Cómo el aceite de oliva puede ayudarte a perder peso

Para perder la clave no es solo agregar aceite de oliva a tu comida
Cómo el aceite de oliva puede ayudarte a perder peso
El aceite de oliva tiene efectos comprobados de reducción de riesgo de enfermedades cardiovasculares y ha favorecido la pérdida de peso al sustituir grasas saturadas.
Foto: Steve Buissinne / Pixabay

El aceite de oliva ha sido reconocido por la ciencia como una grasa saludable. Entre sus beneficios están su capacidad para reducir la inflamación, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV) y proteger la salud del cerebral. Además podría ser tu aliada en tu plan de mantener o perder peso.

El aceite de oliva es la grasa principal en la dieta mediterránea que incorpora también otras grasas saludables como aguacates, frutos secos y pescados grasos como el salmón y las sardinas y limita las carnes rojas. Esta dieta ha demostrado ser efectiva para reducir el riesgo de enfermedades del corazón y la mortalidad general.

Estudios revelan que el consumo de Aceite de Oliva Virgen Extra no solo mejora la presión arterial, sino también la grasa corporal.

¿Por qué podría ayudarte a perder peso?

El aceite de oliva contiene ácidos grasos monoinsaturados (en particular ácido oleico) y triglicéridos de cadena media, ambos con beneficios potenciales cuando se incluyen en las dietas para adelgazar.

Los triglicéridos de cadena media del aceite pueden producir una mayor producción de ciertas hormonas reguladoras del apetito y pueden fomentar la pérdida de peso al aumentar la quema de calorías y grasas en el cuerpo.

Además, las aceitunas contienen químicos vegetales llamados polifenoles que ayudan a reducir la inflamación, la cual se relaciona con múltiples males como las enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo puede ayudarte el aceite de oliva a controlar tu peso?

No se trata solo de agregar aceite de oliva, sino de consumir aceite de oliva en lugar de grasas nocivas y no aumentar la cantidad total de calorías diarias.

Estudios con participantes con sobrepeso u obesidad que reemplazaron las grasas saturadas con grasas monoinsaturadas en sus dietas durante 4 semanas experimentaron una pérdida de peso y grasa a pesar de que no hubo diferencias significativas en la cantidad total ingerida de grasas o calorías.

En otra investigación en sobrevivientes de cáncer de mama se reveló que dieta enriquecida con aceite de oliva puede ser más eficaz para la pérdida de peso que una dieta estándar baja en grasas.

Beneficios por partida doble. Reemplazar la margarina, la mantequilla o la mayonesa con aceite de oliva está asociado con un riesgo hasta 14% menor de enfermedades cardiovasculares, de acuerdo a un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology que examinó a adultos en los Estados Unidos. Mostrando beneficios aún si solo se consume una cucharada. 

Cómo integrarla a tu dieta

El uso correcto de aceite de oliva es extremadamente importante para conservar sus antioxidantes y componentes bioactivos.

Aceite de Oliva Virgen Extra no es refinado, puede ser usado en aderezo para ensaladas, en pastas, sopas y gazpachos. También lo puedes agregar a carne y vegetales ya horneados, asados o cocidos.

El calor de salteados y otras preparaciones degrada los polifenoles (antioxidantes) del AOVE  por ello es mejor usar frío.

Cuando requieras de aceite para cocinar opta por aceite de oliva, ya que su punto de humeo es más elevado, es decir, resiste mayores temperaturas.

Algunas investigaciones señalan que para las frituras, el Aceite de Orujo de Oliva es más saludable que otros aceites como el de soja y girasol.

El Aceite de Orujo de Oliva cuya grasa principal es el ácido oleico, tiene cantidades elevadas de antioxidantes (tocoferoles) y otros compuestos benéficos que se mantienen aún en temperaturas de fritura.

Hasta el momento no hay eviencia científica que respalde que el aceite de oliva usado en “desintoxicaciones” o masajes sean una solución para perder peso.