Operación “Rompeolas”: cómo la DEA va a detener la inundación de fentanilo mexicano en EE.UU.

El Proyecto "Wave Breaker" se dirige a interrumpir el flujo de fentanilo, principalmente desde México a Estados Unidos

Operación “Rompeolas”: cómo la DEA va a detener la inundación de fentanilo mexicano en EE.UU.
Fentanilo pastillas
Foto: Agencia Reforma

La Administración de Control de Drogas (DEA) anunció una nueva iniciativa, el Proyecto Rompeolas (Wave Breaker en inglés), para interrumpir el flujo del mortal fentanilo hacia Estados Unidos.

El Proyecto Wave Breaker se dirigirá a las áreas de más impacto para interrumpir el flujo de fentanilo en Estados Unidos y empleará inteligencia analítica para frenar las actividades de organizaciones criminales transnacionales mexicanas, como el Cártel de Sinaloa, que es el principal proveedor y distribuidor de fentanilo y otras drogas en todo el país.

La oficina de la Agencia Antidrogas (DEA) en Chicago coordinará este nuevo esfuerzo de Estados Unidos para interrumpir el flujo de fentanilo proveniente de México, que ha causado decenas de miles de muertos por sobredosis en el país.

“Si bien un importante punto de entrada para el fentanilo es la frontera suroeste, los cárteles están esparciendo su veneno en las comunidades de todo el país”, dijo en un comunicado el administrador interino de la DEA, D. Christopher Evans.

“A través de esta iniciativa, estamos abordando una amenaza muy real para la salud pública, la seguridad pública y la seguridad nacional, identificando las redes a nivel de calle más atroces en nuestras comunidades y abriéndonos camino a lo largo de la cadena de suministro”, agregó Evans.

El agente especial a cargo de la División de la DEA en Chicago, Robert J. Bell, dijo que “Rompeolas” involucra a Chicago y a otras diez divisiones de la DEA como Nueva York, San Diego, Los Ángeles, Detroit o El Paso, a las que se les atribuye el 85 % de los opioides sintéticos incautados por la agencia en 2020.

Según el comunicado, los cárteles mexicanos, en particular el Cártel de Sinaloa, han capitalizado la epidemia de opioides y el uso indebido de medicamentos recetados en Estados Unidos, inundando comunidades con fentanilo ilícito y aumentando las tasas de muertes por sobredosis.

Según los datos provisionales de los CDC publicados más recientemente, más de 87,200 personas murieron por una sobredosis el año pasado, lo que marca la mayor cantidad de muertes por sobredosis jamás registrada en un período de 12 meses.

Las muertes relacionadas con opioides sintéticos aumentaron casi 53 % durante el mismo período de 12 meses que finalizó el 30 de septiembre de 2020.

“Rompeolas tiene como objetivo reducir la cantidad de fentanilo que atraviesa la frontera suroeste, reducir el crimen y la violencia asociados con el tráfico de drogas y, en última instancia, salvar vidas al reducir la demanda de fentanilo ilícito”, expresó la DEA.

Datos de la DEA sobre el fentanilo

El fentanilo es un opioide sintético que es aproximadamente 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más potente que la morfina.

De las píldoras falsificadas probadas en los laboratorios de la DEA, una de cada cuatro píldoras elaboradas con fentanilo contenía una dosis potencialmente letal.

Un kilogramo de fentanilo puede contener 500,000 dosis potencialmente letales. El año pasado, las once divisiones que participaron en el Proyecto Wave Breaker incautaron un total combinado de 2,316 kilogramos de fentanilo (más de mil millones de dosis potencialmente letales).

La incautación de píldoras con fentanilo a lo largo de la frontera suroeste aumentó más del 89 % desde enero de 2019 hasta diciembre de 2020.

A menos que un medicamento sea recetado por un profesional médico autorizado y dispensado por una farmacia legítima, no puede saber si es falso o legítimo. Y sin pruebas de laboratorio, no hay forma de saber la cantidad de fentanilo en una píldora individual o cuánto se pudo haber agregado a otro medicamento. Esto es especialmente peligroso debido a la potencia del fentanilo.