La Universidad de Lynn, en Florida, llora la muerte de uno de sus alumnos más brillantes

Miguel Antunes murió tras un accidente de motocicleta, pero una semana antes había publicado un video en el que hablaba sobre la felicidad y la importancia de no dejar las cosas para mañana

Miguel Antunes era natural de Zimbabue aunque llevaba 11 años residiendo en el sur de la Florida.
Miguel Antunes era natural de Zimbabue aunque llevaba 11 años residiendo en el sur de la Florida.
Foto: Cortesía

A través de un comunicado, el departamento de admisiones de la Universidad de Lynn, al norte de Miami (Florida), lamentó la muerte de Miguel Antunes, un joven de 31 años que había estudiado en el centro educativo y que, desde el 2015, trabajaba en esa oficina.

“Con gran pesar compartimos la noticia de que nuestro querido amigo y colega, Miguel Antunes, falleció”, comenzaba el comunicado difundido por universidad.

View this post on Instagram

It is with heavy hearts that we share the news that our dear friend and colleague, Miguel Antunes, has passed away. Miguel joined the Office of Admission in 2015 as an admission counselor and was dedicated to helping his students navigate the admission process. He shared in their excitement as they started their journey at Lynn and looked forward to the start of every new academic year. Miguel often kept up with his students throughout their years at Lynn and took great joy in watching them walk across the stage at graduation. He was a friend to the entire Lynn community, having first come to Lynn as a student from Zimbabwe in January 2010. Miguel was an extraordinary friend to all. He was selfless, thoughtful and genuine. He had a big heart. He was playful. He was an incredible soul. Miguel said it best when his father passed away nearly two years ago, “Hug your loved ones a little tighter today and every day. Spend a little more time together, leave nothing unsaid and leave no space for regrets. Tomorrow is not promised and today is short.” Miguel, we love you, we’ll miss you, and your spirit will live in our hearts forever.

A post shared by Lynn University Admission (@lynnadmission) on

El joven era natural de Zimbabue pero llevaba 11 años en el sur de la Florida labrando su futuro. Era una persona muy querida gracias a su energía positiva, su simpatía y su alegría constante, pero su muerte ha dejado consternada a la comunidad universitaria que tanto lo apreciaba.

Te puede interesar: El emotivo video sobre la felicidad que dejó un joven de Miami días antes de morir

“Miguel se unió a la Oficina de Admisiones en 2015 como consejero y se dedicó a ayudar a estudiantes en el proceso de admisión. Compartió su entusiasmo cuando comenzó su viaje en Lynn y esperaba el comienzo de cada año académico”, señalaba el texto.

A Antunes le apasionaba tanto su trabajo que incluso mantenía el contacto con alumnos durante todo el proceso académico y, en muchas ocasiones, acudía a las graduaciones por el gran cariño que tenía a los estudiantes.

“Miguel fue un amigo extraordinario para todos. Era desinteresado, atento y genuino. Tenía un gran corazón y tenía un alma increíble”, expresaban.

Te puede interesar: Muere un ciclista de Miami al chocar contra un vehículo de la policía

En el comunicado también se recordaron las palabras que, una vez, Miguel dijo cuando falleció su padre, hace dos años. “Abraza a tus seres queridos un poco más fuerte hoy y todos los días. Pasa un poco más de tiempo juntos, no dejes nada sin decir y no dejes espacios para arrepentimientos. El mañana no está prometido y hoy es corto”, recordaba.

Miguel Antunes perdió la vida tras un accidente en el que su motocicleta impactó contra un vehículo en una calle de Boynton Beach, la ciudad donde vivía.

La policía está pidiendo la colaboración ciudadana para ver si hay algún testigo que pueda dar alguna pista de lo que pasó realmente.

Te puede interesar: Cuatro empleados del Zoo de Miami dan positivo en la prueba de coronavirus

Una semana antes de su muerte, el joven había reactivado sus redes sociales y había iniciado un canal de YouTube en el que pretendía inspirar a la gente. El primer y único capítulo lo dedicó a “la felicidad”, un video que muchos de sus familiares, amigos y seres queridos guardarán como el mejor recuerdo de su legado.

“Miguel, te amamos, te extrañaremos y tu espíritu vivirá en nuestros corazones para siempre”, terminaba el comunicado.