10 errores de seguridad alimentaria que seguramente no conoces

No calentar los embutidos y carnes frías antes de comerlos es uno de varios errores que puedes estar cometiendo y que los expertos en seguridad alimentaria recomiendan evitar para protegerte de intoxicaciones alimentarias

Los CDC sugieren calentar las carnes frías y las salchichas hasta que les salga vapor.
Los CDC sugieren calentar las carnes frías y las salchichas hasta que les salga vapor.
Foto: Adonyi Gábor / Pexels

Lavarte las manos, mantener tus alimentos a temperaturas fuera de la zona de peligro y cocinar bien la carne son algunas de las medidas de manipulación, cocción y almacenamiento de los alimentos más conocidas para evitar una intoxicación alimentaria. Pero hay otras medidas importantes que poner en práctica y que probablemente no conocías.

1. No calientas los embutidos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren calentar las carnes frías y las salchichas hasta que les salga vapor para así comerlos de forma segura. Esta recomendación se debe a que en algunos alimentos listos para comer, como las salchichas y los embutidos, la contaminación con bacterias dañinas puede ocurrir después de que los alimentos se cocinan en la fábrica pero antes de envasarlos.

2. No verificas la temperatura del refrigerador

No todos los medidores de temperatura del refrigerador son precisos. Para conservar tus alimentos adecuadamente debes verificar la temperatura de tu refrigerador y ajustarla de ser necesario, esta debe ser de 40 ° F o menos y la del congelador es inferior a 0 ° F. Para medir la temperatura puedes comprar un termómetro económico para electrodomésticos en línea o en cualquier tienda para el hogar.

3. No enfrías las sobras rápidamente

Una vez que cocinas tus alimentos, si no los comerás en un plazo de dos horas, debes enfriarlos lo más rápido posible y llevarlos al refrigerador. Para ello puedes distribuirlos en pequeñas porciones y en recipientes poco profundos. Si la temperatura exterior es superior a 90 ° F, debes refrigerar tus comidas dentro de 1 hora, no importa si no se han enfriado aun, esto no dañará el aparato.

Las bacterias pueden multiplicarse rápidamente a temperatura ambiente o en la “Zona de peligro” entre 40 ° F y 140 ° F.

4. Refrigeras la carne más tiempo del debido

La refrigeración ralentiza pero no detiene el crecimiento bacteriano. Refrigera o congela los alimentos dependiendo del periodo en el que planees consumirlos. Por ejemplo, el pollo fresco entero se conserva en refrigeración menos de 1 a 2 días; congelado es óptimo por 1 año. El pollo cocido se conserva en refrigeración de 3 a 4 días y congelado es óptimo de 2 a 6 meses.

Consulta cuánto es el tiempo seguro de conservación en refrigeración o congelación de distintos alimentos crudos y cocidos que comparte Food Safety.

5. No reemplazas con frecuencia las esponjas de lavar trastes

Las esponjas o estropajos de cocina no solo actúan como reservorio de bacterias y otros microorganismos, sino también pueden conducir a la contaminación cruzada de manos y comida, que se considera una causa principal de brotes de enfermedades transmitidas por alimentos.

Siempre retira los restos de comida que puedan quedar atrapados en las esponjas, enjuágalas con agua caliente y jabón y sumérgelas en una solución de cloro con agua; no las almacenes en recipientes cerrados, deja que se sequen. Reemplaza las esponjas de cocina cada dos semanas.

6. No lavas los trapos de con regularidad

Lave los trapos de cocina con regularidad y déjelos secar antes de volver a usarlos. Los paños sucios y húmedos son el lugar perfecto para que los gérmenes se propaguen.

7. No lavas tus bolsas reutilizables

Las bolsas reutilizables deben de lavarse después de cada uso para evitar que los gérmenes y el moho crezcan y contaminen sus alimentos. En muy común que en las bolsas haya jugos de la carne cruda que se transporta en ellas y que puede transportar bacterias peligrosas como la Salmonella o la E. coli.

Lava las bolsas después de cada uso y guárdalas una vez que estén secas. Procura usar bolsas separadas para carnes, pescado y otros productos crudos.

8. No tomas una bolsa desechable para el paquete de carne

Antes de colocar la carne en tu bolsa, colócala dentro de una bolsa desechable para atrapar los jugos que pudieran escurrir del paquete de la carne y así evitar que contaminen otros alimentos.

9. Descongelas la carne fuera del refrigerador

Los alimentos perecederos nunca deben descongelarse en el mostrador o en agua caliente y no deben dejarse a temperatura ambiente por más de dos horas, según indica el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria. La mejor manera para descongelar la carne es en el refrigerador, 

Si tienes prisa por descongelar los alimentos, también puedes hacerlo en agua fría y en el microondas. El agua fría del grifo debe cambiarse cada 30 minutos. Los paquetes pequeños de carne, aves o mariscos de alrededor de una libra pueden descongelarse en una hora o menos.

10. No desinfectas las encimeras

Se deben lavar las encimeras, los cuchillos, tablas de cortar y los utensilios de cocina con agua caliente y jabón, especialmente luego de que hayan sido tocados por carne cruda, huevos, pescado y verduras crudos.

WebMD señala que la bacteria Listeria puede permanecer en las superficies hasta por 6 días, formando una película que dificulta su eliminación. Por lo tanto, se deben desinfectar, no solo limpiar, los mostradores y fregaderos de la cocina.

Te puede interesar: