Carolina del Sur agregaría un pelotón de fusilamiento a las opciones de ejecución

El proyecto de ley obligaría a los condenados a muerte a elegir entre la silla eléctrica y el pelotón de fusilamiento

Carolina del Sur agregaría un pelotón de fusilamiento a las opciones de ejecución
La foto muestra una silla eléctrica y una camilla en el Centro Correccional del Sur de Ohio.
Foto: Mike Simons / Getty Images

Los senadores estatales de Carolina del Sur votaron el martes para aprobar un proyecto de ley diseñado para reiniciar las ejecuciones en el estado, agregando un pelotón de fusilamiento o la electrocución como opciones, si no se dispone de drogas de inyección letal.

La noticia reportada por CBS News llega después de una pausa de casi 10 años en las ejecuciones en el estado.

Si bien la pena de muerte es legal en Carolina del Sur, donde hay 37 personas condenadas a muerte, el estado no ha podido comprar los medicamentos necesarios para llevar a cabo ejecuciones por inyección letal. Este proyecto de ley obligaría a las personas condenadas a muerte a elegir entre la silla eléctrica y un pelotón de fusilamiento si no se dispusiera de drogas inyectables letales.

Los senadores aprobaron el proyecto de ley con 32 votos contra 11 el martes.

El proyecto de ley ahora se someterá a una votación de rutina antes de que pueda aprobarse en el Senado y pasar a la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, para su consideración.

En una declaración a CBS News, un portavoz del gobernador Henry McMaster dijo que “con orgullo” firmaría esta legislación para convertirla en ley.

Opciones para la pena de muerte

El proyecto de ley de ejecuciones en el estado, presentado por legisladores republicanos, se redactó por primera vez para requerir la silla eléctrica como la única opción si la inyección letal no estaba disponible, pero un demócrata, el senador Dick Harpootlian, ayudó a introducir una enmienda que también permitiría a los presos elegir la muerte por pelotón de fusilamiento. que algunos ven como una ejecución más humana que la silla eléctrica.

El senador Karl Allen, un demócrata que se opuso al proyecto de ley, advirtió contra la reanudación de las ejecuciones, citando disparidades raciales entre los condenados a muerte. De las 282 personas que han sido ejecutadas en Carolina del Sur desde 1912, 208 eran negras, según el Departamento Correccional de Carolina del Sur.