¿Leo Messi es el culpable? La peor crisis del Barcelona gira alrededor del mayor astro del fútbol

Más allá de lo futbolístico, el mantenimiento del astro argentino es demasiado alto para el club
¿Leo Messi es el culpable? La peor crisis del Barcelona gira alrededor del mayor astro del fútbol
Leo Messi lleva varios años de decepciones.
Foto: Getty Images

Parece increíble que un equipo que cuente en sus filas con el mejor jugador del mundo y quizás de la historia pueda entrar en una crisis tan profunda y más aún, que sea el señalado de causarla. Es increíble, pero así es.

Leo Messi no es el causante de la crisis por sí mismo, es cierto que es el único jugador que está (casi) siempre a la altura de la exigencia en el equipo y que lo que se ha logrado los últimos años ha sido basado casi al 100% en su capacidad personal, pero su mantenimiento y todo lo que rodea al astro argentino ha resultado muy caro para el Barcelona:

Messi tiene un contrato nunca antes visto en la historia del fútbol, percibe casi $90 millones de dólares brutos al año debido a la fuerte carga fiscal que hay en España y aunque esté a la altura de su calidad, esa “fuga” permanente es altísima para el club y le da un margen de maniobra financiera casi nulo.

El círculo social de Messi también está evidentemente protegido por el club: jugadores como Sergi Roberto, Luis Suárez o Sergio Busquets, son jugadores que tienen tiempo con el nivel por debajo de la exigencia de un club como el Barcelona.

La incompatibilidad de varios jugadores con el argentino, también le ha costado muy caro al Barça, empezando por Coutinho, pasando por Dembelé y por supuesto, terminando con Antoine Griezmann y el notable desdén por el francés con el que juega el argentino. Otro tema que ha generado demasiado ruido alrededor del club.

Leo Messi es la figura más grande en la historia del club, sí, llegó a la élite europea de la mano del rosarino, sin duda, pero hoy en día el costo que tiene para el club mantenerlo contento es más alto que los éxitos deportivos que últimamente le ha dado en cambio.

Además, son tres años consecutivos de una desaparición total de Leo en las tres eliminatorias europeas más vergonzosas y eso es algo que duele mucho a la afición culé; tanto, que el día de hoy, una gran parte piensa que es momento de separar caminos con su estrella.