Nüshu, el misterioso lenguaje escrito chino que solo conocían las mujeres

Durante siglos, las mujeres en una alejada provincia en China utilizaron este lenguaje para poder comunicarse con sus amigas y familiares mujeres en una sociedad dominada enteramente por hombres

Nüshu, el misterioso lenguaje escrito chino que solo conocían las mujeres
Una mujer dibuja los caracteres de este lenguaje escrito chino exclusivo para las mujeres.
Foto: Condado de Jiangyong

La provincia de Hunan, en el sureste de China, es un complejo rompecabezas de picos de piedras, valles llenos de ríos profundos y campos de arroz.

Las montañas cubren el 80% del territorio de la provincia, dejando aisladas a muchas aldeas que debieron desarrollarse independiente una de la otra.

Y fue aquí, escondido entre pendientes rocosas y villas a la ribera del ríos donde nació el Nüshu: el único sistema de escritura en el mundo que fue creada exclusivamente para ser utilizado por las mujeres.

Nüshu, que significa “escritura para mujeres” en chino, adquirió una gran importancia durante el siglo XIX en el condado de Jiangyong, provincia de Hunan, para darle a las mujeres Han, Yao y Miao que vivían en esta región, la libertad de expresión que no encontraban las comunidades de aquel tiempo.

Algunos expertos creen que este lenguaje fue creado durante la dinastía Song (960-1279) o incluso durante la dínastía Shang, o sea, hace 3,000 años.

El código escrito fue transmitido de las madres campesinas a sus hijas y era practicado entre hermanas y amigas en la sociedad feudal china durante los años cuando a las mujeres se les negaba el acceso a la educación.

Montañas de la provincia de Jiangyong
La región de Jiangyong es famosa por sus pilares rocosos. (Foto: Getty Images)

Muchas de esas mujeres eran analfabetas y para aprender el Nüshu, ellas practicaban copiar el escrito como lo veían. Con el tiempo, Nüshu dio a lugar a una cultura femenina distintiva que existe todavía.

De forma notable, por cientos de años -incluso miles- este forma de escritura permaneció desconocido en las afueras de Jiangyong y el mundo solo lo vino a descubrir en la década de los años 80.

Ahora, unos 16 años después de que murió la última mujer que lo hablaba con fluidez, este lenguaje escrito está viviendo una especie de renacimiento.

Y el centro de ese resurgimiento está ocurriendo en la pequeña localidad de Puwei, que se encuentra rodeada por un río y a la que solo se puede acceder por un puente no muy grande.

Renacer

De acuerdo a Xin Hu, una residente de Puwei, Nüshu fue ampliamente hablado en las cuatros localidades y 18 villas más cercanas a Puwei.

Después de que expertos encontraran a tres personas que podían escribir Nüshu en esta villa de 200 habitantes, Puwei se convirtió en el eje de la investigación para conocer más de este lenguaje.

En 2006, Nüshu fue inscrito en la lista de Patrimonio Nacional Cultural Intangible de China, y un año después, un museo fue creado en la isla de Puwei, donde Xin comenzó a trabajar como una de los siete intérpretes o “receptores” del lenguaje, y le tocó aprender a leer, escribir, cantar y bordar Nüshu.

Zhou Shuoyi
Irónicamente, gran parte de lo que sabemos sobre Nüshu se debe a un hombre, Zhou Shuoyi, que lo tradujo incansablemente y creó el primer diccionario en 2003. (Foto: Getty Images)

Nüshu es una escritura fonética que se lee de derecha a izquierda y que representa una amalgama de cuatro dialectos locales que se hablan en las zonas rurales de Jiangyong.

Cada símbolo representa una sílaba y fue escrito usando ramas de bambú afiladas en las puntas y tinta artesanal que se extraía de los restos quemados que quedaban en el fondo de un wok.

Influenciados por los caracteres chinos, su estilo es tradicionalmente más elongado y curvo, con trazos parecidos a hilos que se inclinan diagonalmente hacia abajo. Y que han sido llamado algunas veces como “escritura del mosquito” por los habitantes de las localidades cercanas por su apariencia.

Nüshu le dio a las mujeres una vía para hacer frente a las duras labores sociales y domésticas y también para mantener una conexión con las amistades que tenían en las distintas localidades.

