Por qué el gigante de renta de autos Hertz se declaró en bancarrota

Además de los problemas originados por el coronavirus, la compañía perdió dinero durante los últimos cuatro años de manera consecutiva
Por qué el gigante de renta de autos Hertz se declaró en bancarrota
Hertz sufrió varias reestructuraciones y acumuló una gran cantidad de deuda.
Foto: Cindy Ord / Getty Images

El gigante de alquiler de autos, Hertz, se declaró en bancarrota el viernes, aparentemente derribado por la pandemia de coronavirus que redujo drásticamente la demanda por los servicios en los mostradores de los aeropuertos de todo el país, sin embargo la realidad es un poco diferente.

Los problemas de la empresa se incrementaron con la pandemia de COVID-19 y después de 100 años el negocio se declaró en bancarrota. El Wall Street Journal informó: “Hertz Global Holdings Inc., una de las mayores empresas de alquiler de coches del país, se declaró en bancarrota el viernes, cargada con una deuda de unos $19,000 millones de dólares y casi 700,000 vehículos que han estado en gran parte parados debido al coronavirus“.

Relacionado: La lujosa cadena de tiendas Neiman Marcus solicita protección por bancarrota.

Pérdidas millonarias

Pero el origen de la bancarrota viene de tiempo atrás, la compañía perdió dinero de manera consecutiva durante los últimos cuatro años,  incluyendo más de $58 millones de dólares en 2019, además de ser incapaz de adaptar su modelo de negocios, de acuerdo al Wall Street Journal.

En marzo, Hertz despidió a 12,000 trabajadores y dejó cesantes a otros 4,000 empleados, el 25% de su fuerza de trabajo.

Sin viajeros

Las empresas de alquiler de autos dependen en gran medida de los viajes. La gente los alquila durante las vacaciones familiares y las personas que viajan por negocios lo hacían durante su estancia. Sin embargo, con el transporte aéreo detenido y la demanda de alquilar en coches en picada, los problemas se incrementaron.

Plataformas tecnológicas

Hertz tuvo que lidiar con una dura competencia en el espacio de alquiler de coches y con el desarrollo de plataformas como Uber y Lyft que le daba a los clientes la posibilidad de compartir automóviles sin tener que conducirlos.

Deuda

La compañía fue fundada en 1918, sufrió varias reestructuraciones y acumuló una gran cantidad de deuda. A finales de 2005 Clayton Dubilier & Rice lideró una compra de $14,800 millones de dólares de Hertz a Ford Motor Co. A menos de un año de la compra, la compañía salió de la bolsa, tenía una deuda con un 95% de sus activos y muy poco dinero en efectivo. 

En 2012 la compañía compró por sobreprecio a su rival más pequeña Dollar Thrifty por $2,300 millones de dólares. En 2016, Hertz transformó su compañía de alquiler de autos en una empresa pública independiente.

La ex CEO Kathryn Marinello resumió la triste situación de Hertz, “Ningún negocio se construye con ingresos cero”. En 2019 Marinello se llevó una compensación total de $9,138,362 dólares según informó el sitio Salary.com

Relacionado: Victoria’s Secret anuncia el cierre definitivo de más de 250 tiendas en Estados Unidos y Canadá.

El negocio de Hertz consistía en comprar automóviles a los grandes fabricantes para arrendarlos, obteniendo beneficios por la renta y reventa de los mismo. Ahora los productores de automóviles se quedarán sin pedidos y sus proveedores dejarán de surtir las piezas de refacciones, por lo que la compañía se verá obligada a vender una gran parte de su flotilla que presionará a la baja el mercado de autos usados.

La gente que había considerado la posibilidad de vender sus coches para obtener algo de dinero al haber perdido su trabajo, no recibirá mucho por ellos debido a la sobreoferta de automóviles usados que habrá en el mercado.

También te interesará: