Homenaje luctuoso: Matrimonio de Kobe y Vanessa, un impulso a la unión de dos culturas en Los Ángeles

El legendario basquetbolista de Lakers abrazó la cultura latina y su enlace interracial ayudó a cerrar la brecha entre la comunidad latina y afroamericana a nivel local.

Homenaje luctuoso: Matrimonio de Kobe y Vanessa, un impulso a la unión de dos culturas en Los Ángeles
Kobe y Vanessa Bryant.
Foto: Jed Jacobsohn / Getty Images

El 18 de abril de 2001 Kobe Bryant contrajo matrimonio con una mujer latina, Vanessa Bryant, y, de algún modo contribuyeron a la fusión de las culturas afroamericana e hispana reconocen líderes de derechos civiles y familias interraciales.

“Kobe abrazó la cultura hispana. Hablaba un español casi fluido y reconoció que las celebridades y los atletas afroamericanos pueden crecer y desarrollar amplios intereses interculturales y compromisos con otros grupos étnicos, quienes después de todo, también animan e idolatran a los atletas negros superestrellas”, dijo Earl Ofari Hutchinson, presidente de la Mesa Redonda de Política Urbana de Los Ángeles.

Mural de Kobe Bryant en Los Ángeles.
Mural de Kobe y Gianna Bryant en Los Ángeles.

Kobe tenía 21 años cuando conoció a Vanessa Laine, de 17 años. Ella era una bailarina -mitad mexicana y mitad irlandesa- y participaba en el video musical de Tha Eastsidaz “G’d Up”, salieron y se comprometieron en mayo de 2000. Vanessa cursaba el último año en Marina High School en Huntington Beach.

“Para mí, un matrimonio interracial no es la gran cosa; en mi familia tenemos muchas combinaciones y hay de todo: blancos, negros, asiáticos e hispanos”, añadió Ofari Hutchinson. “Lo importante es que un hombre y una mujer que se aman y se unen en matrimonio, aprendan uno del otro y nadie debería interferir porque esa es una decisión personal”.

Compartir la cultura

Christopher Di Ángelo Hill, de 19 años e hijo de una mujer de origen mexicano, Francis Torres y un padre afroamericano, Christopher Hill, dijo que el matrimonio de Kobe y Vanessa Bryant personalmente le enseñó “mucho de la vida, porque tengo la piel negra, pero siempre he estado con gente mexicana que me mostró las dos culturas y el hecho de que yo podía ser una persona negra y mexicana a la vez”.

Nacido en St. Louis, Missouri, Christopher vivió los primeros años de su vida en una comunidad predominantemente afroamericana, a diferencia de la actualidad.

“Mucha gente me veía como persona negra, pero no sabía que yo era mitad mexicano; de la cultura de mi padre me gustaban las hamburguesas y de mi mamá, los frijoles, las pupusas y los sopes”, dijo. “Por eso, cuando supe que Kobe Bryant se casó con una mexicana supe que eso era chido (bonito), que era algo maravilloso, porque muchas veces cuando la gente tiene mucho dinero no se juntan con la gente morena porque cree que no lo va a aceptar, pero él estaba mucho más dispuesto a ser amable en su trato con los latinos y hasta aprendió nuestro lenguaje y le gustaba nuestra comida”.

Francis, la madre de Christopher e hija de padres mexicanos del estado de Guerrero, comentó que le sorprendió que Kobe Bryant hablara español fluido y que tuviera tres hijas con una mujer de origen mexicano.

“En mi caso, yo me adapté a la cultura de la que era mi esposo y a su forma de comida, donde había muy poco de latino, pero cuando regresamos a California recuperamos el gusto por la birria, el pozole y más”, dijo Francis Torres.

“Yo no sabía mucho de Kobe Bryant y su familia latina, pero cuando vi los reportajes de su vida, me di cuenta de que aparte de ser una gran estrella del basquetbol, hablaba buen español que había aprendido de su esposa y su suegra”.

Vivir la diversidad racial

De acuerdo con una muestra publicada por el Departamento de Investigación de Statista, una empresa de investigación e innovación de datos estadísticos, el número de parejas interraciales, clasificadas por raza y origen latinos en Estados Unidos en 2020 era de 7.3 millones de parejas casadas donde uno de los cónyuges era de origen hispano.

“El legado de Kobe Bryant se refleja desde el momento en que fue expuesto en su vida a diferentes culturas y lenguajes, y a que estuvo más abierto a asimilar las diferencias de estas y, obviamente terminó casándose con una latina”, valoró Robin Toma, Director Ejecutivo de la Comisión de Relaciones Humanas del Condado de Los Ángeles.

“Él entendió que podemos vivir la diversidad racial primero como seres humanos, y aunque su matrimonio no fue ni es el único (interracial), nos mostró la forma en que se promueven actitudes de respeto entre unos y otros en las relaciones de nuestra sociedad”, afirmó Toma.

Kobe Bryant y Vanessa Bryant se casaron en Dana Point, California. A su boda no asistieron los padres del extinto basquetbolista y quíntuple campeón mundial de la NBA con los Lakers de Los Ángeles; tampoco sus hermanas ni sus compañeros de equipo.

