Cuatro señales que apuntan a que se enviará un segundo cheque de estímulo de $1,200 dólares

Las medidas ejecutivas que Trump firmó recientemente no incluyen enviar pagos directos

Cuatro señales que apuntan a que se enviará un segundo cheque de estímulo de $1,200 dólares
Nancy Pelosi, instó a los republicanos a alcanzar un punto medio en la negociación.
Foto: MICHAEL REYNOLDS / LAPD

Entre los memorandos y la orden ejecutiva que Donald Trump firmó el pasado fin de semana desde su club de golf de Nueva Jersey no se hace mención a un segundo pago directo a los contribuyentes porque el presidente no tiene competencia para incluirla como medida ejecutiva.

Tanto la propuesta demócrata (Ley Héroes) como la republicana (ley Heals) contemplan enviar una nueva ayuda económica de $1,200 dólares con un extra para los dependientes y, aunque su aprobación en el Congreso es aún lejana, hay cuatro señales que apuntan a que finalmente será efectiva.

Las acciones presidenciales no son suficiente

La reducción de impuestos sobre la nómina que firmó el presidente tendrá poco impacto real en el cobro de los trabajadores. Los críticos de la medida consideran que no supondrá un gran impulso para la economía. Además, restará miles de millones de dólares de las arcas de la Seguridad Social y de Medicare.

Los desempleados empezarían a recibir $400 dólares semanales en lugar de los $600 que cobraban hasta finales de julio. Con su medida ejecutiva, Trump pretende que los estados paguen un cuarto ($100 dólares semanales por desempleado) de esta prestación, algo a lo que muchas de estas entidades ya se han opuesto bajo el argumento de que no tienen suficientes fondos.

Respecto a los desahucios, Trump no ofrece una solución rápida a los inquilinos sino que encomienda a sus funcionarios que investiguen si es necesario otra moratoria.

Las negociaciones continúan

Los negociadores demócratas y republicanos están de acuerdo en que es necesario enviar un nuevo cheque de estímulos y todo parece indicar que siguen tratando de lograrlo a pesar de que oficialmente estén en su periodo de descanso.

Trump considera que sus medidas ejecutivas han forzado que las conversaciones continúen y que los demócratas estén bregando para llegar a un consenso con los legisladores de su partido. La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, instó a los republicanos a alcanzar un punto medio “que cumpla con las necesidades del pueblo estadounidense”. Por su parte, el secretario del Tesoro, Steven Mnunchin dijo que “estamos preparados para poner más dinero encima de la mesa”.

IRS está preparado

El Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) ya tiene experiencia enviando estos pagos y ha ido mejorando sus herramientas por lo que, si el Congreso lo aprueba, los cheques de estímulos llegarán más rápido a manos de los contribuyentes. CNET estima que lo podrían tener incluso antes de que acabe el mes de agosto.

Las elecciones están cerca

La aprobación de un segundo pago directo -y de todo el paquete de estímulo- puede beneficiar a Trump en su reelección. Si los intentos del Congreso fracasan, al menos un billón de dólares no serán inyectados en la economía del país. Una encuesta de WalletHub deja en evidencia que la mayoría (84%) de los estadounidenses quiere esa ayuda económica. Y la necesitan.