El origen de la Salsa Valentina y la brava mujer que inspiró su nombre

Con 17 años Valentina fue la "Mulán" mexicana que vivió sus últimos años sola y en la pobreza

El origen de la Salsa Valentina y la brava mujer que inspiró su nombre
Foto: AHH / Cortesía

La salsa Valentina es una salsa botanera mexicana con gran popularidad en su país de origen y que también llega a los mercados de California, Texas e Illinois en Estados Unidos. Aunque no ha faltado el mexicano que la ha llevado a Canadá, España y otros rincones del mundo.

Creada en Jalisco

En los años 50 había una salsa llamada El Torito y que tenía mucho éxito en Tamazula de Gordiano (Jalisco), se vendía en los negocios locales sin marcas y se envasaba en barricas, era preparada por Gilberto Reyna.

Al ver el éxito de la salsa, un vendedor de hielo, Manuel Maciel Méndez, decidió hacer su propia salsa con recetas familiares, creando la salsa Tamazula y posteriormente haría la salsa Valentina, según refiere el diario Excélsior.

La fábrica familiar de Maciel Méndez, Grupo Tamazula, fue creada en 1960 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Esta región de Tamazula de Gordiano es conocida por crear diferentes salsas que se procesan para su venta, como la salsa Jalisco de la familia Galván, la salsa Reina elaborada por la familia Reina del Toro y la salsa Maga preparada por la familia Contreras.

Qué chiles lleva

La salsa Valentina está basada en la receta familiar de la salsa Tamazula con chiles puya y chiles de árbol y se fusionaron chiles serranos, agua, ácido acético, vinagre, sal, condimentos, especias y benzoato de sodio.

Un mapa en la etiqueta

Si pensabas que la figura roja en la etiqueta simula una mancha de salsa, no es así. La figura roja es el mapa del estado de Jalisco.

Valentina

El nombre es un reconocimiento a la valentía y tenacidad de Valentina Ramírez Avitia, una mujer soldado que a los 17 años y vestida de hombre se unió a las tropas maderistas en la lucha por la Revolución Mexicana en 1910.

La nacida en Durango se hacía llamar Juan Ramírez, era hija de un labrador que murió poco después de unirse a la lucha revoluionaria, inspirada en su padre luchó e incluso logró el grado de teniente. Fue expulsada de las filas de la revolución, cuando por accidente descubrieron sus trenzas.

La historia no le hizo justicia, al no ser candidata para una pensión como militar, terminó trabajando como empleada doméstica, vivió sus últimos años sola y en la pobreza. En 1969 fue atropellada por un coche, quedó inválida y murió el 4 de abril de 1979.