7 maneras de aprovechar el café que te sobra en las mañanas

Agrega café a tus adobos, al mole y a la barbacoa
7 maneras de aprovechar el café que te sobra en las mañanas
El café aporta profundidad y complejidad a platos dulces y salados.
Foto: Kaboompics.com / Pexels

No es raro que quede un poco del café que preparaste por la mañana, tirarlo sería un desperdicio. No solo pensando en lo buena que es esta bebida en sabor como en los beneficios para la salud, sino en todo el esfuerzo que requiere para llegar hasta tu cocina. Como la recolección grano por grano de los cortadores de café.

Te daremos ideas para aprovechar hasta la última gota de tu estimulante bebida. Basta un poco de café para transformar tus recetas. Les aportarás profundidad y complejidad a platos dulces y salados, sin que necesariamente tengan un saber a café.

Consejo para conservar su sabor

Si preparaste suficiente café que no beberás todo al momento, no lo dejes reposar a temperatura ambiente. Lo mejor es enfriar rápidamente para conservar su sabor. Cúbrelo y refrigéralo, eso evitará que los aceites elaborados se oxiden y se vuelvan amargos.

Refrigera o congela

Mantendrá la calidad de su sabor entre tres y cinco días, posteriormente empezará a perderse. Si no lo consumirás dentro de ese periodo, es mejor congelarlo previamente. Congelarlo en cubitos es una excelente idea.

Aquí ideas para aprovecharlo en tus comidas y bebidas:

Marinar

Foto: Cobanams/Pixabay

El café es excelente para marinar al combinarse con ingredientes que son un poco dulces, como el vinagre balsámico.

En el estofado

Foto: Assy/Pixabay

El café le agrega profundidad y complementa el sabor terroso de la carne en los estofados y otras preparaciones de cocción lenta. Destacara el sabor de tu plato, pero no distinguirás su sabor. Vierte un poco de café a tu preparación terminada o entre uno y dos cubos por plato.

Postres de chocolate horneados

Foto:Marta Dzedyshko/Pexels

No temas a añadir un poco de café a tus postres de chocolate, simplemente sabrán más a chocolate porque amplificas su sabor. Inicia con el clásico pastel de chocolate.

En tus salsas

Foto: Pxhere

Agrega café a tus adobos, al mole y a la barbacoa. La acidez del café es perfecta para las salsas que servirás solas o que son base de un guiso o sopa.

También prueba con recetas donde el sabor del café será el protagonista:

Batido de café

Ya sea que solo quieras disfrutar de tu bebida helada con hielos de café para no diluir tu bebida o preparar un espumoso batido arrojando en la leche y cubos de café en la licuadora.

Postres congelados

Congela el café sobrante en paletas, prepara helado o raspados.

Horchata

Puedes disfrutar de un coctel de café con ginebra en las rocas u optar por transformar bebidas tradicionales de verano como el agua de horchata, agregando un poco de café frío y ron.

Aquí la receta: Agua de horchata con café y ron.

Receta de helado de café

Foto: Krisztina Papp /Pexels

Ingredientes

  • 140 g (7 cucharadas) de leche condensada
  • 100 ml de concentrado de café frío
  • 200 ml de nata para montar o crema para batir

Procedimiento

  1. Bate el café con la leche condensada
  2. Monta la nata e incorpora a la mezcla anterior.
  3. Introducir el helado en el congelador. Sácalo luego de una hora y revuelve. Repite tres veces esta operación tres veces.
  4. Dejar congelar unas 6 horas y estará listo para disfrutar.