Las mujeres hispanas y afroamericanos son los grupos que más sufren por casos de desalojo al no poder pagar el alquiler

Los CDC anunciaron una nueva prórroga de la moratoria de desalojos para proteger a millones de inquilinos, sin embargo, de los más de $45,000 millones de dólares aprobados a principios del año para ayudas de alquiler hasta julio solo se han entregado el 6.5% de esos recursos

En junio, alrededor de 12.7 millones de inquilinos no estaban seguros de poder hacer el pago de su próximo alquiler.
En junio, alrededor de 12.7 millones de inquilinos no estaban seguros de poder hacer el pago de su próximo alquiler.
Foto: John Moore / Getty Images

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron esta semana una nueva prórroga temporal sobre los desalojos, sin embargo, existe la preocupación de que el número de estadounidenses que se enfrentan al desalojo de sus hogares en Estados Unidos aumente y sea el inicio de una nueva crisis que afectará principalmente a las mujeres.

Cada año 2.3 millones de personas son desalojadas de sus hogares, pero las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus podrían elevar esa cifra una vez que la nueva moratoria termine el 3 de octubre.

Las mujeres las más afectadas por los desalojos

La mayoría de las solicitudes de desahucio son contra mujeres. Desde el comienzo de la pandemia las mujeres representan el 51.7% del porcentaje de las personas que han sido desalojadas de sus hogares de acuerdo a una base de datos elaborada por el Laboratorio de Desahucios de la Universidad de Princeton dirigido por Matthew Desmond.

Durante la creación de la base de datos Desmond identificó que las mujeres, los inquilinos afroamericanos y los hispanos se enfrentan en una forma desproporcionada a los desalojos y ese patrón ha permanecido durante la pandemia de COVID-19 de acuerdo al estudio.

La nueva prórroga de 60 días es producto de la decisión de los CDC al afirmar que una nueva ola de desalojos solo permitiría acelerar la propagación de la variante delta del coronavirus, considerada más infecciosa lo que podría contribuir a generar una nueva crisis de salud pública.

Las últimas cifras de la Oficina del Censo sugieren que 1.4 millones de hogares tienen una gran probabilidad de ser desalojados durante los próximos dos meses.

Relacionado: Moratoria de desalojos: la Casa Blanca extendió la prórroga pero 800,000 estadounidenses corren el riesgo de perder su vivienda

A finales de junio los datos del censo revelaron que alrededor de 12.7 millones de inquilinos no estaban seguros de poder hacer frente al pago de su próximo alquiler. Para empeorar las cosas, el protocolo de desalojo varía mucho entre los estados y algunos estadounidenses no cuentan con ningún tipo de protección una vez que la moratoria termine.

El gobierno federal aprobó un programa con $47,000 millones de dólares de ayudas para ayudar a los inquilinos en apuros a cubrir sus pagos mensuales, sin embargo, hasta ahora sólo se ha distribuido el 6.5% de ese dinero.

En abril del 2020 una investigación de NBC News señaló que estaba aumentando el número de solicitudes de servicios sexuales por parte de algunos propietarios de vivienda a cambio del pago del alquiler para los inquilinos más vulnerables durante el inicio de la pandemia de la COVID-19.

Relacionado: Los CDC anunciaron una nueva moratoria de 60 días para los desalojos pero podría ser anulada por el Tribunal Supremo

Para entender el tamaño de la crisis las personas que trabajan a tiempo completo y que reciben un salario mínimo no pueden pagar un apartamento de dos dormitorios en ningún estado del país, de acuerdo al informe anual “Out of Reach” de la National Low Income Housing Coalition.

El informe reveló que más del 40% de los hogares afroamericanos e hispanos gastan más del 30% de sus ingresos en el alquiler en comparación con el 25% de los hogares blancos.

Te podrá interesar: