos.

Si bien la Food and Drug Administration (FDA) los considera seguros, algunas personas pueden tener alergia o intolerancia a dichas sustancias.

Te puede interesar: ¿Sabes de qué está hecha la margarina y qué tan saludables es?