Cómo evitar que el subsidio por desempleo sea afectado por los impuestos

Evita sorpresas si estás recibiendo beneficios del seguro de desempleo al momento de realizar tu próxima declaración de impuestos

Cómo evitar que el subsidio por desempleo sea afectado por los impuestos
Solo estados como California, Montana, Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia no gravan los beneficios por desempleo.
Foto: Chris Hondros / Getty Images

Más de 26 millones de personas han solicitado los beneficios de desempleo durante las últimas 5 semanas.

El gobierno federal grava los beneficios de desempleo como ingresos ordinarios, como si fueran salarios. Solo los estados que cuentan con un impuesto estatal de ingresos no gravan los beneficios del seguro de desempleo, es el caso de California, Montana, Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia. En el caso de Wisconsin, solo una parte de los beneficios por el desempleo puede ser gravable mediante una complicada fórmula.

Relacionado: Por qué algunos contribuyentes esperan retrasos en el envío de cheques de estímulo económico.

Cuando llegue enero de 2021, recibirás el formulario 1099-G de parte de la división de desempleo de tu estado, en donde se te informará del total de la compensación por desempleo que recibiste durante el año 2020, y en su caso, te informará si tuviste alguna retención de impuestos estatales o federales en tus pagos que deberás de informar en el Anexo 1 del formato 1040 cuando presentes tu declaración de impuestos por ingresos federales.

Podrías evitar una factura sorpresa en el momento de declarar impuestos si eliges que se retengan los impuestos sobre los ingresos de tu beneficio de desempleo como lo harías como si estuvieras recibiendo tu salario.

Puedes pedir que te retengan los impuestos de los pagos cuando solicites los beneficios o bien puedes presentar el formulario W-4V del IRS, correspondiente a la  retención voluntaria en la oficina de desempleo del estado en donde te encuentres.

Puedes solicitar que se te retengan el 10% de cada pago de tus beneficios de desempleo para destinarlo a los impuestos federales sobre tus ingresos.

Pero también podrías decidir no realizar la retención de impuestos si necesitas alargar tus beneficios tanto como sea posible.

En caso de que te encuentres corto de recursos y quieres obtener la totalidad del seguro de desempleo, deberías pagar por lo menos los impuestos mínimos y dejar el resto para el momento en que presentes tu próxima declaración de impuestos.

Quizás será necesario que pagues una multa por no haber declarado impuestos durante todo el año, dijo Morris Armstrong, un agente registrado al sitio U.S.News, quien recomienda que si el periodo de desempleo es corto y cuentas con una reserva de dinero, recomienda que realices la retención de manera inmediata.

Relacionado: 5 deducciones para aplicar a los impuestos que habitualmente se dejan pasar.

Otras opciones

Existen otras opciones como pagar impuestos estimados cada tres meses en lugar de pagar los impuestos sobre tus ingresos retenidos por la ayuda de beneficio, esto te ayudará a tener mayor flexibilidad, ya que podrías tener más dinero retenido por recibir los cheques de pago por ayuda económica en caso de recuperar tu empleo durante el transcurso del año.

Debes tener en cuenta que si al terminar el año, cuentas con un nivel de ingresos mayor, tendrás que pagar un nivel marginal de impuestos más alto y la retención del 10% no será suficiente, por lo que deberás revisar tus ingresos a lo largo del año. La retención la puedes hacer durante la entrega de los cheques de pago por ayuda económica una vez que regreses a tu trabajo.

La otra opción, es que consideres realizar pagos trimestrales a lo largo del año.

Relacionado: IRS lanza una nueva herramienta gratuita para recibir el cheque de ayuda si no declaraste impuestos en 2018 ni en 2019.

Impuestos y pagos de estímulo

La situación fiscal es diferente para los pagos de estímulo de $1,200 dólares que la gente está recibiendo, ya que esos pagos no están sujetos a impuestos.

Los pagos de estímulo que los ciudadanos están recibiendo son considerados un crédito de impuestos sobre la renta reembolsable, por lo que no se trata de ingresos que serán gravados al final del año.

Recuerda que se trata de un pago por adelantado de un crédito fiscal especial para el año 2020, que está basado en los ingresos que obtuviste durante los años 2018 y 2019, sin embargo, si tus ingresos son mayores en este año, no tendrás que devolver el pago de estímulo, pero si tus ingresos fueron muy altos para el periodo de 2018 a 2019 para calificar para el estímulo y caen dentro de los umbrales de tus ingresos brutos del año de 2020, recibirás un crédito cuando presentes tu declaración de impuestos del año 2020.

Las personas solteras podrán recibir $1,200 dólares ($2,400 para parejas casadas), más $500 dólares por cada hijo menor de 17 años si tu ingreso bruto fue menor a $75,000 dólares y de $112,000 dólares si estás casado y presentaste una declaración conjunta. El monto de pago comienza a disminuir de forma gradual en $5 dólares por cada $100 dólares de ingresos por encima de ese nivel.

Se trata de un crédito fiscal que fue creado específicamente para el estímulo, no es un pago anticipado del reembolso que de otra manera hubieras recibido.

También te interesará: