Cuál es la relevancia de una buena actitud ante una enfermedad

Cualquier enfermedad se convierte en motivo de desconsuelo para muchas personas

Cuál es la relevancia de una buena actitud ante una enfermedad
Foto: Shutterstock

Cuando recibimos la noticia de tener una enfermedad, sobre todo si se trata de una enfermedad grave, cobra relevancia tener una buena actitud para afrontarla. Si bien no es un factor determinante, sí es importante desarrollarla para hacerla más llevadera.

La influencia de las emociones en la enfermedad

Las emociones influyen de buena o de mala manera durante una enfermedad. La forma en que reaccionan las personas, el cambio en sus estados de ánimo, y en definitiva, la actitud puede convertirse en aspectos de importante relevancia para una pronta recuperación.

Hay que tener una buena actitud ante una enfermedad. Ahora bien, esto es más fácil decirlo que hacerlo. De acuerdo con lo publicado en un artículo del portal La mente es maravillosa, tener una actitud positiva contribuirá, de una u otra manera, a una pronta recuperación.

Sin embargo, si la recuperación es lenta, incluso desarrollar una buena actitud contribuirá a afrontar la enfermedad de buena manera y ayuda a no perder la esperanza. Pero, ¿cómo desarrollar una buena actitud?

Claves para tener una buena actitud

La psicóloga Mamen Garrido, especialista en esta área, ofrece varias claves para desarrollar una actitud positiva frente a la enfermedad. Si bien hay que ser realistas con el problema que se está enfrentando, esto no quiere decir que hay que dejarse llevar por las malas noticias.

Es cierto que la reacción inicial es la de la tristeza, el dolor e incluso la ira y la negación. La tristeza surge en estos momentos duros y es fácil caer en depresión. Sin embargo, de acuerdo a esta especialista, hay que aceptar el problema en una fase temprana.

cáncer de mama
Foto: Shutterstock

Ser conscientes de la situación es un motor para actuar lo más pronto posible. Por ser una situación totalmente nueva, el miedo es un factor que hay que superar. Por eso, para evitar entrar en pánico, tener información sobre la enfermedad y las diferentes opciones es una buena forma de combatirlo y tomar decisiones acertadas.

Las personas también son un factor clave para el proceso y desarrollar una buena actitud. Es importante rodearse de gente que aporte cosas buenas, que brinden apoyo emocional y estén dispuestos a escuchar. Las personas alegres y positivas están dispuestas a contagiar su energía.

Esto no quiere decir que la enfermedad se cure por sí sola, pero afrontarla con buena actitud contribuirá a que el proceso sea menos doloroso, y en muchos casos, la recuperación es mucho más rápida.