Julio César Chávez Jr. pierde en pelea sucia con Mario Cázares y se va del ring sin darle la mano

El "Junior" sufrió una cortada en el párpado que obligó a detener el pleito e ir a las boletas de los jueces

Julio César Chávez Jr. pierde en pelea sucia con Mario Cázares y se va del ring sin darle la mano
Julio César Chávez Jr. perdió con otro final accidentado.
Foto: Agencia Reforma

Nueve meses después de haber renunciado a seguir en un duro combate contra Daniel Jacobs, Julio César Chávez Jr. tuvo un nuevo final accidentado y desafortunado para él en el ring.

Chávez Jr. perdió la noche del viernes en Tijuana en peso semicompleto frente a su compatriota Mario Cázares en una pelea muy sucia de parte de ambos lados que fue detenida a los 41 segundos del sexto round debido a un peligroso corte sobre el párpado izquierdo de Chávez.

El médico de ring decidió que no era buena idea seguir y los tres jueces anotaron en favor de Cázares (57-56, 59-54, 57-56) en un fallo unánime de decisión técnica a pesar de que el púgil de 30 años de edad había sido sancionado con un punto en el segundo round por tirar un cabezazo.

Tras anunciarse la decisión, Chávez Carrasco (51-5-1) se bajó del ring y no aceptó la mano de su oponente, esta vez quizás con justificada razón. Ambos peleadores son originarios de Culiacán.

Cázares, quien tiene récord de 12-0 y que cuando era amateur le ganó a Saúl “Canelo” Álvarez, se dedicó a abrazar a Julio César desde un principio soltando algunos contragolpes cada vez que el hijo de la leyenda se descuidaba.

Tras el incidente del segundo round, un molesto Chávez le tiró un golpe ilegal en corto a Cázares cuando estaban abrazados, el cual estuvo cerca de conectar.

Chávez, quien antes de la pelea había afirmado que aún aspira a volver a ser campeón del mundo, se quejó de otro golpe de cabezas en el tercer asalto, un contacto no demasiado contundente pero que siguió frustrando a “Junior”, de por sí rodeado de preguntas por haber perdido dos de sus anteriores tres peleas y tres de las pasadas seis. El tercer round acabó con lanzamientos largos de ambas partes que no encontraron su destino.

Lo ríspido de las acciones en el Grand Hotel de Tijuana continuó en el round 4 con un nuevo contacto de cabezas que hizo detener las acciones por unos instantes mientras Chávez se reponía. Ese golpe no fue intencional, pero sí causado por el plan de pelea de Cázares de ensuciar el pleito. “Junior” se veía molesto y sufría con la mayor velocidad de su rival.

En el round 5 los peleadores finalmente pusieron distancia de por medio, dejando por el momento los constantes abrazos previos y esto pareció beneficiar a Cázares, más esbelto, rápido y con buena técnica. Chávez perdió mucha actividad al llegar el pleito a su parte media.

Una pesada izquierda de Julio César sacudió a su oponente en el inicio del sexto asalto, pero enseguida el réferi detuvo las acciones para que un médico revisara la cortada que apareció arriba del párpado izquierdo de Chávez.

El doctor decidió que Chávez no debía continuar. Cázares empezó a festejar al creer que había ganado, mientras “Junior” le reclamaba ante la mirada preocupada de su papá, quien antes había peleado contra Jorge Travieso” Arce.

Las repeticiones de televisión mostraron que la cortada posiblemente fue causada por un golpe de derecha y no por un golpe de cabeza, aunque al hacerse el anuncio oficial se dijo que fue por un “cabezazo accidental”.

A sus 34 años de edad y con varios años en declive, Julio César Chávez Jr. vuelve a motivar preguntas sobre si debe colgar los guantes.

TE PUEDE INTERESAR:

“Travieso” hizo enfurecer a Chávez, quien promete ya no tenerle piedad 

“Métete a rehabilitación”: Chávez Jr. se le ve con todo a Óscar de la Hoya

JC Chávez comenta sobre su hijo: “Se desvió cuando empezó a ganar mucho dinero”