Cianuro, ¿sabías que los granos de durazno y chabacano te pueden matar?

Comer más de tres granos de chabacano crudos pequeños puede exceder los niveles seguros

Cianuro, ¿sabías que los granos de durazno y chabacano te pueden matar?
Comer más de tres granos de chabacano pequeño crudos o menos de la mitad de un grano grande, puede exceder los niveles seguros.
Foto: Pixabay / Pexels

La amigdalina es una sustancia que se encuentra en los granos de frutos de las especies de Prunus -como la ciruela, durazno y el chabacano o albaricoque- que produce cianuro de hidrógeno después de la ingestión. Cuando se ingiere en cantidades suficientes, causan envenenamiento por cianuro.

La intoxicación por cianuro puede causar náuseas, fiebre, dolores de cabeza, insomnio, sed, letargo, nerviosismo, dolores y dolores articulares y musculares, y presión arterial baja.

Dosis letal

Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) señala que la dosis letal es de 0.5 a 3.5 mg por kilogramo de peso corporal.

Comer más de tres granos de chabacano crudos pequeños, o menos de la mitad de un grano grande, puede exceder los niveles seguros. Los niños pequeños que consumen incluso un pequeño grano de albaricoque corren el riesgo de estar por encima del nivel seguro que son 20 microgramos por kilogramo de peso corporal.

La fruta no se ve afectada

El consumo normal de los duraznos no representa un riesgo para la salud de los consumidores. La EFSA explica que el grano es la semilla del interior del hueso. Se obtiene al abrir y quitar la cáscara del hueso y, por lo tanto, no tiene contacto con la fruta.

También en las manzanas

Foto: Pxhere

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), señala que la amigdalina además de estar contenido en granos de fruta de hueso de albaricoque, durazno y ciruela también se encuentra en las semillas de manzana.

Amigdalina como tratamiento

La amigdalina se aisló por primera vez en 1830. En 1845, se usó para tratar el cáncer en Rusia, y nuevamente en la década de 1920 en los Estados Unidos, pero se consideró demasiado venenosa.

En la década de 1950, una forma sintética, supuestamente no tóxica, fue patentada para su uso como conservante de carne y luego comercializada como Laetrile para el tratamiento del cáncer.

Un ensayo clínico de amigdalina realizado en 1982 encontró que “no se observó ningún beneficio sustancial en términos de cura” y más de 2 de los 178 pacientes sufrieron toxicidad por cianuro.

Laetrile puede estar etiquetado también como madelonitrilo y vitamina B 17. Actualmente en Estados Unidos se maneja como cualquier otro producto farmacéutico no aprobado.