Pagos con dinero en efectivo: su desaparición es una tendencia imparable

Si bien los pagos digitales son un boom en Estados Unidos no hay que entrar en pánico, se sigue teniendo confianza y se protege el uso del dinero en efectivo, para beneficio y la inclusión de muchos usuarios

La tendencia imparable de la desaparición del dinero en efectivo.
La tendencia imparable de la desaparición del dinero en efectivo.
Foto: Foto de JOSH EDELSON/ / AFP / Getty Images

No solo como consecuencia de la pandemia, sino por cuestiones de ser prácticos, pareciera que cada vez más usamos menos el dinero en efectivo. Es un hecho que el sistema financiero ha tenido un vuelco importante en lo que se refiere a formas de pago y desde los gobiernos hasta las autoridades monetarias parecieran preferir los pagos digitales al dinero en efectivo.

Américan Express publicó una encuesta que anunciaba que los pagos digitales son imparables, y que ahora más bien es extraño aquel que paga con dinero en efectivo. Claro que, estamos hablando de una muestra en la que en su mayoría son jóvenes y viven en grandes ciudades.

De Capital Group, Jody Jonsson, asegura que la desaparición del dinero en efectivo no será inmediata pero que en diez años será normal solamente pagar en digital.

Por ejemplo, durante las navidades pasadas las estadísticas indican que el 72% del gasto se hizo con tarjetas de crédito o débito, un 8% más que el año anterior. Mientras que los pagos en efectivo cayeron en 7 puntos porcentuales, los pagos en efectivo fueron solamente de un 20%.

Y esto parece imparable ya que, los primeros meses del 2021 los pagos electrónicos aumentaron a 80.4% en establecimientos físicos. Lo interesante, es que este fenómeno se está dando a nivel global y no solamente en Estados Unidos o en Europa; y una de las razones es que en muchos casos clientes excluidos del proceso de bancarización decidieron utilizar las aplicaciones móviles cada vez más, por considerarlo un método más sencillo.

Por supuesto la pandemia fue un momento importante para darle más cabida al desuso de dinero en efectivo. Las personas por miedo a contagiarse de Covid-19 no querían manipular dinero en efectivo y tras la costumbre que la mayoría ha desempeñado con los pagos digitales entonces ahora se habla de la posibilidad de que luego de la pandemia el dinero en efectivo no trascienda.

Claro está que, según los estudios los “millenials” lideran este método de pagos digitales, pero el factor más importante es que los métodos y las plataformas son cada vez más sencillos, más disponibles por el número de Fintech que han surgido; además, de la llegada de las divisas digitales, los CBDC.

Y los consumidores cada vez más se acostumbran a las nuevas tecnologías. Para Jody Jonsson de Capital Group, las compañías se beneficiarán cada vez más de los pagos digitales y esto les dará presencia global.

Por ello, durante el último año 2 de 3 locales comerciales adoptaron el pago digital como una forma de adaptación y de consolidación en sus ventas, porque se dieron cuenta que era más sencillo para los clientes.

Sin embargo, para muchos en Estados Unidos el uso de dinero en efectivo como forma de pago aún no desaparecerá. Datos del Banco de la Reserva Federal señala que en enero de 2021 la circulación de dinero en efectivo alcanzó su máximo histórico con 2.09 billones de dólares, solamente en territorio estadounidense.

Porque si bien la pandemia atemorizó a mucha gente con el uso del dinero en efectivo y el contagio del COVID-19, también se demostró que durante los confinamientos, por incertidumbre y precaución, los estadounidenses preferían cargar consigo dinero en efectivo.

Así que, aunque pareciera que el pago digital es una tendencia imparable, también es cierto que en varias ciudades de Estados Unidos han implementado regulaciones para proteger a los usuarios de efectivo en los pagos minoristas, lo que significa que el “derecho de pagar con efectivo” está protegido en muchos estados de este país.

**

También te puede interesar:

A cuánto el dólar este martes 1ro de junio

Tribunal rechaza apelación de Johnson & Johnson por casos de cáncer: Tendrá que pagar más de 2,000 millones de dólares en indemnizaciones