Editorial: La Opinión apoya la Proposición 15

La aprobación de la Proposición 15 es, indudablemente, una oportunidad histórica para revertir la parte equivocada de la proposición 13 adoptada en 1978 por los votantes, que enmendó la Constitución de California

Editorial: La Opinión apoya la Proposición 15
Foto: Archivo-La Opini'on

El 21 de mayo, La Opinión publicó su primer apoyo a la medida Escuelas y Comunidades Primero (Schools & Communities First) (SCF). Se trata de la Proposición estatal 15, un plebiscito que apunta a reducir las lagunas de impuestos de las que han gozado por muchos años las corporaciones, que así lograron legalmente no pagar su parte justa. De esta manera, California y sus comunidades recuperarán 12,000 millones de dólares cada año, que serán destinados primordialmente a nuestras escuelas, colegios comunitarios y servicios locales.

El tiempo transcurrido desde la primera publicación de nuestro apoyo, las circunstancias de los sucesos que estamos viviendo y la importancia de esta proposición llevan a que publiquemos una vez más y con entusiasmo nuestro apoyo a la Proposición 15. 

La Proposición 15 permitirá que las propiedades comerciales se graven a su valor justo de mercado, a diferencia del valor en el momento en que se compraron. La moción pide una reevaluación de propiedades comerciales e industriales valoradas en más de tres millones de dólares. Es decir, no perjudica a quienes poseen propiedades por menos de esa suma. Las residencias particulares no serán afectadas.

La aprobación de la Proposición 15 es, indudablemente, una oportunidad histórica para revertir la parte equivocada de la Proposición 13 adoptada en 1978 por los votantes, que enmendó la Constitución de California, y que restringió los impuestos a la propiedad al 1% de su valor. Fue una buena idea para la población trabajadora, las familias que lograron alcanzar el sueño de poseer su hogar. Pero ha sido utilizada por quienes no necesitan esa ayuda, para evitar pagar por los servicios y el clima económico que desarrolla California. Al no contribuir como deberían quienes sí pueden hacerlo se dañaron irremediablemente los sistemas de educación de California, que dependen de esos ingresos, y quienes lo sufren hasta el día de hoy son las comunidades de menos ingresos y los inmigrantes.

Se creó así un desbalance presupuestario permanente en California que ha hecho más difícil el desarrollo de la infraestructura y el avance de los grupos minoritarios, contribuyendo al mismo tiempo innecesariamente al lucro de esas corporaciones.

La Proposición 15 trata entonces de corregir una de las mayores injusticias cometidas en la historia de California. 

Intentos anteriores de derogar la Proposición 13 en su totalidad o parcialmente por vía del plebiscito fracasaron. Pero esperamos que esta vez la iniciativa tenga éxito, ya que la necesidad de invertir en escuelas, muchas de las cuales carecen de infraestructura digital, y comunidades de color es más urgente que nunca a causa de la crisis del COVID-19.

Las críticas contra la propuesta, son las mismas de siempre. Están mal dirigidas y son erróneas. En vez de admitir que se trata de corregir la disminución en los impuestos pagos por corporaciones, de corregir un error histórico, se pretende que es un aumento de impuestos para todos. La verdad es que según un análisis de la Universidad del Sur de California (USC) más de tres cuartos de los ingresos provendrán de solo el 6% de las propiedades, pero los oponentes blanden la amenaza de que si bien ahora los proponentes apuntan a éstas, en el futuro quieren subir impuestos para todos, lo cual es absurdo y no tiene ningún asidero en la realidad.

La medida Schools and Community First, la Proposición 15,  merece nuestro apoyo.

La Opinión