Los Ángeles planea enviar $1,000 a 2,000 familias, que no tendrán que justificar en qué los gastan

El alcalde Eric Garcetti anunció el programa del Ingreso Básico Garantizado, que destinará $24 millones de dólares en un año a familias empobrecidas de la ciudad

El ingreso básico garantizaría que las familias tengan una mejor alimentación, señala el alcalde.
El ingreso básico garantizaría que las familias tengan una mejor alimentación, señala el alcalde.
Foto: ROBYN BECK / AFP / Getty Images

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, incluyó en sus presupuestos locales una partida de $24 millones de dólares para el Ingreso Básico Garantizado, un programa piloto que enviaría durante un año $1,000 dólares a 2,000 familias angelinas y que ya se ha implementado en ciudades como Stockton y Compton, entre otras.

Si el concejo municipal de la ciudad de Los Ángeles aprueba el programa, las familias que lo reciban no estarán obligadas a gastar su dinero de una manera determinada ni tendrán que dar explicaciones, según informó la oficina del alcalde.

“Este año, Los Ángeles lanzará el mayor [proyecto] piloto del Ingreso Mínimo Garantizado de cualquier ciudad de Estados Unidos”, escribió Garcetti en Twitter tras anunciar el programa en su discurso del estado de la ciudad. “Dará $1,000 dólares al mes a 2,000 familias en un año entero, sin preguntar nada, allá donde haya pobreza en nuestra ciudad”, explicó.

Cuando das dinero a la gente que es pobre, se obtienen mejores resultados”, dijo el alcalde. “Cubre el cuidado de niños. Pone comida en la mesa. Conduce a más graduaciones de la escuela secundaria y mejores exámenes médicos”, explicó.

El Ayuntamiento de Los Ángeles ya ha revelado planes de destinar más de $11 millones de dólares del presupuesto del Departamento de Policía de Los Ángeles a programas como este en el sur de Los Ángeles y en el Valle de San Fernando, según informa Los Angeles Times.

En el distrito del sur de la ciudad, que representa el concejal Curren Price, un programa de un año enviará $1,000 dólares al mes a 500 familias encabezadas por padres o madres solteras. Se espera que el programa se lance este mismo verano.

Otros programas similares se están ultimando en distritos que representan el concejal Marqueece Harris-Dawson, la presidenta del consejo Nury Martinez y el concejal Mark Ridley-Thomas.

Un portavoz de la oficina de Garcetti dijo al Times que el programa de $24 millones de dólares tendrá implantación en toda la ciudad y se sumará a los ya existentes, en ningún caso los sustituirá.

La experiencia del proyecto piloto de Stockton

Stockton se convirtió en pionera cuando lanzó en febrero de 2019 su proyecto piloto para enviar aleatoriamente $500 dólares mensuales a 125 residentes mayores de 18 años y con ingresos anuales inferiores a $46,000 dólares. Al igual que en el caso planteado para Los Ángeles, estas personas no tuvieron que justificar en qué gastan su dinero.

El proyecto, que estaba previsto que durara 18 meses, se extendió por un total 24 meses gracias a una aportación filantrópica y estuvo vigente hasta el pasado mes de enero de 2021.

Un estudio del primer año de funcionamiento de la iniciativa demostró que el ingreso básico mejoró considerablemente las perspectivas laborales, la estabilidad financiera y el bienestar general de los participantes. El análisis concluyó también que los $500 dólares mensuales aumentó los trabajos a tiempo completo entre los participantes.

Michael Tubbs, entonces alcalde de la ciudad, insistió desde su llegada a la alcaldía en trabajar en este sentido y consiguió que se aplicara. Tubbs aplaude ahora la decisión de Garcetti ya que considera que el líder angelino dará un gran impulso al movimiento por el Ingreso Básico Garantizado.

“El alcalde de Los Ángeles está llamado a ejecutar el programa de ingresos garantizados más grande del país”, escribió en una publicación de Twitter en la que también etiquetó a la cuenta de Alcaldes por un Ingreso Garantizado.

Otras ciudades californianas con Ingreso Básico Garantizado

Compton, donde un 68% de la población es latina, siguió los pasos de Stockton y en otoño del año pasado lanzó el proyecto piloto que enviará durante dos años $500 dólares mensuales a 800 familias de bajos ingresos. Los pagos son también continuos y sin condiciones y las autoridades locales lo consideran un complemento al sistema social y no un reemplazo.

En San Diego se está gestando un programa similar para tratar de sacar de la pobreza a familias elegidas al azar. No habrá condiciones para los participantes ni tendrán que justificar en qué gastan el dinero. No incluir condiciones ayuda a “ubicar de verdad a las familias en un lugar financieramente estable“, opina Erin Hogeboom, directora de “San Diego para todos los niños”. Esta organización sin ánimo de lucro está ahora tratando de encontrar los $1.8 millones de dólares que necesita para financiar el programa y trabajando en la logística y los requisitos de los participantes.