Los padres de Bryant se opusieron al matrimonio por varias razones. Primero, porque lo consideraban demasiado joven y, especialmente porque ella no era una mujer afroamericana. El desacuerdo resultó en un período de distanciamiento de más de dos años, que terminó cuando nació la primera hija de la pareja, Natalia Bryant.

Christopher Di Ángelo Hill (d) es hijo de Francis Torres, hija de padres de Guerrero, y Christopher Hill, un afroamericano de St. Louis, Missouri.

“Kobe estableció un alto estándar de excelencia personal en todo lo que se comprometió; nunca puso excusas y nunca dejó que nadie lo superara; además, hizo un esfuerzo máximo por los objetivos que alcanzó para que esa mentalidad de Mamba que Kobe vivió con el ejemplo, ahora es parte de su legado por el que todas las razas pueden intentar vivir”, consideró el activista afroamericano Najee Ali.

Agregó que, “con su matrimonio con Vanessa, quien es latina, ayudó a facilitar las relaciones raciales. Su matrimonio interracial ayudó a cerrar la brecha entre la comunidad latina y afroamericana a nivel local, mundial y ambas razas aprendieron que el amor lo conquista todo. Es por eso que es importante que aprendamos la cultura y el legado que la familia Bryant compartió con sus hijas y el resto del mundo”.

Muertes innecesarias

Las muertes de Kobe Bryant, su hija Gigi y los demás tripulantes del helicóptero que se desplomó el 26 de enero de 2020 “fueron innecesarias”, asegura el experimentado piloto de origen guatemalteco, George Velásquez.

“El accidente pudo haberse prevenido, pero lamentablemente se convirtió en una tragedia innecesaria”, dijo a La Opinión.

Christopher Di Ángelo Hill es activista que participa en luchas de ambos grupos en Los Ángeles. (cortesía)

“Primero, un año después del accidente sabemos que la compañía propietaria del helicóptero no estaba certificada para vuelos que necesitan IMC (Instrumentación de Condiciones Meteorológicas), es decir, aparatos que se requieren para volar entre las nubes, cuando el piloto no tiene visibilidad hacia afuera de la nave”, dijo.

Velásquez añadió que la aeronave, aun siendo “vieja”, “aparentemente estaba bien mantenida “y lo más probables es que el piloto se haya desorientado.

En opinión del experto, el piloto Ara Zobayan “nunca debió haber volado entre la intensa bruma de aquel día, aun cuando hubiera recibido la orden de Kobe; él tenía la responsabilidad de decir que en esas condiciones no era seguro para nadie el vuelo…  El piloto no tomó esa decisión y de ahí vino la tragedia”.

“Cada uno tiene sus monstruos -añadió- y aunque tal vez Kobe no era ese tipo de persona que exigía que las cosas se hicieran a su manera por quien era, el piloto, sabiendo de su poder pensaría quizás que Kobe conseguiría de inmediato que alguien más hiciera ese vuelo, pero al final del día el responsable por la seguridad del vuelo era ese piloto del helicóptero”.

Por lo anterior, expresó que no le extraña que los propietarios de compañías de aeronáutica y sindicatos se hayan unido para “como usualmente lo hacen, lavarse las manos y culpar a quien no está ahí para defenderse, aunque cualquier piloto podría decirle que fue un error haber volado en esas condiciones climatológicas, aun sabiendo que el piloto (Ara Zobayan) estaba bien entrenado, porque no era un aprendiz”.

Christopher Di Ángelo Hill de pequeño con la familia de su madre. (cortesía)

“Pero él también es humano”, afirmó. “Yo creo que aquella mañana entro a las nubes y se desoriento por la falta de visibilidad y empezó a dar una vuelta cerrada a la izquierda, pero lo que uno siente en el cerebro es cómo experimentar o sentir que el helicóptero estaba ascendiendo en esa área montañosa; trataba de ascender lo más rápido posible, pero en esa vuelta se complicó todo, y quizás pensó que iba ascendiendo cuando impactó con el terreno de los cerros”.

Dictamen final en febrero

La Junta Directiva de Seguridad en el Transporte (NTSB) ha dicho que el próximo 9 de febrero determinara la causa del desplome del helicóptero que hace un año se fue a pique en las montañas de Calabasas, donde falleció el legendario Kobe Bryant, su hija Gianna y otros siete tripulantes, incluido el piloto.

Najee Ali es un activista que ha participado en movimientos a favor de los afroamericanos y latinos. (cortesía)

En un reporte preliminar, la NTSB dictaminó fallas mecánicas y del motor del helicóptero Sikorsky S-76B, aunque no ha dado a conocer de manera oficial la causa del accidente ocurrido el 26 de enero de 2020.

De hecho, más de 1,700 páginas de documentos corresponden a la investigación, en los que se han examinado todos los aspectos del trágico accidente, aunque, a juicio de expertos en aeronáutica indican que el piloto Ara Zobayan podría haberse desorientado mientras pilotaba la nave entre peligrosas condiciones de bruma, después de haber despegado del aeropuerto John Wayne, en Irvine, en el condado de Orange, en dirección a Camarillo.

Earl Ofari Hutchinson, presidente de la Mesa Redonda de Política Urbana de Los Ángeles.