Hispanos en EEUU tienen el doble de probabilidades de dar positivo en prueba de coronavirus

Es necesario mejorar las estrategias para contener brotes en las comunidades de minorías raciales, señalan investigadores

Hispanos en EEUU tienen el doble de probabilidades de dar positivo en prueba de coronavirus
Un padre y un niño hispanos se realizan la prueba de COVID-19 al sur de Los Angeles.
Foto: AFP / Getty Images

Aunque factores externos como las condiciones de salud subyacentes o el lugar de residencia cuentan, investigadores de la Universidad de Yale y de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres han encontrado una tendencia preocupante: los hispanos en EEUU tienen el doble de probabilidades de dar positivo en las pruebas de coronavirus.

Los expertos publicaron un estudio en la revista PLOS Medicine que destaca “la necesidad urgente de mejorar las estrategias para prevenir y contener más brotes en las comunidades de minorías raciales y étnicas en EEUU”, como hispanos y afroamericanos.

El estudio examinó a todas las personas que recibían atención médica del Departamento de Asuntos de Veteranos en EEUU justo antes de la pandemia y los monitorearon para identificar quién se realizó la prueba de COVID-19, quién dio positivo en ella y quién murió en los siguientes 30 días de someterse al test.

Entre el 8 de febrero y el 22 de julio de este año, 254,595 personas se hicieron la prueba; 16,317 arrojaron resultados positivos a coronavirus. De ellos, 11.4 por ciento fueron hispanos, mientras 10.2 por ciento fueron afroamericanos, porcentajes que representan más del doble en comparación con la población blanca, que sólo llegó al 4.4 por ciento.

Christopher Rentsch, el autor principal del estudio, señaló que aunque las personas pertenecientes a minorías con coronavirus “no parecían tener peores resultados, nuestros hallazgos sugieren que estas comunidades enfrentan una carga excesiva sustancial de infección por COVID-19“.

Y aunque reportes anteriores destacan que las minorías tienen mayores probabilidades de vivir en áreas densamente pobladas, compartir el hogar con varios miembros de la familia o contar con empleos esenciales de alto contacto, los investigadores no pueden explicar por completo la razón de esta disparidad entre la población hispana y la considerada blanca.

“Comprender qué está impulsando estas disparidades es vital para que las estrategias puedan adaptarse para frenar las desproporcionadas epidemias en las comunidades minoritarias“, añadió Rentsch.