El paquete COVID-19 ayudará a las familias que necesitan acceso a Internet

El paquete COVID-19 ayudará a las familias que necesitan acceso a Internet

Actualización: El presidente Donald Trump firmó el proyecto de ley de ayuda para la pandemia de $900,000 millones el domingo por la noche, por lo que las disposiciones de la medida ahora se convierten en ley. Este artículo se publicó originalmente el 22 de diciembre de 2020.

Un nuevo proyecto de ley de ayuda general para COVID-19 que se espera se convierta en ley hoy contiene miles de millones de dólares destinados a ayudar a los millones de estadounidenses que tienen dificultades para tener acceso a Internet.

La medida, que forma parte de un paquete de estímulo más amplio que incluye pagos directos a muchos estadounidenses, un aumento de los beneficios federales de desempleo, además de ayudas para las escuelas, las pequeñas empresas y la distribución de vacunas, asigna $7,000 millones para aumentar el acceso al servicio de banda ancha de familias con bajos ingresos, las zonas rurales y los hogares en reservas indígenas.

Unos $3,200 millones de esos fondos se dedicarán a un beneficio de emergencia para la banda ancha que, según los grupos de consumidores, ayudará a las familias de los estudiantes y los trabajadores desempleados a mantener las conexiones a Internet que necesitan durante la pandemia.

“Cuando todos estamos trabajando, enseñando y obteniendo nuestra atención médica en línea, es imperativo garantizar que todos tengan conectividad”, dice Marta L. Tellado, presidenta y directora ejecutiva de Consumer Reports.

CR lleva meses abogando por este programa de banda ancha, ya que la pandemia subrayó aún más de relieve las consecuencias, a menudo destructivas, de la brecha digital. Más de 87,000 consumidores han firmado una petición en apoyo de la medida, y CR se ha unido a decenas de organizaciones para enviar una reciente carta de apoyo de la coalición al Congreso.  

“Si antes no era notoriamente importante, la pandemia ha confirmado la necesidad vital de tener una conexión a Internet de banda ancha, que sea confiable, asequible y, para algunos de nosotros, sencillamente disponible”, dice Jonathan Schwantes, asesor principal de políticas de CR. “Demasiados estadounidenses no pueden acceder o pagar la banda ancha. Esto es especialmente cierto para las personas que han perdido sus empleos o no pueden encontrar un trabajo regular, ya que el coronavirus cerró muchas empresas”.

Qué contiene la medida

El beneficio de emergencia de banda ancha de $3,200 millones incluye un descuento de $50 al mes, $75 al mes para quienes viven en reservas indígenas, disponible para los hogares que reúnan los requisitos necesarios para sufragar el costo del servicio de Internet de banda ancha. Los descuentos serán ofrecidos por los proveedores locales de servicios de Internet, que luego serán reembolsados por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC). Los hogares que reúnan los requisitos también podrán obtener hasta $100 para ayudar a cubrir el costo de una computadora portátil, de escritorio o una tableta.

Otros elementos del proyecto de ley incluyen $1,000 millones para respaldar la conectividad de Internet de banda ancha para quienes viven en reservas indígenas, además de $300 millones para llevar la banda ancha a las comunidades rurales. Además, se asignan $285 millones para financiar un proyecto piloto de banda ancha en las comunidades cercanas a las universidades históricamente afroamericanas.

La FCC recibirá $65 millones para desarrollar mejores mapas de datos de banda ancha, tal y como lo requiere el Congreso, además de $250 millones para ampliar los programas de telesalud. También hay $1,900 millones en fondos para retirar y reemplazar equipos de telecomunicaciones fabricados por empresas extranjeras, en particular Huawei y ZTE, que se consideran un riesgo para la seguridad.

Por último, el proyecto de ley contiene $82,000 millones en fondos para la educación, de los cuales $54,300 millones se destinarán a escuelas K-12 y $22,700 millones a las  universidades. El dinero se puede utilizar para proporcionar computadoras y conexiones a Internet, así como para comprar equipo de protección personal, reparar sistemas de ventilación y pagar la capacitación de los maestros y la escuela de verano.

Quién puede recibir la ayuda

Las personas con derecho al descuento de $75 deben vivir en reservas indígenas. El descuento de $50 se aplica a las personas que ya tienen derecho a participar en el programa Lifeline de la FCC (detalles abajo), así como a las familias con niños que tienen derecho a participar en programas de almuerzos escolares gratuitos o con descuento. También se aplica a los hogares que tienen un beneficiario de la beca Pell para la universidad y a los que reúnen los requisitos de un programa de descuento por bajos ingresos o COVID-19 ofrecido por un ISP.

Pero el beneficio también está disponible para quienes hayan perdido recientemente su empleo o hayan sido despedidos, como resultado de la pandemia.

Según el texto de la legislación, los beneficios comenzarán en cuanto se firme el proyecto de ley y seguirán en vigor hasta seis meses después de que el secretario de salud y servicios humanos declare terminada la emergencia de salud COVID-19.

Tellado, de CR, considera que el proyecto de ley es un buen primer paso. “Si realmente queremos garantizar que todo el mundo tenga la oportunidad de reiniciar el sueño americano en esta era digital”, agrega, “hay que trabajar mucho más a corto plazo para invertir en infraestructuras nuevas y mejoradas”.

¿Cómo puedes solicitar la ayuda?

Los detalles del proceso de inscripción aún no se han dado a conocer. La FCC tiene cinco días para solicitar comentarios sobre los detalles logísticos de la gestión del programa.

La comisión puede utilizar la Administración de Servicio Universal, que opera el programa Lifeline, para poner en marcha el nuevo programa y determinar la elegibilidad. Pero el esfuerzo se llevará a cabo independientemente de Lifeline.

Aunque la legislación entra en vigencia en el momento en que se firma, la FCC tiene 60 días, que deben incluir un período de comentarios públicos, a partir de la fecha de aprobación para poner en marcha el programa.

Lo más probable, sin embargo, es que presentes la solicitud a través de un proveedor local de Internet, porque los proveedores de servicios de Internet proporcionarán los descuentos en el servicio o en los dispositivos y luego serán reembolsados por el fondo. Actualizaremos este artículo con más detalles una vez que estén disponibles.

Dado que la participación en el beneficio de banda ancha de emergencia es voluntaria para los proveedores de servicios de Internet, deberás comunicarte con tus proveedores locales para ver si están inscritos en el programa.

Si deseas comprobar tu elegibilidad para el programa Lifeline, que ofrece a las familias de bajos ingresos un descuento mensual de hasta $9.25 (o hasta $34.25 en reservas indígenas) en servicio de telefonía o de banda ancha, esto es lo que debes saber.

Para calificar, debes participar en ciertos programas de asistencia federal (Asistencia Nutricional Suplementaria, Almuerzo Escolar Nacional o Medicaid) o tener un ingreso que sea igual o inferior al 135% de las pautas federales de pobreza. Para más información consulta lifelinesupport.org.

Hay tres maneras de solicitar la ayuda: puedes llenar un formulario de elegibilidad en línea, enviar una solicitud impresa (en inglés o español), o comunicarte con tu compañía telefónica o de Internet local para ver si ofrece un programa Lifeline.

Si cumples con los requisitos, tendrás 90 días para elegir una compañía de teléfono o de Internet participante y contratar el servicio. También puedes solicitar que el beneficio Lifeline se aplique a tu servicio actual.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2021, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2021, Consumer Reports, Inc.