Nissan cierra su fábrica de Barcelona por la crisis derivada del COVID-19

Tras la crisis derivada por la pandemia de COVID-19, Nissan ha tomado la decisión de cerrar su fábrica de Barcelona la cual empleaba a 3.000 trabajadores

Nissan cierra su fábrica de Barcelona por la crisis derivada del COVID-19
Fábrica de Nissan en Barcelona, España.
Foto: Getty Images

La propagación de coronavirus, la crisis que ha generado, y los planes de reestructuración de Nissan y de su alianza con Renault y Mitsubishi, han llevado al cierre total de la fábrica de autos en Barcelona de Nissan, así lo comunicó el presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy.

De acuerdo con el portal Diario Motor, la mañana del jueves 28 de mayo Ficchy comunicó a los trabajadores de la planta la noticia del cierre de la fábrica de Nissan en Barcelona, la cual cerrará en diciembre, y bajo el argumento de la falta de viabilidad y por no haber encontrado una propuesta satisfactoria para asegurar su futuro.

Para asegurar la viabilidad de la fábrica, el Ministerio de Industria señalaba que la inversión requerida por la fábrica era de 300 millones de euros, mientras que su cierre podría tener un coste de hasta 1.000 millones de euros.

La fábrica de Nissan en Barcelona se instaló en 1983, produciendo inicialmente el Nissan Patrol.

La decisión de Nissan se enmarca en un proyecto de reestructuración global, que sin duda afectará sobre todo a Europa, y a España. Nissan pretende reducir su capacidad de producción, de los 7 millones de vehículos al año de que disponen ahora, a una capacidad de algo más de 5 millones de vehículos al año.

Durante la presentación de resultados diarios de Nissan, la firma apuntaba también al cierre de la fábrica de Barcelona, indicando que “se inicia un proceso de negociaciones, y conversaciones, para abordar sus intenciones de cerrar la fábrica”. Mientras tanto, el Gobierno también ha mostrado sus intenciones de buscar una solución para el problema, sin embargo, en estos momentos aún no existen soluciones confirmadas, como la posibilidad de que alguna compañía compre la factoría, invierta en ella, y la aproveche para mantener la producción de vehículos en Barcelona y los empleos que de otra forma se perderían con la marcha de Nissan.

**********

Te puede interesar.