¿Quiénes son los 7 arcángeles y cómo puedo invocarlos?

Los 7 poderosos arcángeles tienen una misión y cada uno nos ayuda cuando más lo necesitamos

¿Quiénes son los 7 arcángeles y cómo puedo invocarlos?
Los arcángeles son mensajeros de Dios.
Foto: Peter H / Pixabay

Los arcángeles son seres espirituales que se consideran los representantes de Dios en la Tierra y tienen la misión de guiar a los humanos en su camino por la vida. A través de ellos es como podemos comunicarnos con el ser divino superior, por lo que es importante conocer cuál es la misión de cada uno de ellos y saber cómo invocarlos.

Para los cristianos, los arcángeles son una categoría de ángeles y en la jerarquía divina están en la penúltima línea antes de llegar a Dios. A cada uno se les atribuye una función específica y saber establecer vínculos con ellos nos permitirá recibir todos sus beneficios.

Chamuel

Es el arcángel de la compasión, el perdón, la misericordia y la comprensión; su color divino es el rosa. Hay que invocarlo cuando existen odios, amarguras, calmar rencores, algo no funciona bien y liberar el miedo al perdón.

Oración de invocación: “Amado arcángel Chamuel, te amo, te bendigo y te doy gracias por tu bendita asistencia a mí y a toda la humanidad. Enciende y flamea tu rosada llama de la adoración a través de todas las células de mi cuerpo y haz que se expanda la perfección hasta que llene todo mi ser y mi mundo. Enciende tu llama rosada de la adoración a través de mis finanzas y mi provisión de dinero y que se expanda hasta lograr mi liberación financiera. Enciende tu llama de la adoración a través de mis sentimientos para que se expanda el amor divino en mi hasta que se haga contagioso a toda la vida que yo contacte. Mantenme sellado en un pilar de llama rosa de amor, adoración, confort y perfección. Amén”.

Gabriel

Representa la muerte, resurrección, la armonía, purificación, ascensión y paz. Se invoca cuando tenemos la necesidad de convertir pensamientos negativos a positivos, deseemos armonía y paz. Lo podemos identificar por su rayo blanco.

Oración de invocación: “Arcángel Gabriel tú que posees el Poder de Dios, envuelve todo con tu amor divino, derrama tu gloria sobre la Tierra y en todo lo que hay en ella. Que la luz Divina ilumine mi corazón, alejando toda tristeza y desolación, llenándolo de puro amor divino. Gracias amado Arcángel Gabriel por su asistencia. Amén”.

Jofiel

Es el arcángel de la sabiduría, inteligencia e iluminación. Lo debemos invocar cuando necesitamos tomar una decisión importante, antes de un examen, al dormir o para tener paciencia. Su color divino es el amarillo.

Oración de invocación: “Ahora invoco al Arcángel Jofiel, mi fiel y único consejero, para que esté a mi lado y derrame sobre mi corona y mi cuerpo su Luz dorada. Te pido sabiduría y verdad que me ayude a entender, crecer y aprender sobre mi Yo Superior. Deseo desde lo profundo de mi Ser y existencia, que me hagas consciente de mi Plan Divino, guíame y ayúdame. Enciende la llama de la iluminación a través de mí. Te pido humilde y encarecidamente, que disuelvas y elimines todas las energías más bajas de mi Ser. Dame entendimiento para que logre resolver acertadamente los conflictos que vayan presentándose en mi vida; ayúdame a retener la información y conocimientos que requiero para mi trabajo, estudios y exámenes. Ayúdame a conectar con mi Yo Superior. Amén”.

Miguel

Representa la protección, fe, voluntad, equilibrio, poder y fuerza. Se le invoca cuando se pierde la energía por la ira, para proteger a quien va a viajar o para darse valor en cualquier situación. Su color es el azul.

Oración de invocación: “Yo te invoco Arcángel Miguel junto con tus Ángeles de luz azul, te doy las gracias por tu fuerza y por la ayuda que me vas a prestar. Te invoco para que disuelvas los temores que están dentro de mí y me ayuden en los problemas o situaciones que tengo. Que tu amor y tu poder me proteja y me guarde de todo mal, guíame y ayúdame a cortar con todo lo humano que me está perturbando reemplazándolo con tu luz pura y tu amor de maestro ascendido. Te doy las gracias por lo que haces por mí y te pido lo mismo para todas las personas que pudieran necesitar de ti. Amén”.

Rafael

Es el arcángel de la sanación y representa la sanación, concentración y permite desarrollar las ciencias, bellas artes y la armonía. Se le puede invocar cuando necesitamos pedir por nuestra salud o la de alguien más, queremos descubrir la verdad o iniciamos un negocio. Su color característico es el verde.

Oración de invocación: “Yo te invoco Arcángel Rafael y te doy las gracias por la ayuda que voy a recibir, necesito de tu energía poderosa y de tu sanación. Gracias te doy por guiarme en este viaje hacia el aprendizaje y la sanación, ayúdame a reconocer aquello que me va a liberar de mis preocupaciones y pensamientos negativos, se mi luz en el camino al amor de la divinidad. Te ruego seas mi compañero y me permitas acompañarte en el poder de la regeneración y la curación, rodéame con la luz verde de la esperanza y que la medicina de tu luz caiga sobre mi ser. Amén”.

Uriel

Representa la paz, la transformación, el espíritu de la vida, la prosperidad y abundancia. Lo podemos invocar cuando necesitemos mejorar nuestro bienestar económico y la buena fortuna. Su color es el oro y rubí.

Oración de invocación: “Glorioso arcángel San Uriel, intercede por mí, y ayúdame a verme libre de todo peligro y toda adversidad. Glorioso arcángel San Uriel, imploro tu continua custodia para alcanzar la paz. Glorioso arcángel San Uriel, envuélveme en tu color rojo y ayúdame a llenarme de tus bendiciones de fuerza, valor, ánimo y resistencia. Protector mío, concédeme la gracia que te solicito (pide lo que deseas) si es conveniente para el bien de mi alma y de todo el mundo. Acompáñame y guía todos mis pasos hasta alcanzar la vida eterna y el amor divino. Amén”.

Zadquiel

Es el arcángel de la alegría, la misericordia y la libertad. Se le puede invocar cuando se necesite liberar y perdonar, disolver causas que nos perturban, así como curar el alma y espíritu. Su color divino es el violeta.

Oración de invocación: “Poderosa presencia yo soy, aplica en mí tu cristalina llama violeta consumidora y elimina toda influencia contraria a la paz y al bienestar, envuélveme en tu canal de luz y energía como una poderosa muralla contra la cual choquen todas las fuerzas destructivas; negativas y no benéficas que vengan contra mí y que regresen a su punto de partida transmutadas en buena voluntad, en amor y bienestar para todos los que alcance en su acción. Yo soy la ley del perdón y la llama violeta transmutadora de todos los errores cometidos por mí y por toda la humanidad: su causa, su núcleo y efecto. gracias Padre. Amén”.

Te puede interesar:

  1. ¿Cuáles son las 4 leyes de la espiritualidad y cómo le dan sentido a la vida?
  2. 3 personas que aseguran haber visto a Jesús en el cielo
  3. Cómo alcanzar la madurez espiritual y en qué nos beneficia
Consulta tu horóscopo
de hoy