Por qué mi auto gasta mucha gasolina: qué puede estar fallando

Muchas veces, cuando un auto consume mucha gasolina, se debe a causas inimaginables que a veces ni siquiera están asociadas al motor

Existen algunas fallas que pueden hacer que el auto consuma más combustible del que debe.
Existen algunas fallas que pueden hacer que el auto consuma más combustible del que debe.
Foto: Gustavo Fring / Cortesía

Cuando un auto consume muchísima gasolina, la mayoría de las personas lo asocia a algún tipo de problema relacionado con los inyectores. Esta suposición no es del todo errada, puesto que que en muchas ocasiones existen algunas fallas en el sistema de inyección que pueden terminar causando este problema. No obstante, el consumo excesivo de gasolina también puede estar asociado a una gran cantidad de causas que, muchas veces, ni siquiera imaginamos:

1. Demasiada carga en el vehículo: cada auto tiene una capacidad de carga específica de acuerdo a su naturaleza. Por lo tanto, cuando excedemos este principio terminamos afectando la potencia del motor, el cual debe trabajar mucho más de lo dispuesto en sus especificaciones. Este “trabajo extra” termina influyendo en la cantidad de combustible que consumirá el motor.

2. Fallas en la bomba de gasolina: esta pieza es la encargada de enviar el combustible a los inyectores. Si presenta fallas, la cantidad de combustible enviada puede ser excesiva y terminar influyendo en el rendimiento del mismo.

3. Tapón del tanque de gasolina: la gasolina puede evaporarse si esta pieza tiene problemas. Por lo tanto, debe ser una de las primeras en verificarse cuando se presentan los síntomas. Lo más recomendable es asegurarse de que cierre herméticamente.

4. Tanque de gasolina: si el tanque tiene una pequeña fuga, es probable que la gasolina se consuma rápidamente. Muchas veces, estas fugas necesitan de toda nuestra atención porque cuando estamos usando el auto, el goteo provocado puede evaporarse con el calor y el aire generados en la marcha, haciéndolas imperceptibles. Lo más recomendable será observar los rastros que deja el auto en el lugar donde estacionamos habitualmente.

5. Sensor de oxígeno: controla el flujo de aire que entra al motor para crear una mezcla perfecta entre el combustible y el oxígeno, necesarios para el buen funcionamiento del mismo. Las fallas en esta pieza derivan en una mala distribución de estos dos elementos y pueden ser las causantes del problema.

6. Estado del aceite de motor: el aceite para motor tiene una vida útil y cuando esta se alcanza, es muy probable que comiencen presentarse fallas debido a que las piezas móviles del motor no están siendo lubricadas correctamente. Una de esas fallas, puede ser el consumo excesivo de combustible, ya que el motor estaría trabajando forzadamente y en circunstancias poco favorables.

7. Suciedad en los filtros: la suciedad siempre es un problema para los autos, por eso existen filtros para la gasolina y para el aire que entra al motor, dos elementos esenciales para retener las partículas que podrían afectar su correcto funcionamiento. Es muy normal que estos filtros terminen acumulando muchísima suciedad, para eso están hechos, por lo tanto, la sustitución periódica es lo más recomendable para evitar que el motor trabaje excesivamente y consuma muchísima más gasolina de lo que debe.

8. Falta de aire en los neumáticos: aunque parezca increíble, este pequeño detalle termina afectando el funcionamiento del motor. Los neumáticos con baja presión de aire dificultan el desplazamiento e influyen en el desempeño del tren motriz.

Aunque muchas personas terminen retrasándolo e incluso evitándolo, el mantenimiento de un auto es un importante, representa la primera medida indispensable para prevenir, no solo las fallas relacionadas con el consumo de combustible, sino también cualquier otro tipo de problema. Cualquier pequeño desperfecto puede desembocar en algo mayor, por eso es necesario atacarlo a tiempo.

También te puede interesar: La icónica colección de autos clásicos deportivos del baterista Neil Peart será subastada