10 mejores alimentos que promueven la curación de tu cuerpo

Alimentos que favorecen la recuperación de una enfermedad o cirugía

Arándanos

Foto: Irita Antonevica/Pexels Crédito: Irita Antonevica | Pexels

La alimentación es parte importante en la recuperación de una enfermedad o cirugía. Además de ofrecerte los nutrientes y energía que tu cuerpo necesita, también pueden favorecer el funcionamiento de tu sistema inmunológico, la cicatrización y reducir la inflamación.

Pescados grasos

atún pescado
Foto: Shutterstock

Los pescados grasos como el salmón, las sardinas y el atún tienen nutrientes que mejoran las defensas. Poseen un importante contenido en proteínas, vitaminas B, vitamina D, hierro, zinc y son ricos en Omega-3 que es antiinflamatorio.

El pescado con huesos blandos comestibles, como las sardinas enlatadas y el salmón, son buenas fuentes de calcio de origen animal que junto con la vitamina D fortalecen los huesos.

Fresas y bayas

Foto: Kristina Paukshtite/ Pexels

Las fresas, arándanos y otras bayas tienen una potente capacidad antioxidante por su contenido en antocianinas, polifenoles (ácido elágico) y de vitamina C. 

En las fresas contienen más vitamina C que la naranja. El cuerpo necesita esta vitamina para producir colágeno, una proteína que se requiere para la cicatrización de las heridas. La vitamina C también mejora la absorción del hierro en los alimentos de origen vegetal y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario para proteger al cuerpo contra las enfermedades.

Vegetales de hoja verde

Foto: Pxhere

Las espinacas, la col rizada, la rúcula, las acelgas y otras verduras de hojas verdes pueden reducir la inflamación, favorecer las defensas y mejorar la cicatrización de heridas gracias a sus nutrientes. También son ricas en antioxidantes antiinflamatorios y que combaten el estrés oxidativo.

Son fuente de vitaminas C, E y K, ácido fólico, hierro, zinc, calcio y fibra. La vitamina K ayuda a que las células sanguíneas se agrupen y coagulen, esto no solo evita que se pierda más sangre; también protege tu herida. También es un nutriente importante en la salud de los huesos, y para otras funciones del cuerpo.

Huevos

Foto: Daria Shevtsova /Pexels

Las proteínas son necesarias para promover la curación. Las personas que se recuperan de lesiones también pueden necesitar más proteínas. Los huevos son fuente de proteína animal de calidad y contienen todos los aminoácidos esenciales que los humanos necesitan.

Además, la vitamina A, la vitamina B-12 y el selenio en los huevos son clave para mantener saludable el sistema inmunológico.

Mariscos

Foto; RitaE/Pixabay

Las ostras, el cangrejo, la langosta y otros mariscos son fuente de zinc. El zinc es un nutriente que las personas necesitan para estar sanas. El zinc se encuentra en las células de todo el cuerpo. Ayuda al sistema inmunitario a combatir bacterias y virus que invaden al cuerpo.

La deficiencia de zinc puede provocar pérdida de peso, problemas de cicatrización de heridas, disminución del sentido del gusto y reducción de los niveles de concentración.

Pollo y pavo

sopa
Foto: Shutterstock

La carne de ave como el pollo y el pavo, contienen glutamina y arginina, dos aminoácidos que pueden ayudar a la recuperación y curación. La glutamina proporciona protección celular en momentos de estrés, como enfermedades y lesiones, mientras que la arginina ayuda a la producción de colágeno y a la cicatrización de heridas, explica Healthline.

Brócoli

Foto: Pixabay/Pexels

El brócoli y otras crucíferas como la coliflor, las coles de Bruselas y la col rizada son fuentes ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes que estimulan la salud inmunológica y son antiinflamatorios.

Estos vegetales también favorecen los huesos fuertes porque contienen calcio y vitamina C para producir colágeno. Aportan vitamina K que además de contribuir a una salud ósea, tiene un papel en la coagulación sanguínea.

Nueces y semillas

Foto: Delphine Hourlay/Pexels

Las almendras, nueces, cacahuates, semillas de chía, girasol y semillas de cáñamo proporcionan proteínas de origen vegetal, grasas saludables y vitaminas y minerales que favorecen la curación.

La chía es la fuente vegetal más rica en ácidos grasos omega-3 y ofrece una proteína completa que contiene los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir, explica la Escuela de Salud Pública de Harvard. 

Las nueces y semillas aportan vitamina E que es un antioxidante y favorece las función del sistema inmunitario.

Camote

Foto: Silent Pilot/Pixabay

El camote o batata es muy energético es fuente nutritivas de carbohidratos que son un factor para la reparación de las heridas. También tiene compuestos antiinflamatorios, vitaminas y minerales, entre ellos vitamina C, carotenoides y manganeso, los cuales benefician al sistema inmune.

Plátanos

bananas
Foto: Shutterstock

Los plátanos son excelentes para recuperarse de la diarrea. Contienen almidón resistente, lo que significa que no permite que el intestino delgado lo absorba rápidamente. Alimenta a las bacterias buenas en su tracto digestivo y contrarresta las malas. Los plátanos también aportan potasio, electrolito necesario para recuperar el balance de agua en el cuerpo.

En esta nota

Bacterias comida defensas Dieta saludable Gérmenes infecciones nutrición sana sistema inmune Sistema inmunológico virus

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain