Muere el asesino hispano Michael Hernández en una prisión de Florida

En el 2004, con 14 años, mató a un compañero de la escuela secundaria en Miami

Muere el asesino hispano Michael Hernández en una prisión de Florida
Michael Hernández volvió a ser sentenciado en 2016 a cadena perpetua.
Foto: POOL / Cortesía

MIAMI – Un asesinato que conmocionó a la comunidad del sur de la Florida hace 17 años ha vuelto a ser actualidad después de que el asesino, un hispano que cumplía cadena perpetua, muriera en una prisión del estado.

El asesino, Michael Hernández, tenía 14 años en 2004 cuando él llevó a un compañero de clase, Jaime Gough, a un baño de la escuela Southwood Middle School. Ahí lo apuñaló más de 40 veces y le cortó la garganta.

Te puede interesar: Una mujer de Miami se hizo pasar por médico para robar a una anciana de 79 años

Hernández dijo a la policía que guardó el cuchillo en un compartimento oculto de su mochila y que luego se dirigió a su clase. Tras el juicio, el autor fue declarado culpable de asesisato en primer grado en 2008 y posteriormente condenado a cadena perpetua.

Los padres de la víctima, al conocer la noticia del fallecimiento del asesino de su hijo, aseguraron que no se alegraban de su muerte, a pesar del duro trance por el que tuvieron que pasar.

“No lo esperábamos. No queremos ver a nadie morir de esa manera. Aunque pasamos por lo que pasamos, no nos alegró saber que Michael Hernández estaba muerto en la cárcel”, declaró el padre de Jaime, Jorge Gough, en unas declaraciones recogidas por WPLG.

Te puede interesar: Un masajista del popular hotel Fontainebleau de Miami Beach acusado de agresión sexual a una clienta

La Fiscalía del Estado en el condado de Miami-Dade, encargada de procesar el caso, también reaccionó a la noticia. “El brutal asesinato de Jaime Gough puso fin a una vida joven y prometedora y marcó para siempre a su familia. Para ellos, esta noticia aún debe desgarrarles el corazón”, decía Katherine Fernández Rudle, fiscal del Estado del condado de Miami-Dade.

Hernández volvió a recibir una nueva sentencia después de que la Corte Suprema prohibiera la cadena perpetua para menores condenados por asesinato. En 2016, cuando se volvió a procesar su caso, un juez descubrió pruebas que evidenciaban que Mike Hernández tenía un gran interés por los asesinatos en serie.

En ese momento, fue enviado de nuevo a una prisión. Los documentos oficiales revelan que el joven de 31 años murió en la Institución Correccional de Columbia, a poca distancia de Jacksonville. Sin embargo, no se han dado a conocer más detalles sobre las causas de su muerte.