Lo que más ayuda a personas en todo el mundo en plena crisis por el COVID-19

Los animales ayudan a mitigar el estrés y sentimientos como la soledad y el miedo, pero esto solo no justifica para tenerlos y se debe ser responsable de susan cuidados durante toda la vida del animal
Lo que más ayuda a personas en todo el mundo en plena crisis por el COVID-19
Es importante mantener una buena ventilación de los espacios para evitar el riesgo de contagio
Foto: Shutterstock

Según un nuevo estudio, las mascotas ayudaron a muchas personas a lidiar con el estrés mental de estar encerrados durante el confinamiento en esta pandemia de coronavirus.

La investigación se llevó a cabo en el Reino Unido y participaron 6,000 personas que estuvieron confinadas entre el 23 de marzo y el 1 de junio. Alrededor del 90% tenía al menos una mascota.

De ellos, más del 90% dijo que su mascota los ayudó a sobrellevar emocionalmente el encierro y el 96% dijo que su mascota los ayudó a mantenerse en forma y activos.

“Los hallazgos de este estudio también demostraron potenciales vínculos entre la salud mental de las personas y los vínculos emocionales que forman con sus mascotas: las medidas de la fuerza del vínculo humano-animal fueron más altas entre las personas que informaron puntajes más bajos en los resultados relacionados con la salud mental al inicio del estudio, “, explicó la autora principal del estudio, Elena Ratschen, profesora de investigación en servicios de salud en la Universidad de York, en Inglaterra.

Las mascotas más comunes fueron los gatos y los perros, seguidos de los pequeños mamíferos y los peces. Pero la fuerza del vínculo humano-mascota no difirió significativamente entre los tipos de mascotas: las personas se sentían tan cercanas a sus cachorros como a sus conejillos de indias, según el estudio publicado el 25 de septiembre en la revista PLOS ONE.

El estudio también encontró que el 68% de los dueños de mascotas mostraron preocupación por cómo el confinamiento y el virus podía afectar a sus mascotas. Las razones incluían restricciones sobre el acceso a la atención veterinaria y el ejercicio, así como la preocupación sobre quién cuidaría a su mascota si se enfermaba.

“Si bien nuestro estudio mostró que tener una mascota puede mitigar algunos de los efectos psicológicos perjudiciales del encierro del COVID-19, es importante comprender que es poco probable que este hallazgo tenga importancia clínica y no justifica ninguna sugerencia de que las personas deberían adquirir mascotas para proteger su salud mental durante la pandemia “, añadió Ratschen en un comunicado de prensa de la universidad.

La interacción más popular con animales que no eran mascotas fue la observación de aves. Casi el 55% de los participantes dijeron que observaron y alimentaron pájaros en su jardín, según el estudio.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados tienen más información sobre la salud mental y cómo afrontar la pandemia de coronavirus.