Los perros más propensos a morder y cómo evitarlo

Algunos tipos de caninos son particularmente fuertes por su constitución física, pero su educación desde cachorros, el respeto a su espacio y otros consejos evitarán accidentes
Los perros más propensos a morder y cómo evitarlo
La educación del perro y su familia es fundamental para evitar accidentes.
Foto: Pixabay

De acuerdo con investigadores del Centro Médico Wexner de la Universidad de Ohio, los pit bull y los perros de raza mixta presentan el mayor riesgo de morder y causar más daños, lo mismo encontraron con los perros que tienen cabezas anchas y más chatas que largas, que pesan entre 30 y 45 kilos. Sin embargo, la educación de las mascotas y la familia será determinante para evitar incidentes.

Según Centers for Disease Control and Prevention (CDC), casi 5 millones de personas al año son mordidas por perros , los menores están en mayor riesgo que los adultos y ello puede causar significativas lesiones físicas y psicológicas, informa la BBC.

Algunas razas de caninos son popularmente conocidas por “ser más agresivas” y muerden más frecuentemente o causan daños más severos, pero el mencionado estudio encontró que en casi 60% de los casos, la raza del perro que mordía era desconocida.

Los investigadores del Centro Médico Wexner de la Universidad de Ohio repasaron 15 años de casos de traumas faciales relacionados con perros del Hospital Infantil Nationwide y del Sistema de Salud de la Universidad de Virginia, y los combinaron con una extensa investigación de documentación sobre mordeduras de canes que reportaban la raza a lo largo de más de 45 años.

Consejos para evitar mordeduras a niños y adultos

Foto: Pixabay. El respeto al lugar de descanso del can y a su comida son importantes para que no ataque.

Según datos de los CDC, los niños entre los 5 y los 9 años son especialmente vulnerables a ser agredidos porque que pueden no percibir las sutiles señales que apuntan a que un perro pueda morder, comentan los expertos. Las circunstancias que motivan a un perro a morder pueden variar y verse influenciadas por el comportamiento particular de una raza y por el de las víctimas, los padres y los dueños de los animales.

La profesora Meghan Herron, de la Escuela Estatal de Medicina Veterinaria de Ohio aconseja a los papás tener un comportamiento ejemplar porque los niños los imitan. Si les dan fuertes palmadas, empujan violentamente un mueble o les quitan algo forzosamente y el menor fuera a imitar ese comportamiento con un perro, podría activar una respuesta de temor o agresión en el animal que tendría consecuencias.

La experta asegura que lo ideal sería asignar un lugar de descanso para el perro lejos de donde los niños corren y juegan, ya que la mayoría de las mordeduras en el entorno familiar ocurren cuando el perro está descansando. Además, se les debe de enseñar a los niños (y adultos) a no invadir el espacio de su mascota cuando ésta está descansando.

Los niños y adultos no deben acercarse o tocar al can cuando está comiendo, tampoco se debe permitir que un pequeño trate de recuperar un juguete o alimento que el animal de compañía le haya quitado, se le debe instruir a que busque la ayuda de un adulto.

Los mayores debe prestarle atención a la interacción entre el menor y el animal. Si no lo puede hacer, se recomienda crear una barrera entre los dos, como una rejilla en la puerta o un cajón para el perro con la finalidad de que ocurra un accidente.

Te  puede interesar: El contagio de coronavirus entre mascotas y humanos “es altamente improbable”

Leer más: Yuki, el perro lobo gigante que “sonríe” a sus amigos humanos