Conductores de Uber e Instacart piden que se les cumpla con el seguro médico

Trabajadores de viaje compartido y servicios de envío de comida denuncian trabas para obtener la cobertura prometida tras la Prop. 22

Conductores de Uber e  Instacart  piden que se les cumpla con el seguro médico
Decenas de conductores protestaron contra las compañías de servicios por aplicaciones. (Jacqueline García/La Opinión)
Foto: (Jacqueline García/La Opinión) / Impremedia

Decenas de conductores de Uber, DoorDash, Instacart y otras aplicaciones protestaron simultáneamente este martes en Los Ángeles y San Francisco para pedir a los dueños de estas compañías que cumplan con las promesas de la Proposición 22.

La medida, aprobada a finales de 2020, permite a las empresas de aplicaciones de viajes compartidos y entregas de comida clasificar a sus conductores como contratistas independientes.

Como resultado los conductores no tendrían los beneficios obligatorios que reciben empleados regulares como tiempo extra y días pagados por enfermedad o desempleo. A cambio estas compañías ofrecieron, entre otros beneficios, un estipendio de seguro médico para trabajadores que conducen más de 15 horas a la semana.

Pero hasta el momento muchos de los conductores dijeron sentirse engañados. Algunos dijeron tener facturas médicas que no han logrado pagar por no tener los medios.

Ana Barragán, conductora de Uber desde hace tres años, dijo que inicialmente trabajaba hasta 50 o 60 horas a la semana pero en los últimos meses rebajó a 30 horas o menos cada siete días ya que tiene problemas de ciática y estrés que le impiden estar sentada por largo tiempo.

“Esto me ocasiona dolor de la cintura bajando a la cadera y llegando a la pierna, la rodilla y terminando en la planta del pie”, expresó la mujer quien solo puede trabajar periodos de tres horas y debe tomar un descanso.

“Pero la falta de un seguro médico no me permite tomar fisioterapia”, indicó la conductora de 53 años de edad.

Añadió que no califica para Medical porque sobrepasa los límites de ingresos pero que cuando intentó solicitar un seguro por su cuenta el costo era de $723 al mes.

“Esto fue sumando la ayuda que [las compañías] según nos van a dar”, dijo Barragán.

Luz Laguna es otra conductora que llegó ayer a la caravana acompañada de su hijo de 4 años. Ha trabajado para Uber por tres años y usualmente maneja cerca de 40 horas a la semana.

“Hemos tratado de hacer las horas a la semana que ellos [la empresa] piden para calificar, tenemos que seguir ese ritmo por tres meses, pero cuando aplicamos nos rechazan la solicitud”, indicó Laguna, quien tiene dos hijos menores de 18 años.

Dijo que cuando Uber se enteró que ella tenía Medical no le quisieron cambiar el seguro médico a uno privado.

“Cuando ellos pusieron la Proposición 22 en la mesa no especificaron que iban a rechazar a los que tenían el plan de Medical”, expresó.

“Hoy exigimos que cada conductor que califique con el promedio de horas trabajadas pueda recibir un estipendio para poder pagar un seguro médico y que sea dado sin tantas trabas”, añadió.

Ana Barragán tiene problemas para acceder a un seguro médico. (Jacqueline García/La Opinión)

La manifestación ocurre en un momento en que Uber se está enfrentando a un informe que detalla sus esfuerzos extremos para ocultar su rentabilidad y protegerse de sus obligaciones fiscales.

Business Insider reveló que Uber reportó $5,800 millones en ingresos globales en 2019 —excluyendo a Estados Unidos y China— pero reclamó una pérdida de $4,500 millones a efectos fiscales.

Activistas afirman que estas plataformas que emplean a conductores han creado barreras para acceder al estipendio de atención médica que no están estipuladas en la Proposición 22.

Los conductores también informan de una confusión masiva con respecto al beneficio de atención médica: el 66% informa que sus empleadores no les han proporcionado suficiente información sobre cómo solicitar el estipendio y el 60% dijo que no se les ha dado la información adecuada sobre qué conductores son elegibles.

Una encuesta estatal del Tulchin Research detalla las circunstancias extremas y precarias en las que se encuentran los trabajadores de esta rama y que el 86% de los conductores encuestados no son elegibles para el estipendio de atención médica de la Proposición 22.

El 29% informó que no tiene seguro médico y el 31% confía en Medical para cobertura de salud.

Luz Laguna es conductora de Uber. (Jacqueline García/La Opinión)

Trabajadores ya tienen seguro médico

En respuesta a las acusaciones Uber publicó hace poco una encuesta que demostró que el 89% de los conductores revelaron tener ya seguro médico de otra fuente, mientras que el 14% calificó y se inscribió para recibir pagos de contribuciones de atención médica de la Proposición 22.

“El objetivo del estipendio de atención médica es brindarles a los conductores y repartidores que aún no tienen seguro médico un camino para acceder a la cobertura”, dijo Uber en un comunicado.

“Las encuestas a conductores y repartidores de Uber muestran que la gran mayoría ya tiene cobertura de seguro médico de otro empleador, cónyuge, servicio previo o alguna otra fuente”.

Doordash dijo que desde la aprobación de la Proposición 22 han trabajado arduamente para educar a los conductores, conocidos como “Dashers” sobre los nuevos beneficios y garantizar que el proceso para acceder al estipendio de atención médica para aquellos que califican sea rápido y fácil.

No obstante, el número de sus beneficiarios es mucho menor ya que muy pocos trabajan más de las 15 horas requeridas. “En promedio, los Dashers brindan menos de 4 horas a la semana y muchos ya reciben atención médica a través de otras fuentes”, indicó la compañía.

Geoff Vetter, portavoz de Protect App-Based Drivers and Services Coalition, dijo que el 80% de conductores trabaja menos de 20 horas a la semana y que la mayoría lo hace menos de 10 horas a la semana.

“Las plataformas de aplicaciones se han comunicado extensamente con los conductores acerca de este nuevo beneficio [para saber] cómo calificar para el estipendio y cómo solicitarlo”, dijo Vetter.

“Muchos de esos trabajadores tienen otros trabajos que proveen beneficios como cuidado de la salud”.