Acusan de asesinato al hombre que mató a una persona e hirió a 4 en una clínica de Minnesota

Gregory Ulrich es sospechoso en el tiroteo a varias personas el martes en una clínica de Minnesota, que dejó 1 muerto y 4 heridos

Un tiroteo causó varios heridos en una clínica en Buffalo, Minnesota.
Un tiroteo causó varios heridos en una clínica en Buffalo, Minnesota.
Foto: KEREM YUCEL / AFP / Getty Images

El sospechoso del tiroteo del martes en una clínica de salud en Minnesota, que mató a una persona e hirió a otras cuatro fue acusado de asesinato, entre otros delitos, el jueves.

En una denuncia penal que detalla el espantoso ataque ocurrido en una clínica de la ciudad de Buffalo, al noroeste de Minneapolis, las autoridades dijeron que Gregory Ulrich, de 67 años, también detonó dos artefactos explosivos.

Ulrich fue acusado de asesinato en segundo grado, cuatro intentos de asesinato y una acusación por cada uso de un artefacto explosivo y por portar una pistola sin un permiso, reportó CBS News.

Según la denuncia penal, Ulrich ingresó a la clínica poco antes de las 11 a.m., sacó una pistola semiautomática y comenzó a amenazar al personal. Luego presuntamente ingresó al área de recepción y disparó a dos víctimas, antes de trasladarse al interior de la clínica y disparar a tres más.

Las primeras cuatro víctimas de los disparos sobrevivieron. Pero la víctima final, que fue alcanzada por una bala que le atravesó el hígado y la columna vertebral, murió más tarde a causa de sus heridas, según la denuncia.

Más tarde, la clínica de salud Allina Health donde ocurrió el ataque, identificó a la víctima como Lindsay Overbay, una asistente médica de 37 años que había trabajado allí desde noviembre de 2018.

“La víctima era una madre, una esposa, una hija, una hermana”, dijo el fiscal del condado de Wright, Brian Lutes, durante una conferencia de prensa matutina. “Se fue a trabajar y no volvió a casa debido a la violencia con armas sin sentido infligida por Gregory Ulrich”.

Ulrich también está acusado de detonar dos bombas en el edificio, una cerca de la entrada y otra en el interior de la clínica. Los investigadores encontraron un tercer explosivo sin detonar cerca de su maletín, que consistía en pólvora negra en un pequeño cilindro, según la denuncia.

A las 10:58 a.m. del martes, Ulrich llamó al 911 y le dijo a la policía que se rendiría, según la denuncia.

La policía dijo que lo encontraron acostado boca abajo en la entrada de la clínica con los brazos extendidos. Cuando fue registrado por la policía, supuestamente llevaba dos cargadores, municiones y dos cigarrillos de marihuana, y una búsqueda preliminar de su teléfono supuestamente reveló un “mensaje de video incoherente que aludía a un incidente en la clínica”.

“Gregory Ulrich fue a la clínica Allina sabiendo que iba a disparar a esa clínica. Gregory Ulrich fue a esa clínica sabiendo que iba a hacer explotar bombas en la clínica. Hizo precisamente eso, hiriendo cobardemente a personas inocentes, una de ellas fatalmente, “Dijo Lutes.

El jefe de policía de Buffalo, Pat Budke, dijo anteriormente que creía que Ulrich atacó las instalaciones porque no estaba satisfecho con la atención que había recibido.

Según un informe policial obtenido por The Associated Press, Ulrich había amenazado previamente con llevar a cabo un tiroteo en las instalaciones.