En nombre del COVID-19, las deportaciones que eran a Tijuana ahora serán hasta Ciudad de México

Con las extradiciones rápidas, anteriormente los inmigrantes eran detenidos y regresados en menos de dos horas.
En nombre del COVID-19, las deportaciones que eran a Tijuana ahora serán hasta Ciudad de México
Anteirormente las deportacines eran en menos de dos horas.
Foto: Manuel Ocaño / Impremedia

Los migrantes indocumentados que son detenidos en la frontera de San Diego al intentar cruzar a California son enviados desde este miércoles en vuelos directamente a la Ciudad de México, confirmó la patrulla fronteriza, como parte de un plan en colaboración con el gobierno mexicano.

La medida se implementa “después de que registramos un incremento de intentos de cruces fronterizos de migrantes reincidentes que no usan ningún tipo de protección sanitaria”, informó un portavoz de la patrulla.

Según el vocero Jarrett Decker, en las últimas semanas se han encontrado casos de migrantes que son detenidos hasta diez veces, durante repetidos intentos por cruzar la frontera sin documentos.

Todas las detenciones que hace la patrulla fronteriza de San Diego son de intentos de migrantes que pasan a California desde Tijuana y Tecate, Baja California.

La frontera entre México y EEUU es de dos mil millas. (Manuel Ocaño)

El plan de deportar o repatriar a los migrantes mexicanos a tres mil millas de distancia podría servir para persuadirlos de que dejen de intentar cruzar la frontera hacia California. Otros sectores de la patrulla no han expresado una situación similar.

Se trata de una operación conjunta de la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la patrulla fronteriza que se basa en razones sanitarias en medio de la pandemia.

“Los intentos repetidos aumentan el riesgo del contagio para los agentes de inmigración con los que (los indocumentados), y mientras más intenten y algunos logren ingresar, también hay mayor riesgo para al público estadounidense”, según Decker.

En un comunicado, la patrulla argumentó que “del 20 de marzo al 14 de mayo, la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), a la que pertenece la patrulla fronteriza, ha observado repetidos intentos de ingresar ilegalmente por parte de ciudadanos mexicanos que eluden medidas de salud pública”.

La patrulla aseguró que en el proyecto “el destino de la Ciudad de México lo eligió el gobierno de México”.

Informó que se trata de “esfuerzos coordinados entre el Departamento de Seguridad Interior (HSD) y sus contrapartes del Gobierno de México”.

Según la patrulla, el plan tiene como objetivos “la repatriación para reducir la propagación del COVID-19 en Estados Unidos, y reducir la presión sobre los recursos de México a lo largo de la frontera”. Es decir, que el plan evitará que los migrantes sean regresados a Baja California.

La patrulla informó que “todas las personas (deportadas en vuelo) serán examinadas médicamente para garantizar que estén en condiciones de viajar, y se les proporcionarán antes del embarque máscaras quirúrgicas que usarán durante todo el vuelo”.

Hasta ahora las autoridades de migración han deportado a migrantes latinoamericanos sin aplicarles pruebas de COVID-19. Guatemala y El Salvador han pedido por separado que Estados Unidos suspenda las devoluciones de sus ciudadanos contagiados para prevenir brotes que tendrían que enfrentar con escasos recursos.

El vuelo entre San Diego y la Ciudad de México es de poco más de tres horas.

Esta es la segunda medida que las autoridades de migración implementan contra la migración indocumentada en el marco de la pandemia.

El 29 de marzo el Departamento de Seguridad Interior (HSD) informó que por razones sanitarias en la emergencia por la pandemia comenzaría a deportar de inmediato a los indocumentados que detuviera a lo largo de la línea fronteriza.

De acuerdo con testimonios de migrantes deportados a Tijuana, el tiempo entre que fueron detenidos y expulsados del país fue de entre 45 minutos y dos horas.

Dos semanas después de implementar las deportaciones rápidas, la patrulla informó que había reducido notablemente las detenciones, porque menos personas intentaban cruzar debido a las deportaciones inmediatas.

En el mes pasado, en abril, la patrulla solo tuvo 1,200 detenciones a lo largo de las 2,000 millas de frontera. Los 20 mil oficiales que resguardan la frontera con México habían detenido en abril del año anterior a 94,323 migrantes indocumentados, de acuerdo con cifras oficiales proporcionadas a La Opinión.

En otras palabras, el mes pasado fueron detenidos 47 migrantes por día, solamente dos por hora, en una frontera de tres mil kilómetros.

Pero de acuerdo con la nueva disposición de deportaciones hasta la capital mexicana, los pocos migrantes que insisten en tratar de cruzar a California serían originarios del centro y sur de México y por eso las expulsiones a distancia.