Kamala Harris anuncia un plan para abordar la migración desde Centroamérica

La vicepresidenta Kamala Harris lanzó una amplia estrategia el jueves para abordar las causas fundamentales de la migración en medio del reciente aumento de los cruces fronterizos entre Estados Unidos y México

Coyotes empujan  en balsas a los migrantes en el Río Bravo, cerca de Roma, Texas.
Coyotes empujan en balsas a los migrantes en el Río Bravo, cerca de Roma, Texas.
Foto: PAUL RATJE / AFP / Getty Images

La vicepresidenta Kamala Harris lanzó una amplia estrategia el jueves para abordar las causas fundamentales de la migración en medio del reciente aumento de los cruces fronterizos de migrantes desde México a Estados Unidos, según CNBC.

La estrategia establece que la pandemia de coronavirus y las “condiciones climáticas extremas” han exacerbado las causas fundamentales de la inmigración, que incluyen la corrupción, la violencia, la trata y la pobreza.

El anuncio se produce cuando la administración enfrenta una crisis en la frontera sur, con las detenciones de migrantes alcanzando máximos superiores a los de los últimos 20 años.

Se han registrado más de 1.1 millones de detenciones durante los primeros seis meses de este año fiscal, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y solo en junio se registró un récord de casi 190,000 detenciones.

El plan presentado por Harris se concentra en Guatemala, El Salvador y Honduras, países que integran el llamado Triángulo Norte de Centroamérica, de donde provienen el mayor flujo de migrantes que busca llegar a Estados Unidos.

Harris admitió en un comunicado que el compromiso de EE.UU. “a menudo no ha sido coherente” y “ha dejado de trabajar en la región”, especialmente en los últimos años.

Harris basará su estrategia en cinco pilares como son abordar la inseguridad económica y la desigualdad; combatir la corrupción, fortalecer la gobernanza democrática y promover el estado de derecho, y promover el respeto por los derechos humanos, los derechos laborales y la libertad de prensa.

También contrarrestar y prevenir la violencia, la extorsión y otros delitos perpetrados por bandas criminales, redes de trata de personas y otras organizaciones del crimen organizado y combatir la violencia sexual, de género y doméstica.

La iniciativa, que Harris describió como “de gran alcance”, se centra “en alianzas con otros gobiernos, instituciones internacionales, empresas, fundaciones y la sociedad civil”.

La vicepresidenta aseguró que EE.UU. ya recibió el compromiso de México, Japón, Corea del Sur y las Naciones Unidas para “proporcionar alivio a la región”.

Para diferenciar esta nueva estrategia de la impulsada por el expresidente Barack Obama (2009-2017) con objetivos similares, Harris resaltó que su Administración trabajará más con el sector privado, un socio que ha sido “infrautilizado” en el pasado.

Harris asumió en marzo pasado la misión de reducir la migración desde Centroamérica, lo que la llevó en junio pasado a Guatemala y México.

Durante una conferencia telefónica, el enviado especial del Departamento de Estado para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, incidió en la importancia de sumar al sector privado a la estrategia.

“Estamos preparados para trabajar con quienes están listos para trabajar con nosotros en combatir la corrupción y la impunidad”, explicó.

Sobre la decisión de paralizar la cooperación con el Ministerio Público de Guatemala después de la destitución del fiscal anticorrupción de ese país, Juan Francisco Sandoval, Zúñiga ratificó la posición de Washington.

“Dejamos muy claro en nuestra respuesta que perdimos la confianza en la fiscal general de Guatemala (Consuelo Porras) como socia en el esfuerzo por combatir la corrupción”, afirmó.

Según el funcionario, las protestas que se han sucedido en Guatemala tras la destitución de Sandoval, “son un reflejo de la profunda importancia que los ciudadanos de Centroamérica le dan a la buena gobernanza y la rendición de cuentas”.

El presidente Joe Biden incluyó en el presupuesto para el año fiscal 2022 (octubre 2021-septiembre 2022) una inversión de $861 millones de dólares para abordar las causas de la inmigración irregular, según las cifras oficiales.

Con información de EFE