¿Cómo hacer yogur griego en casa? Es más fácil de lo que imaginas

Para hacer yogur griego en casa solo necesitas leche y un poco de yogur natural
¿Cómo hacer yogur griego en casa? Es más fácil de lo que imaginas
Foto: PxHere
Foto: Pxhere

El yogur es un alimento saludable y nutritivo. Es rico en proteína, calcio, fósforo, rivoflavina y vitamina B12. Preparar yogur natural y colado (griego) requiere pocos ingredientes y es muy sencillo.

El yogur colado se ha convertido en uno de los favoritos por su textura espesa y cremosa. Puede soportar el calor mejor que el yogur normal y lo puedes usar en la cocina para sustituir cremas y preparar salsas.

En cuanto a su contenido nutricional, el yogur colado tiene un mayor contenido de proteínas que el yogur sin colar, aunque durante el proceso de colado se elimina algo de calcio. Ambos ofrecen los beneficios de su contenido bacteriano vivo que favorece la microbiota intestinal.

¿Sabías que el yogur griego no se originó en Grecia? Si bien el yogurt colado o straggisto es un plato básico en Grecia, el término “yogurt griego” se hizo popular por primera vez por una empresa comercial de yogurt ubicada en Grecia.

Aunque en Estados Unidos y otros países, diferentes compañías usan las palabras “yogur griego” para vender el yogur colado. En Gran Bretaña está regulado el término, un yogur colado no puede llevar el título de yogur griego a menos que se haya producido en Grecia.

Cómo hacer yogur griego

1. Calienta 1/2 galón de leche a fuego medio en una cacerola. Si quieres un yogur bajo en grasa, usa leche al 2 por ciento o leche descremada.

Cuando esté a punto de hervir y veas pequeñas burbujas; revuelve la leche periódicamente para evitar que se queme.

2. Enfría la leche hasta llegar a una temperatura cálida de aproximadamente 110 ° -115 ° F y viértela a un recipiente de vidrio o cerámica. Esta temperatura es la ideal porque una temperatura más alta puede destruir las bacterias y una temperatura más fría puede evitar la fermentación.

3. Revuelve en la leche ½ taza de yogur natural con cultivos vivos o un paquete de iniciador de yogur.

4. Cubre el tazón con una tapa o plato limpio y envuélvelo en una toalla.

5. Calienta el horno a temperatura ambiente durante 1-2 minutos y enciende su luz. Apaga el horno, dejando la luz encendida y coloca el yogur.

6. Dejar reposar durante al menos 4 horas, puedes dejarlo durante toda la noche. La temperatura del horno debe ser de aproximadamente 110 ° F.

¡Listo! puedes disfrutar tu yogur.

Para hacer un yogurt griego más espeso deberás colarlo para filtrar el suero líquido y el exceso de agua.

Coloca un tamiz de malla fina sobre un tazón y cubre con un filtro de café o una gasa. Vierte el lácteo y refrigera por varias horas. Una vez filtrado retira el tamiz.

Almacena en refrigeración y se conserva en calidad óptima por 7 días.

Disfruta con frutas, nueces y especias como canela; prepara deliciosos aderezos para ensaladas e incluso para marinar, es excelente para que la carne del pollo este más tierna y jugosa, no seca, sin importar sea frito, a la parrilla o al sartén.