Alcaldesa de Chicago pidió ayuda al gobierno federal para detener tiroteos masivos en la ciudad

Lori Lightfoot se refirió al asesinato de cuatro personas en un vecindario de Chicago como una tragedia y dijo que funcionarios de la Casa Blanca se comunicaron con ella para darle su apoyo

Alcaldesa de Chicago pidió ayuda al gobierno federal para detener tiroteos masivos en la ciudad
Al menos 4 personas murieron en el tiroteo masivo ocurrido el 15 de junio en Chicago.
Foto: Scott Olson / Getty Images

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, se refirió el martes al segundo tiroteo masivo ocurrido en Chicago en cuatro días durante una conferencia de prensa y pidió ayuda al gobierno federal para detener los tiroteos masivos en la ciudad y que promulgue “soluciones de sentido común” para detenerlos.

Al menos cuatro personas murieron y otras cuatro resultaron heridas el martes por la mañana en el segundo tiroteo masivo en Chicago en cuatro días, dijo la policía de la ciudad.

Un aluvión de disparos estalló justo antes de las 6 a.m. en el vecindario de Englewood en Chicago, dijo la policía. El tiroteo siguió a un disturbio en una casa. Varias personas estaban reunidas dentro cuando comenzó el tiroteo.

La estación de ABC WLS-TV de Chicago confirmó a través de fuentes policiales que cuatro personas fueron declaradas muertas en el lugar. Los nombres y edades de los muertos no se dieron a conocer de inmediato.

El superintendente de la policía de Chicago, David Brown, dijo en una conferencia de prensa que hay tres mujeres entre los muertos. Otras cuatro personas sufrieron heridas graves en el tiroteo, incluido un hombre de 25 años y otro de 41 años, que recibieron disparos en la parte posterior de la cabeza, dijo la policía a WLS.

Una mujer y un hombre de 23 años, que recibió un disparo en la espalda, también se encontraban en estado crítico en el Hospital de la Universidad de Chicago, dijo la policía.

El motivo y los detalles de lo que provocó el tiroteo están bajo investigación. No se han hecho arrestos.

El incidente siguió a un tiroteo masivo el sábado en Chicago que dejó a una mujer muerta y nueve adultos heridos.

“Debemos reconocer esto por lo que es: una tragedia que ha destrozado a familias e infligido un trauma intenso a varias personas”, dijo el martes la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, en una conferencia de prensa. “Nos dice que todavía tenemos mucho trabajo por hacer”.

Ayuda federal

Lightfoot dijo que los funcionarios de la Casa Blanca se comunicaron con ella el martes por la mañana para ofrecerle apoyo.

“Lo que probablemente aprenderemos a medida que los detalles se aclaren es que las armas ilegales continúan atormentándonos”, agregó Lightfoot. “La violencia armada sigue teniendo una historia profunda y dolorosa en nuestra ciudad. Desafortunadamente, Chicago no es única. Somos parte de un club de ciudades a las que nadie quiere pertenecer, ciudades con tiroteos masivos”.

Lighfoot pidió ayuda al gobierno federal y sostuvo que: “Este es un problema nacional”.

“Las ciudades individualmente no pueden abordar este problema. Simplemente no podemos. En Chicago, hemos hecho absolutamente todo lo posible y necesitamos la ayuda del gobierno federal”, dijo Lightfoot. “Cuando las armas son tan porosas que pueden cruzar nuestras fronteras como vemos todos los días en Chicago, sabemos que tenemos que tener una solución nacional y multijurisdiccional para esta horrible plaga de violencia armada”.