Choferes de la MTA aseguran que su salud está en riesgo

Conductores de Metro contradicen a sus superiores en cuanto a medidas de seguridad durante la pandemia.

Choferes de la MTA aseguran que su salud está en riesgo
El servicio de Metro en Los Ángeles continúa pese a la preocupación de choferes. (Archivo)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

La semana pasada representantes del servicio de transporte público de Metro Los Ángeles dijeron en conferencia de prensa que hasta el momento no se han reportado casos de contagio del coronavirus Covid-19 en ninguno de sus servicios de Metro. También dijeron que sus autobuses y trenes son limpiados constantemente y hay medidas de limpieza rigurosas.

“Nuestros empleados se sientan atrás de una barrera que los protege. Les dimos mascarillas, guantes y otras cosas más”, dijo Phil Washington, director y CEO de Metro en la conferencia de prensa que fue publicada en Facebook.

Sin embargo, al escuchar estos comentarios los choferes de los autobuses se mostraron furiosos asegurando que su salud esta en peligro, pero se sienten obligados a trabajar por temor a ser despedidos.

Uno de los choferes del sistema Metro, quien quiso ser identificado solo como José, dijo que les proveyeron guantes el 17 de marzo, pero estos se terminaron casi de inmediato y desde entonces ya no han recibido ni guantes, ni mascarillas y mucho menos desinfectante de manos.

“Hemos estado operando con lo que tenemos, lo que no es realmente seguro, como guantes de lavar trastes, algunos usan mascaras de jardinería y lo que podamos traer de nuestra casa”, dijo José. “Un chofer hasta llegó con un traje contra materiales peligrosos y así estuvo trabajando todo el día”.

José dijo que entre los choferes de autobuses tienen una frase irónica pero real, “Seguimos transportando a Los Ángeles y con ello también el coronavirus”.

Un chofer de Metro vistió con un traje para prevenir materiales peligrosos y demostrar que los conductores temen al contagio del coronavirus. (Suministrada)

El chofer dijo que mientras sigan transportando gente ellos desconocen quién será el próximo contagiado.

Y contrario a lo que Washington dijo en la conferencia de prensa que hay menos autobuses porque hay menos pasajeros, José dijo que hay menos autobuses porque casi la mitad de conductores tuvieron la opción de tomar dos semanas pagadas durante la pandemia. Sin embargo, los conductores que quedaron son más afectados en áreas de alto pasaje como Boyle Heights y la ciudad de Vernon.

“Entonces si había cinco autobuses y ahora solo hay uno, ese autobús está recogiendo a todas estas personas y queda completamente lleno”, indicó el chofer.

Otro conductor preocupado fue Nersito, quien ha trabajado para Metro desde hace tres años. El chofer, quien pidió no proveer su apellido por temor a represalias, confirmó las acusaciones de José y añadió que son muy pocas las líneas que de verdad están proveyendo el transporte necesario a los pasajeros como a algún hospital o centro de emergencia.

“De los pasajeros que yo estoy llevando [durante la pandemia] alrededor del 20% son desamparados que no tienen donde estar y solo se suben al autobús”, indicó el chofer cuestionando si de verdad se necesita el transporte como lo hacen ver sus superiores. “A veces llevo hasta 10 o más [indigentes] que van en todo el recorrido de la línea [del autobús]”.

Adicionalmente, Nersito dijo que él ha visto autobuses que comienzan sus rutas a las 3 o 5 de la mañana y no terminan hasta las 8 de la noche sin ser limpiados.

“Si tu vas a las estaciones los trabajadores de mantenimiento no están haciendo nada”, indicó Nersito.

Cambios en el sistema

Metro anunció que, en un esfuerzo para promover el distanciamiento social, a partir del lunes todos los pasajeros de Metro comenzaron a abordar y salir solo por las puertas traseras.

 “La puerta de entrada permanecerá disponible para los usuarios de sillas de ruedas y aquellos que necesitan la rampa”, indicó Metro en su página de internet. “Metro también exige que todos los operadores de autobuses utilicen la barrera protectora transparente que ayuda a aislarlos”.

Sin embargo, los conductores no sienten que esto sea suficiente ya que el alto número de pasajeros que continúa subiendo a los autobuses pone a los conductores en peligro de contagio.

Nersito dijo que, aunque no hay nada confirmado oficialmente, ya hay rumores de algunos choferes de Metro que muestran síntomas relacionados al coronavirus Covid-19.

El chofer expresó que reciben una mascarilla por semana y los hacen firmar un papel como muestra que la recibieron. Al quejarse con su sindicato, los choferes no recibieron el apoyo suficiente.

“El sindicato nos ha fallado y están más débiles cada día”, dijo Nersito.

La Opinión intentó obtener un comentario de sindicato Sheer, Metal, Air, Rail and Transportation (SMART), que representa a 4,897 operadores de autobuses y ferrocarriles, pero no recibió respuesta al cierre de este artículo.

A discreción de los conductores

En respuesta a las acusaciones de los choferes, Metro dijo que su mandato es de transportar personas y los operadores de los camiones deben juzgar cuantas personas dejan subir a cada autobús.

Los pasajeros todavía son requeridos que paguen sus pasajes, indicó Metro sin proveer detalles de como deben hacerlo si suben por la puerta trasera del autobús.

Tanto el alcalde Eric Garcetiti como el gobernador de California Gavin Newsom pidieron en la orden de distanciamiento social que no se congreguen más de 10 personas en un solo sitio.

Algunos choferes han puesto barreras de plástico para impedir que los pasajeros viajen al frente del autobús. (Suministrada)

En cuanto a la posibilidad de que alguno de sus choferes pudiera estar contagiado del Covid-19 Metro dijo que todos los casos son reportados mediante el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles (LACDPH).

“No nos han notificado de ningún empleado de Metro con un caso confirmado de Covid-19”, dijo Dave Sotero, portavoz de Metro. “Tampoco se nos ha notificado que ha habido algún caso confirmado de algún pasajero en nuestro sistema”.

Sotero añadió que los guantes y mascarillas no son obligatorios por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) o LACDPH. Sin embargo, en la conferencia de prensa del viernes, Washington aseguró que los estaban proporcionando para la seguridad de sus 11.000 empleados.

“Los guantes generalmente están disponibles a través de la autoridad para aquellos cuyos trabajos los demandan”, explicó Sotero. “Las máscaras están disponibles dentro de los suministros limitados que tenemos ahora”.

El portavoz dijo que se han mandado a hacer nuevos pedidos de los suministros y están en camino.

Nersito al igual que José dijo que si Metro quiere mantenerlos trabajando deben ofrecerles las medidas necesarias de cuidados.

“Denme lo que necesito para protegerme. Es lo que pido. Si los supermercados han aumentado 2 dólares a sus empleados ¿por que a nosotros no nos pueden proteger?”, cuestionó el conductor.

José añadió que Metro no muestra tanta preocupación por sus empleados como lo demuestra por sus pérdidas económicas y les dice que deben continuar porque son “trabajadores de socorro en caso de desastre”.

“Pero si me vas a tratar como un trabajador de socorro debes proporcionarme el equipo. Es como si mandan a los bomberos sin agua”, indicó José. “A ellos no les van a decir, ‘¡Oh! Te mandamos agua cuando tengamos”.