Detienen a presuntos asesinos de niña Fátima

Tras dar a conocer los rostros de la mujer y el hombre, los presuntos asesinos de Fátima fueron detenidos
Detienen a presuntos asesinos de niña Fátima
Mario Alberto Reyes Nájera y Gladis Giovanna Cruz Hernández.
Foto: FGCDMX / Cortesía

Los presuntos asesinos de la niña Fátima fueron detenidos en un poblado del Estado de México, informó la jefa de gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Según versiones de medios mexicanos, Gladis Giovanna Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Nájera fueron detenidos en el ejido de Tlazala, en el municipio de Isidro Fabela, Estado de México, con el apoyo de la Guardia Nacional y de las autoridades del Estado de México, quienes colaboraron con las de Ciudad de México, aunque eso no ha sido confirmado oficialmente.

Fue apenas esta mañana cuando la Fiscalía General de Justicia de Ciudad de México, dio a conocer las fotografías de los presuntos sospechosos del secuestro y asesinato de la niña Fátima, informó Ulises Lara López, vocero de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

Se trata de Gladis Giovanna Cruz Hernández, quien fue identificada de llevarse a Fátima al salir de la escuela el pasado 11 de febrero, y Mario Alberto Reyes Nájera, esposo y presunto cómplice del crimen.

Recordemos que la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Ciudad de México confirmó que la niña Fátima fue abusada sexualmente, antes de ser asesinada y su cuerpo fue arrojado en un lote baldío.

Ernestina Godoy, titular de la FGJ dio una conferencia de prensa sobre los avances de las investigaciones del secuestro y asesinato de Fátima, una niña de siete años que fue reportada como desaparecida desde el pasado 11 de febrero, cuyo cuerpo fue localizado el sábado en un predio de la Alcaldía de Tláhuac, al surponiente de la Ciudad de México.

Brutal narcovenganza contra familia: cuelgan al más pequeño y descuartizan a la mayor

Feria del terror, sicarios matan a vendedora de elotes y una niña de 3 años

Sicarios matan a niño de 13 años en venganza de que el padre se les escapó