6 cosas que debes saber sobre el claxon de tu auto

Conoce cuál es el origen del claxon y su principal objetivo, el cual no está relacionado a presionar a otros automovilistas a avanzar

6 cosas que debes saber sobre el claxon de tu auto
Usar el claxon de un auto de manera excesiva y sin motivo podría hacerte acreedor a una multa.
Foto: Pixabay

El uso del claxon de los autos siempre resulta un tema de controversia entre la gente, pues algunos opinan que es molesto usarlo, hay quien opina que no sirve para nada y no cumple con ninguna función específica, y en pocas palabras, no resuelve nada el presionar el claxon. Sin embargo, pocos saben que el principal uso del claxon está destinado a evitar un accidente de tránsito, especialmente en condiciones de congestionamiento vehicular.

Existen algunos datos curiosos sobre el origen y uso del claxon y aquí te decimos cuáles son las 6 cosas que debes saber al respecto.

1. Origen del claxon

El claxon surgió a finales del siglo XIX con el objetivo de dar aviso a los peatones y a otros vehículos de la presencia de otro vehículo a través de un sonido fuerte. De acuerdo con el portal MSN Autos, antes de su aparición, todos los automóviles debían ir precedidos de una persona portando una bandera o una linterna si circulaban de noche.

2. Opciones alternas antiguas

Antes de que se eligiera a la bocina como el elemento definitivo para avisar a los peatones y a otros vehículos de la presencia de un coche, hubo otras opciones en 1865 en el Reino Unido tras la aprobación de la Ley Locomotice Atc, como la de instalar una campana que sonaba cada vez que las ruedas realizaban un círculo completo y otra que consistía en acoplar un sistema para lanzar luces de bengala de aviso.

3. Cambio de bocina manual a claxon eléctrico

Hasta antes de 1914, el claxon de los automóviles consistía una bocina que se accionaba de forma manual, presionando una perilla de caucho flexible colocada en uno de sus extremos. En ese mismo año, el ingeniero industrial alemán Robert Bosch presentó en su país la patente de una bocina eléctrica para vehículos y la primera salió al mercado en 1921.

Bocina manual.
Crédito: Pixabay.

4. No todos los cláxones son iguales

Por reglamento, cada claxon debe estar adaptado en intensidad sonora al tamaño y potencia del vehículo, pues no se puede llevar instalada una bocina de tren o camión en un auto, y viceversa. Además, tienen que estar reguladas a 105 decibelios (unidad empleada para medir la intensidad del sonido) a una distancia de 7 metros, sin embargo, son capaces de alcanzar intensidades de 120 db.

5. Son configurados con una nota musical específica

Al comienzo de su vida útil en los automóviles, la nota que emitían la mayoría de las bocinas era un ‘Mi bemol’, pero a partir de los años 60 comenzaron a implantarse bocinas en afinadas en ‘Fa sostenido’, por la razón de que se distinguían mejor entre el creciente tráfico. Hoy en día no todas las bocinas suenan igual, algunas tienen tonos más graves y otras son más agudas y estridentes.

Tipo de bocina Klaxon.
Crédito: Pixabay.

6. ¿Por qué se llama claxon?

Si buscamos un sinónimo de bocina en cualquier diccionario de español, aparecerá como una opción la palabra claxon, cuyo origen proviene del nombre de la marca comercial registrada de bocinas klaxon, de origen británico, Klaxon Signals, con sede en Oldham, Inglaterra, y de la compañía francesa Klaxon, la cual fue adquirida por el grupo italiano Fiamm en la década de los 90.

**********

Te puede interesar.