Estas amigas se bordaban palabras de amistad y felicidad en bufandas, gorros para el frío y cinturones de algodón, y los intercambiaban entre ellas.

Museo de Nüshu
El pequeño pueblo de Puwei ahora alberga un museo dedicado a preservar Nüshu. (Foto: Xin Hu)

A pesar de que Nüshu no se hablaba, las mujeres, en eventos sociales, cantaban y entonaban poemas canciones y poemas que variaban desde rimas infantiles hasta celebraciones de cumpleaños, pasando por remordimientos personales o quejas sobre el matrimonio utilizando frases y expresiones de Nüshu.

Las mujeres más adultas componían a menudo canciones autobiográficas para contarle a sus amigas sobre sus experiencias miserables o para promover la moralidad y sobre cómo ser una buena esposa siendo casta, piadosa y respetuosa.

Además, aunque Nüshu ahora es entendido como una forma de comunicación para las mujeres que no tenían acceso a los privilegios de aprender a leer y escribir en chino, originalmente se cree que fue un código para desafiar la sociedad patriarcal de aquel tiempo.

Historicamente, no fue socialmente aceptable para las mujeres china hablar de forma abierta sobre sus remordimientos, su trabajo duro en el campo o simplemente sus sentimientos de tristeza y duelo.

Por eso Nüshu le dio una salida a las mujeres y les ayudó a crear un vínculo de amistad y apoyo que fue de vital importancia en una sociedad dominada por los hombres.

Las mujeres que crearon este fuerte vínculo se les conoció como “hermanas de juramento” y eran por lo general grupos de tres o cuatro mujeres jóvenes, sin vínculo familiar que estaban unidas por luna amistad sustentada por cartas escritas y cantar canciones en Nüshu entre ellas.

Pintando un abanico
Hoy, Xin es una de las siete “herederas” del idioma y ha aprendido a leer, escribir, cantar y bordar Nüshu. (Foto: Xin Hu)

Mientras eran forzadas a obedecer a los hombres de su familia, las “hermanas de juramento” encontraban algo de alivio en la compañía de sus amigas.

En 2000, una escuela de Nüshu abrió en Puwei, y Xin decidió seguir a su madre y hermana para estudiar en esa escuela.

Ella ahora enseña Nüshu, guía a los visitantes dentro del museo y se ha convertido en el rostro del lenguaje, por lo que ha hecho viajes publicitarios a Europa y Asia.

“Algunos receptores de esa herencia han aprendido de sus abuelas desde que eran jóvenes, como nuestro heredera Nüshu mayor, He Yanxin, que tiene más de 80 años”, explica Xin.

“A la gente le gusta porque cree que esta cultura es única y quiere aprender y entenderla”, agrega.

El florecimiento

Pero la razón detrás del origen y el florecimiento de este lenguaje escrito en China, todavía es un misterio.

“Creo que tiene que ver con una suma de factores que existen en muchos lugares del sur de China: pueblos sin la influencia Han, sinización (el proceso de asimilación de comunidades no étnicamente chinas bajo la influencia china), mucha distancia”, explica Cathy Silber, profesora de chino en el Skidmore College de Nueva York, quien aprendió por primera vez sobre Nüshu en 1986 y ha estado investigando y escribiendo sobre eso desde entonces.

Silber pasó varios meses viviendo con Yi Nianhua, una de las últimas mujeres que sabía escribir el Nüshu, entre 1988 y 1989. Tradujo varias de las obras de Yi al chino estándar y dio varias clases sobre el tema.

Hoy en día, mucho de lo que sabemos de Nüshu es gracias al trabajo del investigador Zhou Shuoyi, quien supo de esta escritura en los años 50 después de que su tía se casó con un hombre que había vivido en una villa donde vivían personas que conocían el Nüshu.

Zhou comenzó a investigar el lenguaje codificado para el Centro Cultural de Jiangyong en 1954, pero la Revolución Cultural de Mao Zedong que llegó en los años 60, convirtió el trabajo de Zhou en blanco por parte de los censores del Estado.

“Fuí reseñado como “capitalista” por el trabajo que había hecho con el lenguaje”, señaló Zhou en una entrevista con el China Daily en 2004.

