Escasez de chips: General Motors detiene su producción de camionetas

Tal como le ha sucedido a otras compañías, General Motors ha tenido que frenar la producción de sus camionetas de tamaño completo por la escasez global de semiconductores, un problema resultante de la pandemia

Escasez de chips: General Motors detiene su producción de camionetas
Desde que inició la pandemia, General Motors se ha visto afectada por la escasez de chips, un problema que sigue afectando a toda la industria automotriz.
Foto: General Motors / Cortesía

General Motors decidió paralizar la producción de sus camionetas de tamaño completo debido a la escasez mundial de semiconductores, según un informe de Detroit Free Press citado en The Drive. La compañía redujo varios turnos en algunas de sus plantas, mientras que otras permanecerán inactivas debido a este problema que ha afectado otras producciones en Estados Unidos, entre ellas la producción de la Ford Bronco 2021. Según este informe, los pronósticos de la empresa señalan el mes de agosto como una posible fecha de reinicio de sus actividades regulares, pero por ahora es imposible mantener las operaciones con el mismo ritmo habitual.

Con la escasez de chips, General Motors perdió el primer lugar de ventas en el país, siendo superada por Toyota en el segundo trimestre de este año, algo que no se había registrado desde 1998, cuando Ford logró lo mismo. La decisión de reducir sus operaciones afecta particularmente la producción de su Chevrolet Silverado y la GMC Sierra, dos de los modelos más populares de la marca cuya ausencia, según The Drive, seguirá afectando las ventas de la marca conforme avance el año.

Foto de Gerald Jhonson, vice presidente ejecutivo de General Motors
Además de otros vehículos, General Motors había anunciado la producción de la nueva Chevrolet Silverado completamente eléctrica y junto a la GMC Hummer, también eléctrica./ Foto: cortesía General Motors.

Además de afectar la producción de la compañía, la escasez mundial de semiconductores también ha terminado perjudicando a otras empresas en su cadena de suministro, haciendo mucho más difícil la entrega de ciertas piezas necesarias para que la producción avance. En un intento por hacer frente a este problema y mantenerse a flote, General Motors ha tenido que prescindir de ciertas tecnologías en algunos vehículos, afectando los niveles de equipamiento que había prometido antes hasta que la situación se normalice.

The Drive también menciona que la compañía posee al menos 15,000 modelos incompletos debido a este problema, modelos que deben esperar almacenados hasta que se encuentre una solución y que significan una inversión en mantenimiento que no verá retribuciones, al menos no en los próximos meses.

Según algunos medios, la escasez de chips continuará por un tiempo más, al menos hasta que los fabricantes de esta tecnología logren ponerse al día con la enorme demanda que ha surgido y que inició incluso antes del levantamiento de las restricciones en Estados Unidos. De todos los fabricantes, el único que parece haber previsto este gran obstáculo es Toyota, continuando con su producción gracias a la reserva anticipada de semiconductores.

También te puede interesar: Vehículos autónomos: Mobileye comienza sus pruebas en New York