Científicos encontraron un vertedero masivo de químicos tóxicos como DDT en la costa de Los Ángeles

Los científicos han confirmado la existencia de un vertedero tóxico masivo en el océano. entre Long Beach y la isla Catalina

Científicos encontraron un vertedero masivo de químicos tóxicos como DDT en la costa de Los Ángeles
La limpieza y procesamiento de productos químicos tóxicos es costosa.
Foto: VIKTOR DRACHEV / AFP / Getty Images

A solo 10 millas de la costa de Los Ángeles acecha un desastre ambiental que está ocurriendo desde más de 70 años, del que pocos han oído hablar, hasta ahora, gracias a la investigación de un científico marino de la Universidad de California llamado David Valentine, reportó CBS News.

Trabajando con poco más que rumores y una corazonada, la curiosidad lo guió a 3,000 pies debajo de la superficie del océano. Unas pocas horas de investigación y un sumergible robótico autónomo desenterraron lo que había estado oculto desde la década de 1940: innumerables barriles de desechos tóxicos, mezclados con DDT, que cubrían el fondo del océano entre Long Beach y la isla Catalina.

El hecho de que su cámara subacuática haya detectado inmediatamente docenas de barriles en descomposición en lo que de otro modo sería un suelo marino árido y desértico, dice Valentine, es evidencia de que la cantidad de barriles probablemente sea inmensa.

La sospecha y la búsqueda

Los rumores de un vertedero de productos químicos masivo cerca de la costa de California han persistido en la comunidad científica durante al menos 30 años, pero no fue hasta hace poco que los científicos locales confirmaron la existencia de este enorme vertedero de productos químicos tóxicos en las aguas del sur de California.

“Es un sentimiento de – ¿cómo es que nadie sabe esto? ¿Cómo es que somos las primeras personas en ver esto con nuestros ojos? ” dijo el profesor de UC Santa Bárbara, el Dr. David Valentine.

Entre 2011 y 2013, el profesor y su equipo, en su propio tiempo, usaron una cámara conectada a un vehículo autónomo para rastrear el fondo del océano, a 3,000 pies de profundidad, entre Long Beach y Catalina Island. Lo que encontraron fue repugnante, literal y figurativamente.

“Estamos hablando de cien mil, cientos de miles de barriles de desechos industriales, muchos de ellos tóxicos, que simplemente tiramos allí porque era fácil”, dijo Valentine.

El Instituto de Oceanografía Scripps comenzó el mes pasado a inspeccionar 35,000 acres de suelo oceánico, incluido el sitio de Valentine. El recuento continúa, pero los investigadores han descrito los hallazgos hasta ahora como “abrumadores”.

En busca del culpable

Desde entonces, el equipo de Valentine ha estado reconstruyendo cómo este sitio marino llegó a convertirse en el vertedero de desechos tóxicos. 

Los científicos sospechan que pudo ser un segundo vertedero de Montrose Chemical Corp.

Montrose Chemical Corporation fue el mayor fabricante de DDT de Estados Unidos y estaba ubicado en la ciudad de Torrance, en el sur de California. Desde 1947 hasta 1982, Montrose fabricó y distribuyó DDT en todo el mundo. Al hacerlo, también se produjo una mezcla de subproductos de lodos tóxicos compuestos de petroquímicos, DDT y PCB.

Una batalla legal ocurrida hace años hace años descubrió que la compañía de Torrance vertió millones de libras de DDT en las alcantarillas del condado desde los años 40 hasta los 70.

También devastó un área de 34 millas cuadradas en la costa de Palos Verdes que luego fue designada como un sitio de limpieza Superfund.

El resto de los desechos se dispuso en barriles que se cargaron en barcazas y se transportaron a 10 o 15 millas de la costa hasta los vertederos de desechos frente a la isla Catalina y se arrojaron al océano.

Envenenamiento de la fauna marina

Los seres humanos no pueden contaminarse con DDT al nadar o surfear, dicen los científicos. Pero la principal preocupación sobre el vertedero submarino es cómo los barriles están afectando a los animales y al ecosistema y cómo manejarlo o limpiarlo.

Valentine había publicado sus nuevos hallazgos el año pasado, asombrando a residentes y líderes estatales. Pero la noticia puede ayudar a los biólogos a comprender los altos niveles de DDT en los leones marinos de California y su sorprendente tasa de cáncer, que dicen que es poco común en los animales salvajes.

“Aproximadamente el 25% de los adultos, subadultos, tienen cáncer y ese es un número extremadamente alarmante”, dijo a CBS 2 la Dra. Cara Field, veterinaria del Centro de Mamíferos Marinos. “Dada la tasa muy alta y lo anormal que es, es realmente importante que entendamos qué está impulsando esta enfermedad en estos animales”.

La historia del DDT

El DDT químico se inventó en 1939 y se usó durante la Segunda Guerra Mundial como pesticida que ayudaba a proteger a las tropas de enfermedades transmitidas por insectos como la malaria. Después de la guerra, la producción de la sustancia química se incrementó y se usó de manera rutinaria en la fumigación de cultivos, e incluso en playas abarrotadas, para eliminar plagas como los mosquitos.

En la década de 1960, se descubrió que el DDT era tóxico.

La ingestión de alimentos mezclados con DDT se acumula dentro de los tejidos de los animales e incluso de los seres humanos, lo que produce efectos secundarios dañinos, con el tiempo. La EPA ahora lo llama un “probable carcinógeno humano”.

En 1972, cuando el gobierno de Estados Unidos comenzó a tomarse en serio la contaminación ambiental con la Ley de Aire Limpio, el DDT fue prohibido en Estados Unidos.