Cuadernos con Nushu.
Los diarios del “Libro del tercer día” son el lugar donde las novias recién casadas expresarían sus pensamientos más íntimos. (Foto: Xin Hu)

“Quemaron todos mis archivos y me enviaron a un campo de concentración hasta 1979. Pasé 21 años en ese lugar”, señaló.

Como parte de la Revolución, los líderes comunistas de China estaban interesados ​​en erradicar el pasado feudal del país y se denunció a cualquiera que se encontrara usando Nüshu.

Y a medida que las mujeres comenzaron a recibir una educación más formal en la década de 1950, el idioma disminuyó aún más. Pero después de su liberación, Zhou continuó traduciendo el lenguaje incansablemente al chino.

En 2003, un año antes de su muerte y la de última mujer que hablaba con fluidez el Nüshu, Yang Huanyi, Zhou publicó el primer diccionario Nüshu, que ayudó a promover su significancia alrededor del mundo.

Hasta ahora, Zhou ha sido el único hombre que ha podido aprender con profundidad un lenguaje exclusivo de mujeres.

Exhibición

Flanqueado por el río Xiao, el elegante museo y jardón Nüshu exhibe un salón de clases y varios salones de exposiciones.

Videos, pinturas, y exhibiciones adornan los muros del museo, mientras que las clases de bordar y caligrafía dan una oportunidad de conexión cultural.

El museo en sí mismo se ha expandido recientemente y alberga un festival anual de poemas y canciones en Nüshu.

Cada verano, cursos gratuitos de Nüshu son organizados por el museo y cada de las llamadas “herederas” tiene un turno para explicar la historia del lenguaje escrito y mostrar algo de su caligrafía.

Pero Xin explica que Nüshu es muy difícil de replicar.

“Es muy difícil de aprender. Primero, su método de escritura es diferente de los caracteres chinos que utilizamos. Otra dificultad es la pronunciación. Si no hablas el dialecto local, es muy difícil leer o cantar Nüshu”.

Una de los usos más importantes de Nüshu ha venido como resultado de casarse.

Tradicionalmente, después de una boda, la novia deja la casa de sus padres y se muda con su ahora marido. Lo que la hace sentir sola y aislada en su nuevo rol, por lo que Nüshu se ha convertido una forma para que las mujeres expresen su tristeza.

En ese proceso de reacomodo de los recién casados implica la entrega de un Sanzhaoshu o “Libro del tercer día” hecho de tela y entregado a la novia tres días después de su boda.

La madre de la novia sus amigas más cercanas van a expresar sus sentimientos de tristeza y perdida en el libro. Los buenos deseos para el futuro compartido serán grabados en las primeras páginas, las siguientes para el dolor.

Las páginas restantes serán dejadas en blanco para pensamientos que ocurran en el futuro y que sirvan como un diario personal.

Hoy en día, los artefactos originales de Nüshu son raros, ya que muchos fueron destruidos durante la Revolución. Pero en los últimos años se ha visto un aumento de su representación en forma de cine, sinfonía y literatura. Además, las mujeres jóvenes de Jiangyong ahora están aprendiendo el guión en el museo.

Abanico
Se bordaron mensajes codificados en Nüshu entre mujeres en abanicos, bufandas y cinturones de algodón. (Foto: Xin Hu)

Este año se inscribieron 20 estudiantes en un curso de verano, y herederos como Xin han comenzado a impartir clases en línea a través de la popular aplicación china WeChat.

Liming Zhao, un destacado académico en el estudio de Nüshu, impartió recientemente un curso sobre el tema en la Universidad de Tsinghua en Beijing. Según ella, el papel de Nüshu ha evolucionado.

“Desde la muerte de Yang Huanyi, [Nüshu] ha entrado en la era posterior a la caligrafía femenina. No se hereda ni se usa de forma natural, sino que se estudia y se usa deliberadamente para negocios y turismo. Por supuesto, esto también es una especie de conservación y herencia “.

Hoy, Liming cree que Nüshu sigue siendo un medio empoderador para apreciar la belleza y la fuerza de las mujeres.

“[Nüshu] ha completado su misión histórica: una herramienta cultural para las mujeres trabajadoras de clase baja que no tenían derecho a la educación para escribir idiomas”, dijo Liming. “Ahora solo nos deja una hermosa caligrafía, sabiduría y espíritu valiente a las generaciones futuras”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.