A la alza el robo de salarios durante la pandemia de COVID-19

El condado de Los Ángeles ofrece diferentes programas para ayudarlos a recuperar sueldos robados, y para enfrentar el desempleo

Sin presión, no habrá legalización de trabajadores agrícolas. (Getty Images)
Sin presión, no habrá legalización de trabajadores agrícolas. (Getty Images)
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Durante la pandemia de COVID-19, hemos visto un aumento en el número de trabajadores que laboran por menos del salario mínimo, y aunque tenemos leyes muy buenas para protegerlos, no se atreven a denunciar.

No puedo culparlos. El riesgo es mayor que la recompensa. Por eso es que nos hemos unidos para promover una coalición por una red de seguridad para que los legisladores proporcionen asistencia a los empleados indocumentados, en especial cuando reciben represalias”, dijo Yvonne Medrano, abogada de los Servicios Legales Bet Tzedek durante la videoconferencia “Apoyando a los Trabajadores Esenciales de Los Ángeles en la Pandemia”, organizada por Ethnic Media Services.

Bet Tzedek es una organización no lucrativa que da apoyo gratuito en problemas de desempleo a personas sin hogar, adultos mayores e inmigrantes en el condado de Los Ángeles.

Medrano afirmó que los trabajadores saben que si denuncian una infracción puede que se les despida, y ahora mismo es un riesgo que muchos no quieren correr. “Sería quizá imposible encontrar un empleo. Cuando un trabajador ve algo que le inquieta, su preocupación desaparece ante el miedo de perder el trabajo”.

Explicó que además cuando se presenta una queja puede durar años. “Muchos después de un par de años, abandonan el caso porque no quieren saber nada de un problema que fue traumático. Los empleadores saben esto y se aprovechan”.

Por eso animó a los empleados a que busquen ayuda legal  en la clínica de derechos de los trabajadores de Bet Tzedek, en el 323-939-0506 a la extensión 415.

El robo de salarios afecta sobre todo a los empleados esenciales e inmigrantes./Archivo

Esenciales e inmigrantes

Michael Nobleza, asesor ejecutivo de la Oficina de Asuntos de los Migrantes (OIA) del condado de Los Ángeles, dijo que muchas veces hablamos de los inmigrantes como si fueran distintos de nosotros, pero en el condado, uno de cada tres angelinos son inmigrantes que contribuyen a la economía con 544 millones de dólares en impuestos, y es muy probable que se conviertan en emprendedores. 

“Entre el 40 y 50% de los trabajadores esenciales son inmigrantes, conserjes, trabajan en restaurantes, en la salud, en los almacenes, en la entrega de comida; y durante la pandemia se han puesto en riesgo para que nosotros podamos quedarnos seguros en casa”.

La pandemia, enfatizó, los ha afectado desproporcionadamente. “Las condiciones de trabajo les impiden mantener la distancia social; y en muchos lugares no tienen acceso al equipamiento de protección personal; además muchos viven en viviendas con muchos ocupantes”.

Para los trabajadores esenciales inmigrantes, su salud física viene después de la salud económica de sus familias, dijo.

El problema es que ya desde antes de la pandemia, muchos de ellos tenían problemas para obtener recursos de ayuda. Por eso es que han lanzado una iniciativa para aumentar la conciencia y proteger a los trabajadores inmigrantes; pero también campañas educativas y de alcance para conectar a los trabajadores indocumentados con servicios.

Es muy común el robo de salarios en Los Ángeles. (Foto Aurelia Ventura/La Opinion)

Robo de salarios

Rose Basmadzhyan, jefa del Departamento de Investigación y Enforzamiento del Salario del Departamento del Consumidor y Asuntos de Negocios (DCBA), precisó que proporcionan servicios a empleadores y empleados para garantizar que no haya robo de salarios. 

“Hemos llegado a 2,000 empresas del condado y creado contratos con organizaciones no lucrativas para garantizar que los trabajadores de diferentes grupos étnicos, sujetos a robo de salarios, tengan recursos disponibles”. 

Entre las herramientas del condado destacan las multas que van de $200 hasta $2,000 por día y tienen autoridad para intervenir en acuerdos. “Hemos resuelto ya el robo de salario para 1,500 trabajadores; y más de 3 millones de dólares en dinero se ha recuperado”. 

Dijo que como muchas veces los empleados tienen miedo de quejarse, reciben quejas anónimas contra los empleadores.

La pandemia no nos impide trabajar, así que por favor reporten cualquier infracción. Cuando alguien se queja, investigamos todo el negocio porque si hay un problema con un empleado, existirá con otros, y esas personas no se atreven a denunciarlo”.

¿Cuál es el caso típico de robo de salario?  El empleado llama y dice que recibe el salario mínimo estatal. El empleador puede que no esté consciente del sueldo mínimo de la jurisdicción, pero puede ser intencional.

“Antes y después de la pandemia, los trabajadores tienen miedo de que se revele su identidad, pero nuestra investigación la protege en la medida que lo permita la ley para evitar que no se tomen represalias”. 

Stockton envía la asignación mensual a 125 residentes elegidos de manera aleatoria.
Calworks da ayuda en efectivo a las personas desocupadas mientras se preparan para traajar. (Pexels)

Red de apoyo

Mónica Nguyen, directora del programa GAIN del Departamento de Servicios Sociales Públicos (DPSS),  dijo que debido a la pandemia hay mucho más desempleo de lo normal en el condado de Los Ángeles,  y ellos ofrecen una red de seguridad para quienes han perdido el empleo.

A través del programa de capacitación GAIN ofrecen asistencia temporal para las familias en violencia doméstica, salud mental, abuso de sustancias; y el programa Calworks les provee asistencia financiera y laboral.

Nuestra meta es que las personas superen las barreras que les impiden un trabajo constante y para que sean más competitivos”.

También ofrecen cursos de inglés como segundo idioma y para que obtengan el diploma de secundaria. Les brindan asistencia para el transporte, gastos relacionados con el trabajo como herramientas y libros; y cuidado de niños. 

Para conocer los criterios de elegibilidad, pueden llamar al teléfono del servicio al cliente: 866-613-3777; o bien al 877-292-4246.

“No duden en dirigirse a nosotros para recibir la ayuda que necesiten para pasar por esta crisis”, dijo la funcionaria.