‘Este es el año para ganar una reforma migratoria’, dice soñadora tras reunirse con Biden

Esta beneficiaria de DACA estuvo entre los seis dreamers que se reunieron el 14 de mayo con el presidente de EE UU en la Casa Blanca

Leydy Rangel confía en que este año los dreamers puedan obtener un camino a la ciudadanía. (Cortesía Leydy Rangel)
Leydy Rangel confía en que este año los dreamers puedan obtener un camino a la ciudadanía. (Cortesía Leydy Rangel)
Foto: Cortesía

Leydy Rangel, una joven dreamer quien creció en los campos de California al lado de sus padres yendo de cosecha en cosecha, fue una de las seis beneficiarias de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) que se reunió con el presidente Biden en la Casa Blanca. 

“Fue una reunión muy emotiva para pedirle al presidente que necesitamos una reforma migratoria para los campesinos, los dreamers y los beneficiarios del TPS (Estatus de Protección Temporal)”, dijo Rangel.

“El presidente entendió que este país es el único hogar que los beneficiarios de DACA conocemos, pero también se necesita para los campesinos que son quienes cosechan la comida que todos disfrutan”.

Leydy llevó la voz de más de 700,000 beneficiarios de DACA y de los campesinos, ya que es hija de trabajadores agrícolas.

Seis dreamers se reunieron con el presidente Biden. (Cortesía Leydy Rangel)

Ella nació en Mexicali, México, pero a los 8 años de edad, sus padres la trajeron al Valle de Coachella.

“Ellos son trabajadores del campo. Yo pasé varios veranos e inviernos, ayudándoles en la pisca, la poda y el empaque de la uva de mesa, y en la cosecha de chile. Nos movíamos a trabajar del Valle de Coachella al Valle Central”, recuerda. 

Fueron sus padres campesinos quienes la impulsaron a ir a la universidad. “Querían otra vida para sus hijos. Yo siempre los recuerdo llegar cansados y rendidos después del trabajo en el campo, que además es muy mal pagado”.

Esta joven dreamer siempre supo que ella no tenía un estatus migratorio en el. “DACA cambió mi vida. Nos dio libertad para ya no vivir en las sombras y tener un trabajo, pero de todos modos siempre hay miedo. Nunca se va y no se va a ir hasta que no tengamos documentos porque aún con un permiso para trabajar, nunca sabemos qué puede pasar”.

En 2012 se benefició con el DACA y en 2017 se graduó de California State Polytechnic University en Pomona de la carrera de periodismo. Fue la primera en graduarse de su familia.

Actualmente trabaja como especialista en comunicaciones de la UFW Foundation, una organización no lucrativa que empodera y aboga por los inmigrantes, trabajadores del campo y los latinos en los niveles locales y nacionales; y es la más grande proveedora de servicios legales en el área rural de California.

“Después de todos los ataques e insultos que la gente indocumentada recibió bajo la presidencia de Trump, este es el año para ganar una reforma migratoria. Estamos en el mejor momento hacia una legalización y el Congreso debe actuar y pasar los pedazos legislativos que lleven a campesinos, dreamers, trabajadores esenciales y TPSianos hacia un camino a la ciudadanía”.

Leydy Rangel, la única dreamer del sur de California que estuvo en la reunión con Biden. (Cortesía Leydy Rangel)

Rangel regresó contenta a California tras la reunión con Biden. “Estaba programada para realizarse en 45 minutos, pero duró una hora y media. Cada uno de los DACA que fuimos, tuvimos la oportunidad de contarle al presidente nuestra historia. Él nos dijo que está con nosotros, lo cual es una señal de que la Casa Blanca bajo esta administración, nos apoya en la lucha por ganar una legalización. Estoy muy motivada”.

Ahora lo que urge, dice, es que el Senado apruebe el Acta de Modernización del Trabajo Agrícola para legalizar a los trabajadores del campo. “Son más de un millón de campesinos. El Senado tiene que cumplirles porque cuando ellos están cultivando los alimentos nunca piensan si son para los demócratas o republicanos. Esta ley fue aprobada por republicanos y demócratas en la Cámara de Representantes en marzo; y las encuestas indican que la gran mayoría de los votantes en el país han dicho que la reforma migratoria es una prioridad”.

En el grupo de dreamers de todo el país que se reunió con Biden, estuvieron además de Rangel, María Praeli, quien vino de Perú a Estados Unidos a los cinco años cuando su hermana buscaba tratamiento médico después de un accidente de auto.

También estuvo Astou Thiane, nacido en Senegal y quien se ha convertido en un defensor de la educación para los estudiantes indocumentados. Esmeralda Tovar Mora, estudiante de enfermería fue llevada por sus padres de México a Kansas cuanto tenía 18 meses de edad. Karen Reyes vino a los 2 años a EE UU. En la actualidad es una especialista en la educación para personas sordas y trabaja con niños de kinder. Jirayut “New” Latthivongskorn llegó de Tailandia a esta nación a los 9 años.

Después de la reunión, Jen Psaki, vocero de la Casa Blanca dijo que el presidente cree que los beneficiarios de DACA son parte de la historia de EE UU y de la estructura de los que somos como país.

Rangel dijo que en el afán de sensibilizar y presionar a los legisladores sobre la importancia de una reforma migratoria, seguirán visitándolos en Washington para que conozcan sus historias.