¿Es mejor el Plan B? Los suplentes del Barcelona respondieron y aplastaron al Dynamo Kiev

La noche de las oportunidades fue capitalizada por el Barcelona en una visita muy complicada

¿Es mejor el Plan B? Los suplentes del Barcelona respondieron y aplastaron al Dynamo Kiev
Martin Braithwaite, el Rey de la noche con sus dos goles.
Foto: EFE

La noche de las oportunidades fue capitalizada por todo el Barcelona: por Ronald Koeman que tuvo oportunidad de probar jugadores jóvenes, por estos mismos jugadores que -en su mayoría- aprovechó la oportunidad y por los aficionados culés que sienten que  la vida es muy diferente en Champions League.

El Barcelona derrotó 0-4 al Dynamo Kiev y mantuvo el paso perfecto rumbo a los octavos de final de la competencia europea.

Koeman sorprendió desde la convocatoria: fuera Messi y fuera Frenkie de Jong, ambos tocados en el entrenamiento del lunes. No había necesidad de arriesgarles en un partido altamente demandante y que implicaba un viaje largo y desgastante.

Pero la verdadera sorpresa llegó al momento de la alineación titular: ni Antoine Griezmann, ni Ousmane Dembelé, ni Jordi Alba… ¿Con quién iba a jugar el Barcelona?

Koeman aprovechó la cómoda situación en la competencia europea para arrancar con Trincao, Martin Braithwaite, Carlos Aleña y Miralem Pjanic, normalmente suplentes y con pocos minutos; el holandés también debutó a Óscar Mingueza, defensa central y jugador del filial hasta el día de ayer.

Junior Firpo sustituyó a Alba en la lateral izquierda, también fue buena oportunidad para observar al de ascendencia dominicana al que le faltó para impresionar, a falta de Sergio Roberto, Serginho Dest se apoderó de la otra banda en defensa y anotó su histórico primer gol como azulgrana.

Phillipe Coutinho volvió la actividad luego de su lesión y aunque anduvo impreciso hay que decir que es el líder del equipo cuando Messi no está en cancha.

Braithwaite tuvo la noche de su carrera con dos goles para el equipo azulgrana y dejando claro que quizás, lo único que hace falta es verlo jugar más.

A sus 17 años, Pedri no se estaba jugando el puesto, es uno de los inamovibles de Koeman y una vez más demostró que se mueve con la confianza de un veterano aún a su escasa edad y los pocos partidos que apenas tiene en su espalda.

Este es el Barça del futuro, con gran material humano joven que debería ser el que dicte el camino de esta franquicia en una inevitable y pronta etapa post Lionel Messi.