Pence llegó a Arizona el mismo día que Biden y Harris. Ambas campañas buscan conquistar un estado clave

Demócratas y republicanos intensifican la batalla por ganar los 11 votos electorales del estado

Pence llegó a Arizona el mismo día que Biden y Harris. Ambas campañas buscan conquistar un estado clave
Las encuestas pronostican una ventaja de Biden en Arizona.
Foto: BRENDAN SMIALOWSKI / AFP / Getty Images

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, y su compañera de formula, Kamala Harris, visitaron este jueves por primera vez el estado de Arizona, y lo mismo hizo el vicepresidente Mike Pence, reafirmando el gran interés de ambas campañas presidenciales por obtener una victoria en un estado que podría ser decisivo para determinar quién ganará la Casa Blanca en los comicios del 3 de noviembre.

La presencia de los candidatos demócratas y el vicepresidente republicano en el mismo día intensifica aun más la batalla política por ganar los 11 votos electorales de Arizona.

Durante su visita al estado, Biden y Harris se reunieron con miembros de las tribus indígenas, así como con dueños de pequeños negocios. También se reunieron con la viuda del senador John McCain, la republicana Cindy McCain, quien el mes pasado respaldó la campaña de Biden.

Durante su discurso en Phoenix, Biden aseguró que trabajará para otorgar los fondos necesarios a los pequeños negocios de “papá y mamá” que mantienen a flote la economía de Estados Unidos y que han sido duramente impactados por la pandemia de COVID-19.

Criticó los esfuerzos de la Administración del presidente Donald Trump por terminar con el programa de cuidado médico ObamaCare, asegurando que el mandatario no tiene ningún plan alternativo y eliminará los beneficios para personas con condiciones preexistentes como diabetes o cáncer.

Arizona es un estado tradicionalmente republicano; sin embargo, faltando menos de un mes para las elecciones presidenciales, las encuestas siguen favoreciendo a Biden hasta por cinco puntos, algo que preocupa a la campaña de Trump.

A su llegada a Arizona, Biden reiteró la amenaza que representan los supremacistas blancos y responsabilizó de ello a la retórica de Trump. Sobre todo ahora que se dio a conocer que al menos seis personas fueron arrestadas ayer por conspirar para secuestrar a la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer.

Analistas estiman que Biden podría inclusive perder algunos estados donde actualmente se encuentra prácticamente empatado con Trump, pero si gana Arizona podría ser suficiente para obtener los 270 votos electorales necesarios para ganar la Presidencia.

Por este motivo, durante su discurso en Phoenix, tanto la senadora Harris como el exvicepresidente urgieron a los arizonenses a ser “votantes de primera semana” y votar cuanto antes.

Sin embargo la campaña de Trump no está dispuesta a perder Arizona sin dar la batalla.

Pence visitó hoy el estado por quinta vez en 2020, horas después de su debate con Harris en Utah, clamando victoria y redoblando sus ataques contra Biden.

Durante un evento en la ciudad de Peoria, el vicepresidente aseguró a los presentes que Biden aumentará los impuestos, algo que Harris negó al menos dos veces en el debate del miércoles. El plan de Biden es subirle los impuestos a quienes ganan más de $400,000 dólares al año. Pence añadió que el demócrata recortará los fondos a los departamentos policiacos y promoverá las fronteras abiertas y ciudades “santuario”.

“En los tres años de la Administración Trump se ha logrado mejorar la economía, hemos creado trabajos y se ha asegurado la frontera. En los próximos cuatro años haremos mucho más”, dijo Pence.

Buscando el apoyo de los votantes más conservadores, Pence enfatizó que hasta la fecha se han construido más de 340 millas (544 kilómetros) de muro fronterizo y aseguró que si Trump es reelegido se terminará el muro por completo. Aunque lo cierto es que que la mayor parte del trabajo de la Administración en la frontera ha sido reemplazar el vallado ya existente.

Aseguró que la la jueza conservadora Amy Coney Barrett será ratificada por el Senado para suceder a la difunta Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema de Estados Unidos.

Pence aprovechó nuevamente para criticar a Biden por negarse a responder si los demócratas considerarían ampliar el número de jueces en la Corte Suprema en caso de ganar la Presidencia.

Analistas políticos consideran que Arizona es un estado en transición. En 2010 se convirtió en el epicentro del movimiento en contra del inmigración indocumentada cuando se aprobó la ley estatal SB1070. En 2016, Trump ganó el estado con 3.5 puntos sobre la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

Sin embargo en los últimos años, la llegada de nuevos residentes provenientes de otros estados más liberales y el crecimiento del voto latino parecen estar transformando al estado.

La visita de ambas campañas llega en un momento crucial ya que la votación temprana se inició ayer en Arizona.

La última vez que un candidato presidencial demócrata ganó Arizona fue en 1996, cuando Bill Clinton fue reelegido.

Por María León