La Prop. 21 ‘es mala para la vivienda asequible’

Experto en edificación explica que de aprobarse se construirían menos casas en California

Muchos no saben que hay ayuda para pagar la renta. (Aurelia Ventura/La Opinión)
Muchos no saben que hay ayuda para pagar la renta. (Aurelia Ventura/La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Contenido patrocinado

Dos meses antes de la elección del 3 de noviembre, el gobernador de California, Gavin Newsom, declaró su oposición a la Proposición 21, que permitiría a los gobiernos locales aprobar extremas medidas de control de alquiler en casi todas las viviendas que tienen más de 15 años de antigüedad.

Newsom de opuso de forma casi idéntica a la medida que ya fue derrotada en las urnas en 2018.

“El año pasado, California aprobó una versión histórica del control de alquileres en todo el estado, los límites de alquiler y protecciones para inquilinos más fuertes del país, así como un alivio de desalojo a corto plazo”, dijo el gobernador en un comunicado de prensa.

“Pero con la Proposición 21, como con la Propuesta 10 anterior, se corre el riesgo real de desalentar la disponibilidad de viviendas asequibles en nuestro estado”.

En 2019, Newsom firmó un proyecto de ley que limitó los aumentos de alquiler y requiere que los propietarios proporcionen una “causa justa” para los desalojos.

La medida es considerada como una de las más ambiciosas en la historia de California para los inquilinos.

En 1995, California aprobó la Ley de Viviendas de Alquiler Costa-Hawkins, que limitaba la capacidad de los gobiernos locales para promulgar medidas de control de alquileres.

La Proposición 21 modificaría la ley al permitir el control de la renta en las viviendas de más de 15 años de antigüedad, pero eximiendo a los propietarios que no tengan más de dos propiedades pequeñas.

La medida actual es parecida, aunque más débil que la Proposición 10 de 2018 y que fue rechazada por el 59% de los votantes. Se cree que la Proposición 21 tiene el potencial de aumentar los alquileres y no de disminuirlos.

Tom Bannon, director ejecutivo de la Asociación de Apartamentos de California, concuerda con el gobernador, al afirmar que una amplia coalición de veteranos, defensores de la vivienda asequible, grupos laborales y de derechos civiles se oponen a la Proposición 21 que “empeorará la crisis de viviendas asequibles de California”.

Bannon asegura que, al igual que la Proposición 10 de 2018, la Proposición 21 de 2020 amenaza con recuperar las formas extremas de control de alquileres que proliferaron en la década de 1970.

En el corazón de la moción actual, está una batalla para desmantelar la Ley de Viviendas de Alquiler Costa-Hawkins, la ley de California más vital para los proveedores de viviendas de alquiler.

“Los efectos desatendidos por esta medida son la reducción de la construcción de viviendas asequibles”, dijo a La Opinión, Ron Miller, secretario ejecutivo de los Consejos de Comercio de Edificación y Construcción de los condados de Los Angeles y Orange.

Ron Miller.

“Sabemos que estamos en una crisis de vivienda y los datos muestran una reducción extrema de construcción de unidades de multinivel de hasta el 80% en Santa Mónica, 67% en Berkeley y 31% en San Francisco”.

Dichos porcentajes indican que los desarrolladores no van a construir más viviendas asequibles donde haya legislaciones extremas.

“La mayoría de las personas afectadas serán las minorías”, dijo Miller. “Por eso el gobernador está mirando el asunto con la visión correcta al oponerse a la Proposición 21”.

Contenido patrocinado