¿Comer hidratos de carbono por la noche engorda?

¿Siempre has creído el mito sobre los efectos negativos de cenar hidratos de carbono? Descubre todo sobre su consumo, cuida tu salud y mantén un peso corporal sano

Los hidratos de carbono son parte de los macronutrientes más importantes en la alimentación y son los responsables de brindar energía.
Los hidratos de carbono son parte de los macronutrientes más importantes en la alimentación y son los responsables de brindar energía.
Foto: Shutterstock

Seguramente en más de una ocasión has escuchado sobre la popular creencia que recomienda evitar el consumo de hidratos de carbono por las noches, ya que son la llave para aumentar de peso. Con el paso de los años se ha vuelto uno de los mitos más extendidos en la sociedad, el racional está enfocado en brindan un alto aporte calórico y al ser una grandiosa fuente de energía resulta imposible quemarla mientras dormimos y se convierte en grasa. También fue un mito que tomo mucha relevancia, ya que los deportistas amantes del tono muscular marcado fueron quienes relacionaron el consumo de hidratos de carbono como un buen aliado para aumentar la masa muscular, la única recomendación era consumirlos durante el desayuno y en la comida, nunca en la cena. 

La buena noticia es que no existe ningún sustento científico que avale está información, es más algunos estudios señalan que es completamente indiferente la hora del día en la que se consumen. Es importante entender que los hidratos de carbono no son un grupo de alimentos, se trata de un macronutriente que nos brinda energía y se relaciona con importantes funciones en el organismo. Es importante tener claro que existen dos fuentes alimenticias de hidratos de carbono y con ello entender las notorias diferencias entre cada uno.

  • Alimentos de origen natural: Como es el caso de los cereales, los tubérculos y las legumbres. Se les conoce también como parte de la familia de los hidratos de carbono complejos y se caracterizan por ser más ricos en nutrientes y fibra, son alimentos de absorción más lenta y que no causan aumentos drásticos en los niveles de azúcar e insulina. 
  • Alimentos ultra procesados: Como es el caso de los dulces, bollería, la mayoría de los productos procesados, jugos, leche, miel, frutas y en general todos los derivados de cereales. Se les conoce también como parte de la familia de los hidratos de carbono simples, los cuales tienen la peculiaridad de digerirse fácilmente, llegan de manera inmediata al torrente sanguíneo y hacen que el páncreas produzca insulina de inmediato, lo que causa ciertos desequilibrios. 

¿Es verdad que cenar hidratos de carbono aumenta el peso corporal?

No existen evidencias al respecto, ya que el ganar peso depende del desequilibrio entre las calorías que ingerimos y las que quemamos. Lo primero que hace el organismo al recibir hidratos de carbono es reponer las reservar de glucógeno, esta sustancia es la forma que tiene el cuerpo de almacenar la glucosa y lo hace tanto en el hígado como en el músculo. Una vez que las reservas se llenan, es el resto del azúcar el que se convierte en grasa; a lo que esto se refiere es que el aumento de peso se da por una cuestión de exceso que se puede dar a cualquier hora del día. 

También se ha comprobado que durante la noche el metabolismo no se paraliza, de hecho el organismo para mantener sus funciones activas durante el descanso, necesita de la energía que brindan los hidratos de carbono y los alimentos. Es por ello que el momento del día en que sean consumidos no tiene mayor relevancia, lo que si es importante es el tipo de hidratos de carbono que consumimos: así de simple no es lo mismo comer dos rebanadas de pizza que un tazón de arroz integral, por supuesto también influye qué tan llenas están en ese momento tus reservas de glucógeno. 

Muchas personas afirman que han bajado de peso al dejar de consumir hidratos de carbono a partir de las 7 de la noche, sin duda es cierto sin embargo existe otra explicación. La mayor parte de las calorías las consumimos durante la primer mitad de la jornada, es por ello que lo que comemos en la cena se acumula a lo del resto del día. Es una cuestión sencilla que se basa en tener en cuenta los alimentos que hemos consumido durante todo el día, es más bien sumar calorías. 

¿Qué dice la ciencia?

Existen estudios científicos que aseguran que se trata de un mito falso, en concreto en un ensayo publicado por Obesity demostró que un mayor consumo de hidratos de carbono en personas con obesidad, regula los perfiles hormonales diurnos como la grelina, leptina y adiponectina, hormonas encargadas del hambre y la saciedad. Esto quiere decir que su consumo ayuda a controlar el hambre diurna, promueve la pérdida de peso y mejora los resultados metabólicos. 

El consumo de hidratos de carbono es necesario para el buen funcionamiento del organismo y del cerebro, lo que es importante es aprender a seleccionar entre los simples y los complejos; también resulta clave vigilar las cantidades que se consumen a lo largo del día y siempre considerarlos como parte clave de una alimentación equilibrada, que se base en un abundante consumo de frutas y verduras.