Grado de octanaje de la gasolina: cómo elegir la mejor para tu auto

De acuerdo con sus especificaciones técnicas, cada motor exige un grado de octanaje ideal, un atributo de la gasolina que garantiza su buen funcionamiento

El grado de octanaje tiene que ver con la capacidad de autodetonación que posee cada tipo de gasolina.
El grado de octanaje tiene que ver con la capacidad de autodetonación que posee cada tipo de gasolina.
Foto: IADE-Michoko / Pixabay

El grado de octanaje no es universal, es un valor que está íntimamente relacionado con cada auto porque depende de las especificaciones técnicas asociadas al motor. Se desprende de la relación que existe entre este último y la gasolina que consume, la cual está hecha con una capacidad antidetonante que le permite mantenerse estable dentro del motor, sin explotar prematuramente. Esa capacidad es el “grado de octanaje”, también llamada simplemente “octanaje”, y es la responsable de que el proceso de combustión interna que se genera en el auto sea el más adecuado, evitando cualquier tipo de daño inesperado o problemas de desempeño.

El octanaje es medible: cuanto mayor sea su valor, mayor es la capacidad de la mezcla de gasolina de soportar el golpeteo del motor, el cual se inicia una vez que se produce la chispa en la bujía, al momento de encender el auto. Muchas personas insisten en asegurar que el octanaje influye en la potencia del motor, pero esta afirmación es errada, a pesar de que esta cualidad de la gasolina contribuya con el buen funcionamiento y el mantenimiento del mismo. Según la Comisión Federal de Comercio, existen tres grados de octanaje en Estados Unidos:

1. Común: 87 octanos, aproximadamente.

2. Grado medio: 89 octanos, aproximadamente.

3. Premium o especial: entre 92 y 93 octanos, aproximadamente.

Estos valores pueden variar según sea el estado, no son estrictamente fijos en todo Estados Unidos. En ese sentido, es completamente posible encontrar en algunos lugares mezclas de gasolina con uno o dos grados menos que están calificadas en el índice de octanaje superior más cercano, por ejemplo, gasolina de 90 octanos calificada como premium o especial.

La gran mayoría de los autos que operan en Estados Unidos están diseñados para trabajar con gasolina de octanaje común, esto facilita la elección si se posee un auto promedio. Pero cuando se trata de un auto deportivo o un auto de alta gama —calificados por la EPA como los vehículos con menor eficiencia de combustible—, entonces lo más recomendable será usar gasolina de mayor octanaje, posiblemente premium o especial ya que los motores en estos autos tienden a crear mayor compresión.

Si al adquirir un auto, se tienen dudas sobre el grado de octanaje que le corresponde, los expertos recomiendan hacer una revisión precisa del manual del auto antes de cargar por primera vez el tanque de gasolina en una estación de servicio. Si no se dispone de un manual de usuario, también servirá escuchar el auto y estar atentos al sonido y desempeño del motor. Un golpeteo metálico constante puede ser indicador de que la gasolina usada no es del octanaje correcto y debe ser cambiada para evitar el deterioro del motor que, a largo plazo, podría derivar en costosas reparaciones.

También te puede interesar: Paso a paso, los requisitos para importar un vehículo nuevo a Estados Unidos en 2021