Por qué debes guardar los frascos de helado boca abajo en el congelador

El helado es el aliado perfecto para refrescarnos este verano. Descubre la mejor manera de preservar esta delicia terrenal
Por qué debes guardar los frascos de helado boca abajo en el congelador
Si eres amante del helado te encantará conocer los mejores tips para conservar intactas las tarrinas en el congelador.
Foto: Imagen de RitaE en Pixabay / Pixabay

Si eres amante del helado seguramente procuras tener siempre un frasco disponible en el congelador. Sobre todo en estos días de verano en los cuales el calor extenuante se hace presente, no existe mejor aliado para refrescarnos que el helado.

Cuando se trata de hablar sobre la conservación correcta del helado no pensamos más allá de colocarlo inmediatamente en congelación para evitar que se derrita, sin embargo es muy probable que no lo almacenes las tarrinas de helado de manera correcta. Especialistas en el mundo del helado como es el caso de la popular marca Ben & Jerry´s han hablado sobre la importancia de vigilar la posición en la cual colocamos las tarrinas. De hecho señalan que el simple hecho de servir un par de bolitas de helado y volverlo a colocar en el congelador de manera vertical es completamente incorrecto. Según la icónica y popular cadena heladera con sede en Estados Unidos, la mejor práctica para almacenar los botes de helado es hacerlo al revés.

¿Cuál es la razón de este método de conservación?

Los expertos maestros del imperio heladero señalan que conservar las tarrinas con la tapa boca abajo y la parte inferior hacia arriba, es el consejo infalible para evitar la desagradable “quemadura de congelador.” Seguramente lo has experimentado, es cuando se asientan cristales de hielo gruesos y acuosos en la parte superior del frasco. Si bien no es un aspecto que ponga en riesgo la seguridad alimentaria del producto, deteriora significativamente la calidad: arruina su sabor dulce y la característica textura del helado. 

Este proceso ocurre cuando la humedad se sale del helado y une fuerzas con el aire, para finalmente volver a congelar la superficie. También es muy probable que aumenten las probabilidades de estas quemaduras, cuando sacamos el recipiente del congelador para servir el helado y no lo volvemos a colocar en la posición correcta. 

Otro aspecto muy importante para prevenir estas quemaduras que deterioran la calidad de cualquier helado es vigilar la temperatura del congelador, recuerda que siempre deberá permanecer por debajo de los cero grados.  También es importante guardarlo en la parte trasera del cajón del congelador, es una buena medida para evitar que el aire caliente invada el helado cada vez que abres la puerta.

Para aquellas ocasiones en las que deseas ablandar un poco la terrina de helado antes de comerla, basta con dejarla a temperatura ambiente unos minutos. Evita a toda costa utilizar el microondas, ya que destruye la delicada estructura del helado y deteriora sus cualidades.

Por último y no menos importante evita someter al helado a cambios drásticos de temperatura, recuerda cuando vuelves a congelar el helado parcialmente derretido se aviva la quema de congelador y no sólo eso hace que los cristales vuelvan a crecer de tamaño más grande e inclusive más crujientes.