Por qué el lanzamiento de la cápsula Crew Dragon de SpaceX representa una esperanza en medio del coronavirus

Se trata del primer lanzamiento en el que una compañía privada usa su propia nave espacial

El desarrollo de SpaceX le costó a la NASA cerca de $1,700 millones de dólares.
El desarrollo de SpaceX le costó a la NASA cerca de $1,700 millones de dólares.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

El lanzamiento de SpaceX confirma el regreso al espacio de los astronautas estadounidenses por primera vez en casi una década.

Se trata del primer lanzamiento que será realizado por una empresa privada que representa una señal de esperanza en caso de que el lanzamiento sea exitoso, para la mayoría de los ciudadanos en medio de la crisis desencadenada por la pandemia de la COVID-19. Si no lo es, podría convertirse en otro duro golpe a la moral de la nación.

Apolo 8

El programa espacial también brindó esperanza para los estadounidenses en 1968, mientras la cápsula Apolo 8 orbitaba la Luna y los astronautas leyeron el libro del Génesis mientras millones de personas observaban en la Tierra. La emisión de esa noche dio un respiro a un año trágico que registró los asesinatos de Robert Kennedy y Martin Luther King Jr.

Cuando despegaba un transbordador de Cabo Cañaveral, miles de personas se reunían en la costa de Florida para ver el despegue, en esta ocasión, es la NASA la que ha solicitado a los ciudadanos que se queden en casa y vean el lanzamiento desde la transmisión en streaming en lugar de viajar al Centro Espacial Kennedy con el fin de ayudar a proteger a su personal de una posible exposición al virus.

Una nueva esperanza

El lanzamiento de la cápsula Crew Dragon de SpaceX representa el primer lanzamiento de un cohete tripulado hacia la Estación Espacial Internacional desde el fin del programa de transbordadores espaciales en el año de 2011 cuando la NASA seleccionó a los cohetes Soyuz de Rusia para lanzar a sus astronautas hacia la estación espacial, los expertos creen que se trata del fin de esa dependencia con los rusos.

La NASA eligió a dos compañías, Space X, de Elon Musk, y Boeing para construir los vehículos para transportar a los astronautas desde el 2014 cuando inició el programa de tripulación comercial.

Relacionado: Buddy y Barley, el dúo canino que entrega cervezas a domicilio y está salvando el negocio de sus dueños de la pandemia de coronavirus.

Después que el miércoles fue pospuesto el despegue, este sábado  la cápsula espacial Crew Dragon sea la encargada de llevar desde Cabo Cañaveral en Florida a los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken sobre el cohete Falcon 9.

Se trata del primer lanzamiento en el que una compañía privada usa su propia nave espacial y el diseño de sus cohetes para poner los astronautas en órbita. Es un nuevo despertar de la industria espacial y una nueva era en los vuelos espaciales de los Estados Unidos.

En el pasado los transbordadores eran construidos por empresas bajo contrato con la agencia espacial pero el programa terminó costando cerca de de $1,600 millones de dólares por vuelo a la agencia espacial según relata el sitio de Space.com.

El desarrollo de SpaceX con la cápsula Crew Dragon, le costó a la agencia cerca de $1,700 millones de dólares de acuerdo con The Planetary Society incluyendo atrasos en el proyecto.

Relacionado: Los multimillonarios de Estados Unidos aumentaron su riqueza en $434,000 millones de dólares durante el curso de la pandemia de COVID-19.

El acuerdo incluye que la compañía podrá fabricar y utilizar las naves espaciales para llevar astronautas privados e incluso turistas a la estación y quizás a lugares más lejanos. Según Business Insider el actor Tom Cruise podría rodar parte de una película en el espacio con ayuda de SpaceX en la Estación Espacial, sin embargo aún estudio cinematográfico se ha aventurado a respaldarlo.

Se trata de “una nueva era en los vuelos espaciales tripulados”, según dijo Jim Bridenstine, administrador de la NASA, durante una conferencia de prensa a principios del mes de mayo.

Todo forma parte de un gran de la NASA para convertirse en un comprador de servicios en lugar de ser un proveedor que le permitirá a la agencia centrarse en objetivos cómo llevar seres humanos a Marte. En caso de que el lanzamiento de SpaceX sea exitoso en su primer vuelo tripulado, la esperanza podrá marcar un nuevo día en medio de la pandemia de la COVID-19.

También te interesará: